Sábado, 17 de Noviembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Construcción de la verdad: condición para la paz

Lunes, Noviembre 5, 2018 - 07:19
 
 
   

La construcción social a la luz de la diversidad de verdades. De la verdad judicial a las verdades

“La tarea fundamental, y la más difícil, es precisamente lograr la participación de los ciudadanos de una sociedad fragmentada, mediante procesos de deliberación, concientización y reflexión sobre la problemática societal, y con la acción comprometida para su transformación hacia una sociedad moderna incluyente”.

Luis Jorge Garay. Construcción de una nueva sociedad, pp. 37-38.

http://www.plagios.org/wp-content/uploads/2016/04/Anexo-53.-Construccio%CC%81n-de-una-nueva-sociedad.-Garay-1999.pdf

Esta semana que terminó tuve la oportunidad de participar como ponente en el V Congreso internacional de Comunicación social para la paz organizado por la Facultad de Comunicación para la paz de la Universidad de Santo Tomás en la ciudad de Bogotá, Colombia.

El día de hoy dedico este espacio a plantear algunas de las ideas que rescaté de la excelente conferencia magistral impartida el segundo día de congreso por el Dr. Luis Jorge Garay, reconocido economista experto en temas de análisis de la problemática de la sociedad colombiana contemporánea.

La conferencia se tituló: La construcción social a la luz de la diversidad de verdades. De la verdad judicial a las verdades sociales e históricas.

Un primer punto que se planteó como idea central de esta conferencia fue precisamente lo que indica el título, es decir, la necesidad de distinguir entre la verdad judicial a la que se llega por medio de la investigación de las autoridades encargadas de la procuración de justicia e idealmente procura, a la luz de un estado de derecho, aplicar sanciones para los victimarios y la verdad histórico-social que es indispensable si se quiere construir un nuevo contexto de paz y de superación profunda de los efectos de la violencia.

En esta distinción, el ponente planteó la predominancia de la visión kantiana de justicia que se centra en el castigo a los victimarios, frente a la visión hegeliana que se centra en las consecuencias de la violencia para las víctimas.

La justicia transicional, que ha adquirido mucha fuerza en los últimos años desde la sociedad civil colombiana y que empieza también a tomar fuerza en el discurso sobre la violencia en México, es una respuesta, que según Garay, busca responder desde la visión hegeliana a los estragos que genera la realidad de violencia en las víctimas. A partir de la justicia transicional se busca llegar a la justicia restaurativa, que logre restablecer la paz a partir de la atención y el resarcimiento posible de los daños que ha causado la violencia en miles y miles de familias que han sido afectadas por los años de guerra y narcotráfico.

Pero la pregunta que se plantea Garay en su conferencia, que resulta clave y debería ser un eje de reflexión en el proceso de paz de cualquier sociedad es: ¿A la luz de qué verdades se quiere construir la restauración de la paz?

Para el Dr. Garay, no existe una sola verdad sobre los años de conflicto, desde la cual se pueda reconstruir la paz. Tampoco plantea él una visión relativista que afirme que cada grupo de actores tiene su propia verdad y que esa verdad es la definitiva para cada quien.

El reto que señaló el economista colombiano en su exposición es el de la necesidad de construir “una verdad más comprehensiva, más amplia”, es decir, de aproximarse  lo más posible a la verdad sobre lo que realmente ocurrió en el conflicto a partir del diálogo abierto y respetuoso entre las distintas verdades de los actores.

Este proceso es muy complejo puesto que existe una visión de las víctimas y otra de los victimarios. Existe también una interpretación de los que él llamó “sectores grises”, es decir, de los grupos o instituciones que trabajan desde la legalidad pero sirven muchas veces de enlace entre quienes actúan en la ilegalidad con la sociedad –bancos, instituciones financieras, industriales, comerciales, etc.- y a interpretación o visión del gobierno y de la sociedad civil que también ha vivido el proceso aunque no haya participado directamente en él y que es corresponsable por acción o por omisión de los tiempos violentos.

¿Es posible construir una sola verdad entre todas estas verdades? La respuesta planteada es que sí es posible construir una verdad más amplia, más completa, más capaz de explicar la etapa de guerra si se dan las condiciones reales de un diálogo en el que se pongan abierta y respetuosamente sobre la mesa las “verdades” de cada grupo o sector.

Se trata de todo un desafío porque es muy complicado establecer este diálogo no ideal sino real, habiendo tantos miles de víctimas y de victimarios, tantos actores entre los agentes grises y en la sociedad civil. ¿Con qué criterio seleccionar a quienes participen en este proceso de construcción de la verdad histórico-social?

Pero aún siendo un desafío enormemente complicado, la construcción de esta verdad comprehensiva que brinde un panorama más amplio, completo y cercano a la realidad resulta indispensable si se quiere reconstruir la paz desde bases sólidas y no solamente desde una visión de contención de la violencia a partir de la verdad judicial.

Nos encontramos en México en la antesala de un nuevo gobierno que ha planteado un cambio de fondo y que prometió resolver, con estrategias distintas y llamando al perdón y la reconciliación, el enorme y generalizado proceso de violencia que tiene sumida a la sociedad mexicana en una enorme crisis.

El desafío es enorme y tendría que contemplar tanto la construcción de un verdadero estado de derecho en el que sea posible construir la verdad judicial de cada caso y llegar al castigo real y apegado a la ley de los victimarios –visión kantiana- como la construcción de la verdad histórico-social sobre el proceso a partir del diálogo entre las distintas vivencias e interpretaciones de los actores para construir una justicia restaurativa que ponga las condiciones para el restablecimiento de una paz con bases sólidas y duraderas.

La tarea pasa por el reto enorme y difícil de formar civilidad en una sociedad fragmentada y altamente polarizada, porque se trata de un proceso en el que todos somos corresponsables porque como indica Garay:

“Aquí cabe establecer la responsabilidad que les compete a formadores de opinión como partidos políticos, asociaciones y organizaciones civiles, la Iglesia Católica, líderes empresariales, laborales y comunitarios, académicos y medios de comunicación para avanzar en la formación de conocimiento reflexivo en la ciudadanía sobre asuntos de interés colectivo-público”.


Semblanza

Martín López Calva

Doctor en Educación por la Universidad Autónoma de Tlaxcala, maestro en Educación superior por la misma universidad y en Humanismo universitario por la Universidad Iberoamericana Puebla. Ha sido dos veces “Lonergan Fellow” por el Lonergan Institute de Boston College (1997-1998 y 2006-2007). Fue coordinador del doctorado interinstitucional en Educación y enlace de la UIA Puebla en el campo estratégico de “Modelos y políticas educativas” del sistema universitario jesuita (SUJ) desde agosto de 2007 hasta marzo de 2012 y académico de tiempo completo en esta universidad desde abril de 1988 hasta marzo de 2012 donde obtuvo el reconocimiento de académico numerario e imparte hasta la fecha cursos de licenciatura y posgrado en el área de Educación. Tiene experiencia docente a nivel de licenciatura, posgrado y formación de profesores en la UIA Puebla, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, Universidad de las Américas Puebla, Universidad Anáhuac y otras desde 1988. Actualmente es Director académico de posgrados en Artes y Humanidades de la UPAEP. Ha publicado diecisiete libros sobre temas educativos (los más recientes: Educación humanista –tres tomos- en Ed. Gernika y Gestión curricular por competencias en educación media y superior, en coautoría con Juan Antonio García Fraile), diez capítulos en libros colectivos y alrededor de 45 artículos en revistas de educación.

Ver más +

Encuesta