Viernes, 18 de Enero de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Mal pagado

Miércoles, Enero 9, 2019 - 19:16
 
 
   

"El único sentido de tener dinero es no tener que pensar en el dinero"

Víctor Reynoso

Profesor de la UDLAP

Información periodística reciente nos dice que el presidente de la República tiene un ingreso mensual de 108 mil 744 pesos, y que el de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, es de 117 mil 500 pesos. Muy bien que se publiquen estos datos. Bien también que una académica y autora de libros esté bien pagada. Pero parece que no hay proporción entre las responsabilidades y los ingresos de estos del primer mandatario y su cónyuge.

Me queda claro que hay una distancia enorme entre los 108 mil pesos que gana el presidente y el ingreso de la gran mayoría de los mexicanos. Pero hay una distancia más grande: entre las responsabilidades, dilemas y riesgos de la función presidencial y los del resto de los ciudadanos del país. "El único sentido de tener dinero es no tener que pensar en el dinero" (Viktor Frankl). Cualquiera que llegue a la presidencia debe tener el ingreso suficiente para no tener que pensar en eso por el resto de su vida. Por una razón sencilla: tiene muchísimas cosas más importantes en que pensar.

Pero hay otro asunto: la humildad puede ser una manifestación de la vanidad. Puede ser una trampa del ego. ¿Se puede ser humilde y ególatra a la vez? Claro que sí: si eso sirve para jugar el juego "yo soy más que tú", y sentir que se les gana a todos. Es lo que ha hecho el presidente en varias ocasiones, con su declaración patrimonial, o cuando, en un hecho inusitado e innecesario, mostró el contenido de su cartera.

¿Cuánto dinero traería en su cartera Fidel Castro? ¿O Mao, Stalin, Hitler o Mussolini? Sé que hay enormes diferencias entre todos estos personajes. No pretendo que sean iguales. Pero creo que podrían coincidir en que sus carteras no estaban muy llenas. Que un político poderoso nos presuma de eso, debe mover a preocupación.

Todo presidente de la República tiene que afectar intereses poderosos. Debe estar protegido contra ellos. Un ingreso suficiente para una vida segura es un aspecto a cuidar. Dentro del presupuesto del país no pesará prácticamente nada. Pretender sencillez y humildad cuando se es presidente de un país de decenas de millones de personas, cuando se ha movido también en los laberintos del poder hasta poder llegar ahí, es preocupante.

Me parece bien que se fijen límites a los ingresos de los políticos. Cuando esa ley se aprobó, en el sexenio de Calderón, fue pensando en combatir abusos como presidentes municipales que ganaban dos o tres veces lo que el presidente de la República. Pero esos límites deben ser planteados con cuidado. Quizá no todos los funcionarios públicos deban ganar menos que el presidente. No será difícil encontrar excepciones, muy pocas, que justifiquen un salario mayor. Tampoco es claro cómo se fijó el ingreso presidencial, si hubo algún criterio y si éste fue el adecuado. Lo mismo de este sexenio: hay decisiones necesarias que deben tomarse en equipo y realizarse con bisturí, pero que están siendo realizadas con el hacha y por una sola persona.

Coincido totalmente con muchos de los fines del gobierno de López Obrador. Con la austeridad gubernamental y el combate a la delincuencia. Me preocupan los medios, que por inadecuados no sólo no alcancen sus fines, sino que generen consecuencias contrarias a las buscadas.

Por todo lo anterior considero el presidente de la República está mal pagado.


Semblanza

Víctor Reynoso

El profesor universitario en la Universidad de las Américas - Puebla. Es licenciado en sociología por la UNAM y doctor en Ciencia Social con especialidad en Sociología por El Colegio de México.

Ver más +

La Corte de los Milagros

Esos gallos quieren maíz

Encuesta