Lunes, 10 de Diciembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



La violencia en México: de la sociedad a la escuela

Lunes, Noviembre 12, 2018 - 08:10
 
 
   

Es realmente notable lo que ha construido la sociedad colombiana en términos de reflexión

“No puedo admitir la violencia ni siquiera contra la violencia”

Roger Martin du Gard

https://trianarts.com/frases-contra-la-violencia/#sthash.6skA5ND7.dpbs

La semana pasada dediqué este espacio a hacer una síntesis de una de las conferencias magistrales del V Congreso Internacional de Comunicación Social para la Paz realizado en la Universidad de Santo Tomás de Bogotá, Colombia del 29 de octubre al 1 de noviembre pasados. Esta conferencia, impartida por el Dr. Jorge Luis Garay, tuvo como idea central la imprescindible necesidad de construir la verdad histórico-social sobre la etapa de violencia que vivió la sociedad colombiana para poder emprender el camino hacia una verdadera reconstrucción de la paz. El artículo puede ser consultado en: http://www.e-consulta.com/opinion/2018-11-05/construccion-de-la-verdad-condicion-para-la-paz

Es realmente notable lo que ha construido la sociedad colombiana en términos de reflexión, conocimiento e intervención desde el aprendizaje sobre el período histórico de crisis profunda derivada de la violencia tanto de las FARC como de los carteles del narcotráfico, hacia la reconstrucción del tejido social, la atención y resarcimiento a las víctimas y la construcción de una nueva cultura centrada en la paz y la resolución no violenta de los conflictos.

En el ámbito académico universitario existe mucho camino andado en términos de investigación, reflexión, diálogo y conceptualización de la violencia y sus consecuencias y de las condiciones para una auténtica paz social y en el terreno de la educación formal e informal en todos los niveles son también numerosas y muy significativas las iniciativas y proyectos para trabajar con las futuras generaciones en una educación para la paz que garantice las condiciones para sembrar un futuro distinto para la sociedad colombiana.

Desde mi punto de vista es mucho lo que podemos y deberíamos aprender de la experiencia colombiana para tratar de enfrentar la profunda crisis de violencia en la que se encuentra ahora nuestro país. Una violencia que ha ido invadiendo todos los ámbitos de la vida social y ha permeado a la escuela.

El intento para solucionar el enorme problema de la violencia estructural –y crecientemente también cultural- que se ha apoderado del país ha sido la llamada “guerra contra el narco”, que va justo en el sentido opuesto de la frase de Martin Du Gard que elijo como epígrafe de mi artículo de hoy.

Porque en contra de la idea de este autor de que resulta inadmisible la violencia, incluso si se usa para combatir la violencia, en nuestro país la estrategia de los dos últimos gobiernos ha sido precisamente la de usar la violencia para terminar con la violencia.

Los resultados están a la vista. Hoy tenemos una sociedad en la que se ha ido escalando la violencia y se ha vuelto una realidad que peligrosamente parece normalizarse como una forma inevitable de vivir en nuestros días. El terrible asesinato de la hija de la diputada de MORENA por Veracruz, Carmen Medel la semana pasada es una muestra de la forma en que la violencia está afectando a todas las capas de la sociedad mexicana y ya no respeta ni siquiera a las élites gobernantes.

En este contexto, desafortunadamente la educación no es hoy parte de la solución sino que se ha convertido en parte del problema porque la violencia ha llegado de la sociedad a las instituciones educativas y hoy es un reto creciente el del bullying, el acoso y la violencia escolar.

Es por ello que llamó poderosamente mi atención encontrarme en el marco del congreso con el libro: La narrativa como memoria del maltrato. Violencia en México. De o social a lo escolar, cuyos autores son los profesores Ma. Teresa Prieto Quezada y José Claudio Carrillo Navarro, académicos de la Universidad de Guadalajara.

El libro está editado por la Universidad de Santo Tomás y tiene como tema central la recopilación e interpretación de las narrativas de diversos sujetos que han vivido la realidad de la violencia en distintos espacios escolares y universitarios en varias regiones de nuestro país.

Se trata como dice la presentación a cargo de Luis Antonio Merchán Parra y Didier Arnulfo Santiago Franco –académicos de la Universidad de Santo Tomás-, de “…un esfuerzo investigativo y narrativo…por reconstruir cómo la violencia en México viene penetrando todas las estructuras de la sociedad y, especialmente, su impacto en la educación y directamente en la escuela, en tanto que allí se reflejan y emulan de manera directa los conflictos por los que atraviesa una sociedad”.

El punto de partida es la narración de los hechos de la llamada “Noche de Iguala” en la que desaparecieron los cuarenta y tres estudiantes normalistas de la Escuela Isidro Burgos de Ayotzinapa. En los tres capítulos iniciales se plantea el contexto de la violencia en México a partir de este hecho trágico y emblemático mostrando tanto la terrible realidad de estos hechos como la manipulación de los familiares y del acontecimiento mismo debida a intereses de tipo político y económico.

Los demás capítulos muestran las opiniones de estudiantes de la Universidad de Guadalajara sobre la realidad de violencia que vive el país; la forma en que muchos niños y jóvenes terminan siendo orillados a participar en labores relacionadas con el narcotráfico –principalmente en la producción de cultivos ilícitos- por su situación de pobreza; el análisis de narrativas de estudiantes del norte de Jalisco acerca del acoso, asedio y violencia por parte de sus profesores; la relación entre el tejido psicológico de los entornos familiares y la violencia escolar y el acoso laboral, la presentación de casos que muestran otras formas de violencia en distintos contextos sociales; la situación labora, financiera y legal de los profesores de escuelas privadas que trabajan sin contar con las mínimas prestaciones y con muy bajos salarios como docentes de tiempo variable; para finalmente abordar la situación de los llamados “ninis” en una colonia de Guadalajara.

Como puede verse en el simple enunciado de los temas que abordan los distintos capítulos, se trata de un libro muy recomendable para poder aproximarse a la comprensión de las diversas formas de violencia que imperan en el contexto escolar y universitario de México en nuestros tiempos como punto de partida para la construcción de una educación para la paz que contribuya a regenerar el contexto social en lugar de reproducir su degeneración.


Semblanza

Martín López Calva

Doctor en Educación por la Universidad Autónoma de Tlaxcala, maestro en Educación superior por la misma universidad y en Humanismo universitario por la Universidad Iberoamericana Puebla. Ha sido dos veces “Lonergan Fellow” por el Lonergan Institute de Boston College (1997-1998 y 2006-2007). Fue coordinador del doctorado interinstitucional en Educación y enlace de la UIA Puebla en el campo estratégico de “Modelos y políticas educativas” del sistema universitario jesuita (SUJ) desde agosto de 2007 hasta marzo de 2012 y académico de tiempo completo en esta universidad desde abril de 1988 hasta marzo de 2012 donde obtuvo el reconocimiento de académico numerario e imparte hasta la fecha cursos de licenciatura y posgrado en el área de Educación. Tiene experiencia docente a nivel de licenciatura, posgrado y formación de profesores en la UIA Puebla, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, Universidad de las Américas Puebla, Universidad Anáhuac y otras desde 1988. Actualmente es Director académico de posgrados en Artes y Humanidades de la UPAEP. Ha publicado diecisiete libros sobre temas educativos (los más recientes: Educación humanista –tres tomos- en Ed. Gernika y Gestión curricular por competencias en educación media y superior, en coautoría con Juan Antonio García Fraile), diez capítulos en libros colectivos y alrededor de 45 artículos en revistas de educación.

Ver más +

Encuesta