Jueves, 13 de Diciembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



El difícil oficio de ser Presidente Municipal

Martes, Octubre 9, 2018 - 19:51
 
 
   

Se necesitan conocimientos y preparación en diversas áreas.

Este 15 de octubre seremos testigos, nuevamente, de un relevo de administraciones municipales. Como sabemos los alcaldes que saldrán este próximo 14, permanecieron en su cargo cuatro años ocho meses, es decir que el relevo institucional significará no solamente un cambio administrativo, sino también la renovación de la esperanza de los ciudadanos en avanzar hacia la construcción de un mejor lugar para vivir. 

Es obvio que en estos cuatro años ocho meses que duraron en su mandato los actuales presidentes municipales, indudablemente hubo progresos y aciertos, pero por desgracia también retrocesos y fallas.

Los graves problemas de seguridad pública o los grandes escándalos de los que hemos sido testigos, no sólo en Puebla sino en todo el país, nos dicen que el ser alcalde actualmente es uno de los encargos más complicados que puede haber en toda la estructura jerárquica de gobierno, por lo tanto es muy importante que esta renovación de anhelos y expectativas vaya acompañada con una fuerte dosis de preparación, capacitación y compromiso con la responsabilidad que los 217 presidentes y presidentas municipales protestarán a partir del próximo lunes.

Es indudable que la complejidad de la administración pública municipal ha crecido a la par de la descentralización de funciones, el esquema de federalismo que ha venido imperando en el país en los últimos 25 años ha ido dotando de mayores elementos tanto administrativos como orgánicos, pero sobre todos financieros y presupuestales a los ayuntamientos, esto implica tanto una gran responsabilidad como complejidad que tendrán que enfrentar en el conocimiento desde la Constitución hasta ordenamientos y reglas de operación de los programas sociales.

Es muy triste ver cómo en un gran número de municipios el recurso no es aplicado de manera asertiva, los presupuestos o se subejercen o se ejercen mal, dicho por la misma Auditoria Superior de la Federación y esto no es otra cosa que el reflejo de administraciones municipales que no están a la altura de la amplia gama de recursos que se les ha ido etiquetando a través de los años.

Hemos visto cómo la descentralización del Ramo 33 específicamente del FAIS (Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social) da piso a los municipios para crecer presupuestalmente y atender las necesidades, específicamente en este caso en materia de combate a la pobreza, pero depende en mucho de la capacidad técnica y de la sensibilidad social para poder hacer mezcla de recursos en coinversiones con diferentes fondos para lograr un crecimiento presupuestal de la hacienda municipal.

Por otro lado, resulta una gran verdad que la capacidad de autonomía financiera de los municipios se encuentra muy limitada, la mayor parte de ellos todavía depende, para su gasto corriente, para ejecutar el servicio normal a los ciudadanos, de los recursos provenientes de la federación.

Si bien es cierto lo que muchas veces se ha dicho que la distribución es inequitativa en proporción a lo que aportan los municipios, también hay que reconocer que ha faltado versatilidad e innovación para que cada ayuntamiento haga crecer su propio patrimonio, tanto en captación de recursos como en inversiones que permitan detonar, no solamente el gasto corriente normal, sino más bien, crear fuentes de oportunidad para el ciudadano en materia de desarrollo económico.

Es decir, los alcaldes tienen tareas básicas que enfrentar, por lo tanto tienen que estar preparados en temas destacados como desarrollo social, combate a la pobreza, desarrollo económico y otros de igual importancia, para así crear las condiciones necesarias que generen oportunidades, sin olvidar la más apremiante y al mismo tiempo delicada, seguridad pública.

Como ven, sí hace toda esta amalgama de compromisos y responsabilidades un difícil oficio el de ser presidente municipal, sobre todo, porque son la primera instancia de contacto con el ciudadano.

Deseamos, de corazón, que esta generación de presidentes y presidentas estén a la altura del nuevo México y cumplan con las expectativas que desde su campaña crearon.


Semblanza

Juan Manuel López Arroyo

El autor es Abogado de profesión, egresado de la BUAP con estudios de posgrado en Políticas Públicas.
Con 24 años de experiencia profesional como servidor público a nivel municipal, estatal y federal.
Actualmente se desempeña como delegado estatal en Puebla de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

Ver más +

Encuesta