Jueves, 13 de Diciembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Génesis y desarrollo de una legislación democrática

Martes, Octubre 9, 2018 - 19:44
 
 
   

Sus aciertos ya son irrecusables. Algunas leyes son ejemplos.

Casi sin sentirlo y a pesar de sus detractores, el nuevo <<bloque histórico>> de poder MORENA cada vez más sienta sus bases y se consolida como real alternativa del poder no sólo en Puebla sino en México. Sus detractores echan de menos en el nuevo cuerpo político formas “desarrolladas” de la política.  Pero, lo que tienen en mente, desde luego, no son otras formas que las del ancien regimen  (antiguo régimen), el gastado recurso a refugiarse solo en la forma, sobre todo en formas jurídicas “desprovistas de contenido”, “bifrontianas”, “anquilosadas”, como modo favorito de “burlar” la voluntad popular.

Así, acusan a los representantes populares de MORENA de no “manejar” éstas.  Como si tales “vetustas” formas fueran cosa del otro mundo, como si fueran algo sólo para “iniciados”. Aquí habría que preguntar ¿iniciados en qué?  ¿en giros solo “leguleyo-escolásticos” tendentes a la sistemática defraudación de la voluntad popular?  Si es esto, en efecto los de MORENA, bien hacen en no comportarse en ese estilo además de simplista, burdo y rapaz, pero también hacen bien en ensayar <<otro tipo>> de ejercicio legislativo, que raya o empata mucho más con los intereses de la gente.  Esto último, parece ser es lo que “duele”. Lo que verdaderamente genera “dolor de cabeza”.

 En realidad el del ancien régimen se trata del aburrido “formalismo” de siempre, de una lógica “tautológica” “reduccionista”, nada, en efecto, que no sea interpretable más allá del “sentido común”.  Nada que no éste comprendido en la forma tradicional del “silogismo aristotélico”.  En éste, los legisladores serían algo así como los “supremos hacedores” de las premisas mayores del derecho llamadas normas, en que se contienen ya las premisas menores y desde luego las potenciales individualizaciones de la norma o conclusiones o resoluciones.  Este juego “formalista” también está implícito en las reglas que regulan la actividad de los “hacedores de reglas”; es decir implícito en la actividad de los legisladores. Tales reglas fueron condensadas admirablemente por autores como Hans Kelsen en lo que denominó <<pirámide jurídica>>.  Una visión clave para poder interpretar no solo los límites de la norma, sino su alcance y sentido, específicamente jurídico, de cualquier clase de normas jurídicas pertenecientes a cualquier sistema positivo de normas jurídicas.  Calsamiglia fue más allá, y demostró igualmente el carácter <<eminentemente político>> de la “escolástica formalista” y la necesidad de “desintoxicar” la norma o el conjunto de ellas para arribar a normas <<más democráticas>>, más en consonancia con los intereses sociales. Bien, esa “escolástica formal” que es relativamente sencilla de entender o “manejar”, es lo que alardean los “sabiondos contradictores” de la representación legisladora de MORENA.  En su lógica, estos últimos no dominarían a cabalidad los “giros” lingüísticos y semánticos de las reglas jurídicas, ni siquiera su interrelación normativa (¡sic!). 

Pero como decíamos más arriba, a pesar de sus “detractores”, los legisladores de MORENA, no sólo han mostrado que dominan a cabalidad la predominante y sencillísima “forma silogística” del derecho del ancien régimen, sino además de los “vericuetos” formales (cuyas contradicciones son interminables y siempre recurribles), dominan algo que por entero escapa del dominio de sus “contradictores”; es decir, por su cercanía con la gente, con sus problemas, dominan el contexto social, político y cultural, que hace posible el funcionamiento de cualquier norma jurídica o de cualquier legislación.

El dominio que tienen de este elemento no solo da certeza al “manejo formal” de las normas, sino les coloca en una situación intelectual <<sumamente ventajosa>> y necesariamente crítica, en que, sobre todo, echan de menos que la posibilidad normativa no recupera adecuadamente los contenidos que siempre son diferentes pero además que no los recupera con suficiente generalidad sobre todo <<democrática>>.  He aquí la superioridad del lente legislativo de los legisladores de MORENA.  En este específico sentido sus propuestas aparecen como verdaderas <<superaciones>> no sólo de las normas jurídicas del ancien regimen sino como propuestas de nuevo tipo, que acuñan normativamente realidades que la contraparte PRIANISTA, sobre todo, por su “estrecho horizonte” de interés, está imposibilitada de ver y mucho menos de superar.

Así, verbigracia, para esta parte, la famosa “ley bala”, fue en su momento un dechado de “perfección” (¡sic!) legisladora, pero esa misma contraparte, no acertaba a advertir que lo que estimaban como “proeza legisladora” no sólo carecía de suficiente fondo social, sino lo que es igualmente nefasto carecía de suficiente generalidad, que empobrecía de ese modo al instrumento legal, que echaba por la borda la posibilidad de su confección democrática, que al incorporar intereses de “facción”, de grupos políticamente minúsculos, se desentendía de las mayorías sociales, creando de esa manera en lugar de un instrumento de <<racionalidad>> civilizatoria, una absurda  contradictio in adjecto, por no decir lo peor, una clara  “aberración” o “monstruosidad jurídica”, por lo de abiertamente anticonstitucional.                

           En éste y en otros ejemplos no sólo se advierte la <<superioridad>> legisladora de MORENA, sino además su nivel de <<aceptación>> ciudadana.  La gente de inmediato advierte en los legisladores MORENA no a una “contraparte” social o política sino a una auténtica <<duplicación suya>>, que no contrapone sino viabiliza sus intereses, les da verdadero cause.  Tal tarea los legisladores de MORENA la han asumido de manera además de espontanea, creativa, cabal, plena y así rápidamente han comenzado a barrer, como si barrieran una escalera de “arriba para abajo” (recordemos la misma metáfora en AMLO), todo el “cochambre” legislador del ancien régimen.   En el comienzo de esta acción política la “contraparte” no ha dejado de tirar el “grito en el cielo”.  Y ya acusan a los de MORENA de “bárbaros”, cuando lo único que tienen de “barbaros” (¡qué barbaros! como decimos coloquialmente) reside en limpiar el quehacer legislativo del “fariseísmo” de  “doble moral” a que nos tenían acostumbrados los legisladores de la “contraparte”.

La gente no se equivoca y cada día dota de <<nuevos contenidos>> legislativos a sus legisladores, a los legisladores MORENA.  Sabe la gente que la facultad legisladora no es un derecho de nadie en particular sino de ella misma como sujeto y actor político, y entonces sabe reconocer a quien habrá de brindar su confianza para dar eficacia a ese <<su>> derecho.  Tal reconocimiento desde luego no es para aquellos que siendo “minoritarios” bajo la “estrechez” de su “horizonte de interés” solo propenden a “maniobrar” para satisfacer los ”intereses minoritarios” en que se reconocen. En cambio, el reconocimiento sólo lo brinda la <<gente>>, para quien siendo <<gente como ella>> propone y defiende como legislación los intereses de ésta, de la sociedad a que se debe y pertenece.

Como hemos advertido la legislación morena no sólo presenta una lectura en clave jurídica, sino esencialmente política. Pero sus “contradictores” al ignorar este hecho simple, incurren en   reduccionismos del todo inaceptables, así sólo asumen lo que su “estrecho horizonte” les permite ver. Y se atiborran de “leguleyos” (que no de <<juristas>>, que son otra cosa) que les incapacitan para ver todavía más.  Ya así se comportan como si estuvieran solo en un “espacio forense”, cuando el espacio que pisan es de además otra clase, e implica desde luego otro tipo de inteligencia mucho más cualitativa que interprete el derecho de otra manera.

Pero volviendo al tema legislativo actual, no obsta decir, que se siguen anotando dieces.  Los legisladores de Morena han echado por tierra la “ley bala”, pero también, se aprestan a reformar la <<ley de seguridad del estado de Puebla>> para erradicar privilegios innecesarios, aprobaron la <<reforma a la ley de protección del medio ambiente>> que devuelve la facultad a los municipios de emitir permisos y recaudar la publicidad y espectaculares instalados en su jurisdicción que anómica e inapropiadamente estaban en la jurisdicción del gobierno estatal. Se propuso como puntos de acuerdo la <<regulación de los PPS>>, su conversión en “deuda publica” para tener más certeza y precisión sobre la real deuda pública del estado.

Igualmente de modo concomitante se propuso como punto de acuerdo la necesidad de <<reformar la ley de transparencia y acceso a la información>> a fin de conocer datos más exactos sobre la deuda pública relativa a muchas obras que durante la gestión morenovallista carecieron de cuentas claras y rallaron en la opacidad. Finalmente se anotaron otro acierto cuando propusieron como punto de acuerdo la <<necesidad de refrendar>> lo que no sólo  es un clamor general, sino una de las grandes <<promesas de campaña>> del presidente electo de México: AMLO, la reforma educativa y su deficientísimo “baremo evaluador”.  Tal mecanismo recuerda a los “capataces” y “tiendas de ralla” de la dictadura del Porfiriato.  Mediante ella se da prioridad al “poder nefasto”, “irracional y represivo” de la “directiva  burocrática” del magisterio, mientras se aplasta la <<dignidad y derechos constitucionales>> de los trabajadores de la educación.  Los legisladores MORENA de Puebla ya tomaron cartas en el asunto y ya gravitan sobre  una demanda magisterial de gran <<trascendencia democrática>> y además que en gran medida encara la propuesta de <<justicia>> que ha prometido AMLO. Quien hizo acto de presencia y aplaudió la acción fue el combativo <<Consejo democrático del magisterio>>. En ¡Hora buena! 


Semblanza

Samuel Tovar Ruiz

Catedrático de la Maestría en Ciencias Políticas y de la Facultad de Derecho de la BUAP.  Autor del libros: Hume: el Fundamento del Estado y Derecho Moderno, Epistemología de las Ciencias Sociales y Políticas, Configuraciones Jurídico Políticas, la Cuestión Social (libro en prensa), etc.  E- Mail: Coseidad@hotmail.com. 222  2295500 ext. 7712.

Ver más +

Encuesta