Lunes, 19 de Noviembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



NACIÓN: fe, causa y bandera

Martes, Noviembre 6, 2018 - 07:19
 
 
   

Debemos luchar por elegir un gobierno que esté libre de mezquinas pasiones

Cualquier nación que sea construida sin una base sólida, que no se asienta sobre instituciones liberales, que no descansa en el pueblo mismo, sino que depende de la vida, de la fortuna o del capricho de un solo hombre –o de pocos–, en escaso tiempo se verá derrumbarse como si estuviese edificada con arena y una oleada fuerte la inundara hasta no dejar nada de ella.

En este mismo sentido, Bolívar, por ningún motivo consintió en seguir al frente del gobierno y dijo:

“La nación cuya existencia depende de un solo hombre, no puede tener vida duradera”

Creo firmemente que no importa el número de veces que una nación tome las armas para defender sus ideales, para cambiar el destino de sus pueblos, para mejorar el mundo en el que se hallan y pretenden vivan las futuras generaciones, si no luchan sus batallas pensando en cuál es la política que más les conviene; defendiendo y no dejando quebrantar su criterio con los sofismas con los que pretenden engañarlos; y no perdiendo de vista en ningún momento su verdadero objetivo: el pueblo, y por el contrario se resignan a soportar un gobierno –sin importar que tan malo sea– que los dirija con una política moderada –por llamarla de algún modo– aunque no sea la que verdaderamente se espera y sobre todo, la que se necesita.

Debemos luchar por elegir un gobierno que esté libre de mezquinas pasiones; que se inspire en los altos intereses de la patria y que sus acciones no se basen en la ideología de conquistar el poder a toda costa mientras no lo tiene y una vez en su posesión, no desprenderse de él por ningún motivo, debemos buscar un gobierno que verdaderamente represente al pueblo y debemos nosotros –el pueblo- estar dispuestos a formar parte de este cambio.

Resulta prudente recordar las palabras de Morelos cuando convocó al Congreso de Chilpancingo:

“Soy el siervo de la nación, porque esta asume la más grande, legítima e inviolable de las soberanías, quiero que tenga un gobierno dimanado del pueblo y sostenido por el pueblo; quiero que hagamos la declaración de que no hay otra nobleza que la de la virtud, el saber, el patriotismo y la caridad: que todos somos iguales, pues del mismo origen procedemos; que no hay abolengos ni privilegios; que no es racional, ni humano, ni debido que haya esclavos; que se eduque a los hijos del labrador y del barrendero como a los del más rico hacendado y dueño de minas; que todo el que se queje con justicia tenga un tribunal que lo escuche, lo ampare y lo defienda contra el fuerte y arbitrario; que tengamos una fe, una causa y una bandera bajo la cual juremos morir antes que vea nuestra patria oprimida como lo está, y que cuando ya sea libre, estemos siempre listos para defender con toda nuestra sangre esa libertad preciosa.” 

Tomando en consideración esa inspiradora noción de lo que deberíamos entender por el término nación, quiero decir que es necesario que, para que un país en estado normal renueve pacíficamente sus autoridades supremas, se necesita que quien lleva las riendas del gobierno tenga gran patriotismo, respete la ley y sepa que a esta debe el poder –y no que el poder es parte de su patrimonio– y además, necesita tener una plena conciencia de cuándo entregarlo; de lo contrario continuaremos viviendo en un gobierno de poder absoluto, sin más interés que su propio bienestar –que nunca, será el bienestar de todos-.


Semblanza

Ricardo Velázquez Cruz

RICARDO VELÁZQUEZ CRUZ es originario del Estado de Sonora, México. Se le concedió la ciudadanía poblana el 7 de agosto de 1992. Se caracteriza por ser un hombre con gran calidad humana. Cuenta con un vasto historial académico y laboral. Es abogado notario y actuario egresado de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla; posee el Diplomado en Análisis Político, por la Escuela Libre de Ciencias Políticas de Puebla; en UNAM, cursó la especialidad en Derecho Agrario; y en la Universidad Autónoma de Tlaxcala, sendas especialidades y maestría en Derecho Constitucional y en Juicio de Amparo. Posteriormente y con mención honorífica, obtuvo su doctorado por Investigación, con la tesis “Nacionalismo Revolucionario y Liberalismo Social”. Al llamado de la Universidad de Lecce, Italia y con asesoría del Dr. Raffaele de Giorgi, Director del Instituto Mundial de Estudios sobre el Riesgo, el Dr. Velázquez desarrolló un proyecto de investigación sobre “Vínculos con el futuro en el Modelo Sistémico de la Explicación Social”. Ha recibido múltiples reconocimientos como ponente y organizador de ciclos de conferencias, congresos, foros, mesas de trabajo, convenciones, seminarios, talleres, cursos y coloquios. En su trayectoria laboral se ha desempeñado como Consejero Jurídico del Gobierno del Estado de Puebla; Consultor Jurídico en diversos organismos en los Estados de Chiapas, México y Tlaxcala; Asesor Jurídico en la Secretaría de Gobernación del Estado de Puebla y de la Comisión de discapacitados del Congreso de la Unión. Jefe del Área Jurídica de la Delegación de SEDESOL, actuario, secretario y juez por Ministerio de Ley de lo Civil de Primera Instancia; catedrático en diversas universidades, Presidente del Centro de Estudios Mundiales sobre Legalidad; Presidente del Centro Mundial de Estudios sobre la Defensa de los Derechos Humanos, con oficinas en España, Estados Unidos y México; fue Alto representante de la IDLO (International Development Law Organization). Actualmente es Magistrado Coordinador General de la Junta de Administración del Honorable Tribunal Superior de Justicia del Estado de Puebla. Su gran pasión por desarrollar programas como la legalidad desde la escuela la legalidad desde la escuela y la legalidad va a la escuela y su anhelo por construir un mundo mejor con paz social en un entorno de justicia, legalidad y democracia; lo ha llevado a crear un concepto único en el mundo: el modelo LA ALDEA, parque lúdico didácticos que se rige bajo los principios de la Educación Democrática y cuyo principal objetivo es contribuir a la formación de una nueva conciencia ciudadana.  Su dinámica actividad, impulsada por grandes inquietudes y vigorosos anhelos, comprende interesantes artículos, ensayos, y ponencias sobre libre comercio, Cultura de la Legalidad y Responsabilidad Social, Ciudadanía, Derechos Humanos, Derecho Penal y responsabilidad de los servidores públicos. Es autor de los siguientes libros: Más allá de la Muralla, Reencuentros y Soledades. La búsqueda de un proyecto nacional,  México y el hombre como herencia política, PRI: hacia un nuevo rostro, Lógica parlamentaria, La construcción ciudadana. Tópicos y reconsideraciones, Vejez, tiempo de creación, horas de explicación, Formas de convivencia, comprensión y derecho, Nosotros, los otros responsables. Un enfoque ético político, El Juicio Oral. Manual teórico-práctico, Para comprender la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Asimismo, autor de las revistas La Nueva Justicia Penal, Nuestro Héroes Anónimos y Nuestros Héroes de la Independencia.

Ver más +

Encuesta