Lunes, 19 de Noviembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



LA PRIMERA LÍNEA

Jueves, Noviembre 8, 2018 - 20:47
 
 
   

En Puebla, las cosas están cambiando. Las y los diputados de la Coalición Juntos Haremos Historia han iniciado el desmantelamiento de la estructura  de corrupción y de impunidad; así como de la estructura financiera que el morenovallismo construyó para saquear a nuestro Estado. Se enfrentan al factor de poder más importante, autoritario y corruptor en la historia reciente de Puebla. Nuestros parlamentarios en son la primera línea de defensa de la batalla en el gran cambio que se produjo en nuestra entidad a partir del 1º de julio.    ¿Qué han hecho nuestras diputadas y diputados? Hasta el momento, han abrogado las leyes del morenovallismo dañinas para nuestra sociedad; como son la ley bala, la privatización del agua y las expropiaciones exprés, las cuales fueron vetadas por el actual gobierno. Ahora están en proceso de revisión las cuentas públicas, los fideicomisos, los PPS y las APS. La sociedad demanda saber los costos reales de las obras faraónicas de Moreno Valle: Museo Barroco, ciclopistas, segundos pisos; rueda de la fortuna; así como, la estafa maestra en nuestro estado.    Es necesario que desde el Congreso se contribuya a restaurar la normalidad democrática. Esto implica el respeto a la división de poderes y el asumir un comportamiento republicano. Sabíamos que los gobiernos de Moreno Valle y de Gali Fayad fueron corruptos; se documentaron varios de estos hechos de corrupción, desde la versión local de la “Estafa Maestra” hasta una compleja red financiera para disfrazar la deuda pública, pero sólo ahora,  cuando se tiene un Poder Legislativo independiente, se podrá conocer la verdadera magnitud de estos hechos.   Por donde se le busque a la administración de Moreno Valle aparece corrupción. Por esta razón y como era de esperarse, este grupo político recurre a todo tipo de estrategias para impedir que se llegue a fondo en las investigaciones. Una las estrategias favoritas del morenovallismo es la guerra sucia, las campañas negras. Mentiras descaradas y difamación a través del control de medios de comunicación locales y de algunos nacionales; complementada con el uso político de las instituciones. Durante la pasada campaña, todos los días y varias veces al día fuimos objeto de esa guerra sucia, pero al final, dichas tácticas fallaron.   En este contexto debemos entender la guerra sucia en contra de los legisladores de la Coalición Juntos Haremos Historia. En este sentido, la labor del diputado José Juan Espinosa y de las diputadas y diputados de nuestros grupos parlamentarios es valiente y honesta. Son los primeros que se enfrentan en cada sesión, en cada votación al poder oscuro de Rafael Moreno Valle. Al final, la guerra sucia fracasará nuevamente, son los estertores, las patadas de ahogado, de un grupo político que fue derrotado por el voto de la ciudadanía.   Debemos tener claro que nuestras legisladoras y legisladores deben garantizar que en nuestro Congreso impere la voluntad popular y no lo poderes de facto. Desde la legitimidad de las urnas se terminará con ese factor tóxico que representa Moreno Valle y su grupo político.  XXX TWITTER @MBarbosaMX  


Semblanza

Miguel Barbosa Huerta

Senador de la República, vice coordinador del grupo parlamentario PT-Morena

Ver más +

Encuesta