Martes, 11 de Diciembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Puebla hoy, ¿ineptitud o reto a la federación?

Domingo, Agosto 19, 2018 - 07:02
 
 
   

Datos sobre delitos, alarmantes. La limpieza del Valsequillo, ¿corrupción subyacente?

Puebla se ha descompuesto terriblemente en los últimos días y en el gobierno parece no haber reacción alguna. Esto es grave porque después los costos de reparación son más caros en todos sentidos.

Un recuento de los últimos días trae multiplicación de delitos, manchones de sangre, corrupción y pésima imagen. El robo de combustible en las zonas huachicoleras es incontenible, con enfrentamientos y muertos cada semana. Y no cabe aducir que son delitos federales porque entonces qué sentido o funciones tiene el gobierno estatal. El sentido común marca por lo menos coordinación con la federación para atacar y disminuir el delito.

En esta misma línea le pega frontalmente a la imagen de Puebla los nexos exhibidos por “Reforma” entre el exgobernador y su esposa con alcaldes huachicoleros.

En la zona de Atlixco se registran tres mujeres ajusticiadas con el tiro de gracia en tan sólo unos días. Los secuestros en la sierra norte y Tehuacán no paran. Los bloqueos de la autopista se han vuelto algo cotidiano y exhiben zonas sin ley bajo control de la delincuencia.

En Puebla capital nadie frena los asaltos a transportes y transeúntes, a casas habitación y el robo de autopartes. En Finanzas del Estado y Catastro exhiben casos de corrupción y moches y la reacción es burocrática y sordera con olor a complicidad.

“e-consulta” expone con datos cómo constructoras consentidas del anterior gobernante reciben del actual obras por asignación directa por cerca de 50 millones en tan sólo este año; que se acumulan en el método y suman el doble de la inversión en unos cuantos meses.

Una perla más de esta colección es el anuncio de aplicar 209 millones en la compra de unos barquitos chilenos –así les llamó el gobernador- para limpiar el agua del lago de Valsequillo. Este sólo hecho ha originado un escándalo por las implicaciones absurdas que tiene.

En Puebla hasta  el más ingenuo sabe que esto apesta a negocio, y no sólo por la pestilencia misma de las aguas negras del lago.

Valsequillo tiene muchos metros de profundidad formados por gruesas capas de excremento y podredumbre acumuladas por décadas. Esta superficie lacustre  es el depósito de lodo y  miles y miles de litros de agua contaminada de docenas de fábricas y fraccionamientos de Tlaxcala y Puebla.

Los estudiosos han apuntado siempre algunas soluciones recurrentes: el dragado de todo el lago vaciándolo de  su asqueroso contenido y la limpieza de las aguas que llegan ahí mediante plantas tratadoras de agua. Ninguna de las dos cosas se ha hecho. Se aplican paliativos de vez en cuando para atenuar un poco la plaga que representa el lirio, pero nada más. O sea, la carabina de Ambrosio.

Barquitos oxigenadores de agua funcionarían si se tratara de un vaso de agua limpia. Evidentemente no es el caso. Está muuuuy lejos de serlo.

Entonces, destinar 209 millones es tirar dinero al agua puerca y  disfrazar un jugosísimo moche. Y se procede así como siempre: con soluciones verticales, mágicas, autoritarias, al margen de investigaciones y consultas a órganos y entidades profesionales (las universidades, por ejemplo) que podrían aportar juicios en la materia.

Este hecho, por citar sólo uno, así como se cocina, tiene todas las características para formar parte de un sospechoso y maloliente expediente de corrupción,  destinado a ser parte de  todo el voluminoso legajo que tendrá que investigar el próximo congreso del estado y el gobierno federal.

A todo esto y más, hay que agregar dos puntos que mantienen a Puebla en un pésimo sitio dentro del paisaje nacional: el reciente estudio que muestra al estado como donde más se discrimina en todo el país, y el único cuya elección estatal es sujeto de investigación por toda la serie de trapacerías, violencia y corruptelas que la caracterizaron.

Y frente a esta mampara de puntos negros, polémicos y escandalosos, parece haber un vacío de autoridad. No hay reacciones, no hay respuestas. Y si las hay son las propias de la inercia provinciana que está emparentada con la incompetencia, el solapamiento y la impunidad dirigida.

Parecen no darse cuenta de los nuevos vientos que corren en el  país. O con miopía inadmisible ven y dejan pasar, o algo más grave: retan con autoritarismo autocrático los signos y avisos que se advierten en la agenda del nuevo gobierno federal.

xgt49@yahoo.com.mx


Semblanza

Xavier Gutiérrez

Es periodista desde 1967. Ha sido reportero y director de medios impresos y conductor de programas de radio y televisión. En su trayectoria periodística ha sido articulista, columnista, comentarista y caricaturista. Es autor del libro “Ideas Para la Vida” y ha desempeñado cargos públicos en áreas de comunicación. Desde hace diez años conduce el programa de televisión “Te lo Digo Juan…Para que lo Escuches Pedro”.

Ver más +

Encuesta