Lunes, 19 de Noviembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Los moches a los presidentes municipales

Martes, Noviembre 6, 2018 - 07:12
 
 
   

Los municipios están obligados a contratar un auditor externo para que revise sus ingresos

Deben ser muchos los moches que reciben los presidentes municipales, bueno por ahí dicen, pero comentaré de uno de los primeros y me refiero al 30% que sobre el monto del honorario que me dicen están pidiendo a los Contadores Públicos Certificados que practican las auditorías  externas  para revisar que las cuentas que sean manejadas en forma adecuada en este 2018 y los ejercicios posteriores, contratación que debió haber ocurrido este 31 de octubre aunque se prorrogó al 30 de noviembre de este 2018. Por ello es uno de los primeros moches ya que recién inician las administraciones municipales.

Pero expliquemos de qué se trata este moche. Los municipios están obligados a contratar un auditor externo para que revise sus ingresos, gastos y desempeño en base a la Ley de Rendición de Cuentas y Fiscalización Superior del Estado de Puebla. Este auditor además de ser contador público certificado, deberá obtener un registro para estar facultado a realizar esta actividad por parte de la Auditoría Superior del Estado, para ello deberá pertenecer a un colegio de contadores, tener al menos tres años de experiencia en auditoría de cuentas públicas, estar registrado en el Servicio de Administración Tributaria para emitir dictámenes financieros con alcance fiscal a empresas privadas y haber aprobado un curso que imparte la Auditoria Superior del Estado y la BUAP. Esta obligación para los municipios inicio en nuestro estado en el año de 1991.

El objetivo de esta actividad es excelente, el hecho de que un profesional tenga acceso a la documentación interna de los municipios, la analice, valore y emita una opinión sobre el manejo de los recursos y el desempeño del municipio y que esta opinión pueda ser positiva o negativa es un hecho que da confianza sobre el adecuado y buen manejo de los municipios y debería evitar actos de peculado y corrupción.

Lamentablemente ésto que se debería de evitar resulta a la inversa.  A través de los años esta actividad se prostituyó, lo que en el fondo es excelente,  en la forma es un fracaso. Ésto a que el presidente municipal y su cabildo escogen al despacho y pagan a quien realiza este servicio. Y es aquí donde se rompe la independencia debido a que sabe que aquellos auditores que realizan con ética y profesionalismo estos trabajos pues simplemente no los contratan; lo que buscan los presidentes municipales es alguien que les resuelva sus pecados y no que los denuncie. Y si de pecadores hablamos, éstos empiezan  en la selección del despacho que hará este trabajo al solicitarles el moche del 30% y si no pues no hay chamba. Posteriormente buscan que les arreglen o justifiquen sus malos manejos y entran en una complicidad que termina con el objetivo de esta actividad.  

En el pasado cuando se me preguntó sobre cómo terminar con esa mala práctica que lamentablemente todo mundo sabe,  propuse acabar con la libre contratación y que fuera la ahora Auditoria Superior del Estado quien asignara a los municipios el auditor externo y que fuera la Secretaria de Finanzas quien pagara estos honorarios. Con ésto se empezaría a terminar con este problema. Es imposible mantener un despacho que haga las cosas bien si ésto le reditúa no obtener ingresos, ya que de no entrarle a los moches y demás condiciones simplemente no los contratan. Se está dando la hipótesis que describe el  libro del escritor uruguayo Eduardo Galeano. “patas arriba, La escuela del mundo al revés” los buenos auditores que pretenden realizar su trabajo de forma ética y profesional, sencillamente no tendrán trabajo. Galeano lo decía entre líneas: en Latinoamérica, el ser honesto es mal visto y te va mal, el ser corrupto es bien visto y te va bien. Ya se dio el primer escándalo en la contratación del auditor externo en el municipio de San Andrés Cholula y se dice por ahí que seguirán más.        

No pretendo justificar a los auditores y como bien dice la sabiduría urbana “tanto peca el que mata a la vaca como el que agarra la pata”.  Pero ya basta de enlodar esta tan digna actividad y que mejor se pretenda alcanzar el objetivo para la que fue creada. Y sino  tendrá que desaparecer como ocurrió con el dictamen fiscal


Semblanza

Miguel Ángel de la Rosa

Contador público por la Universidad del Valle de Puebla, licenciado en Derecho por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), y maestro en Derecho empresarial y fiscal por la Universidad Iberoamericana (Golfo-Centro). Es especialista en auditorías con registros en el SAT y en la Auditoria Superior del Estado (ASE). Fue presidente del Comité Ejecutivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de 2008 a 2011, entro otros encargos políticos.

Ver más +

Encuesta