Sábado, 22 de Septiembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Economía de caricias

Lunes, Julio 9, 2018 - 19:29
 
 
   

Más importante para el ser humano incluso que el alimento son las caricias y buenas palabras.

“Lo que somos se lo debemos al afecto. Los días de nuestra existencia ocurren gracias al cariño”. Dalai Lama

 

Para sobrevivir en la vida, el ser humano no sólo requiere que se satisfagan sus necesidades fisiológicas (comer, dormir, etc), sino que también se le provea de cariño y afecto para que ésta pueda tener un desarrollo óptimo.

 

Hay diversos estudios que señalan que la ausencia de cariño en el ser humano, durante  las  primeras etapas de vida, puede ser un factor causante de retraso en el desarrollo e incluso ser mortal (aún a pesar de que a éste se le proporcione la alimentación correcta). Esto se debe a que la mayor necesidad que tenemos es el ser amados por alguien que nos ofrezca la ternura, cariño y seguridad necesaria que facilite no solo nuestro crecimiento, sino también nos enseñe a ser personas que puedan relacionarse de forma positiva con otras.

 

Existen autores como Steiner (2011), que  sostienen que las caricias son tan imprescindibles que el hecho de no recibirlas nos puede llevar a demandarlas a cualquier precio, incluso cuando éstas son negativas. Este es el caso de los niños, quienes se muestran rebeldes y manifiestan comportamientos negativos como llamado para obtener la atención de sus padres y de esta manera, recibir una mirada por parte de éstos, a pesar de que sea a través de un regaño o un castigo, dado que es mejor para ellos un regaño que el hecho de ser ignorados.

 

La vida diaria es un intercambio constante de “caricias positivas”, las cuales se transmiten al otro no sólo a través del contacto físico, sino también a partir de elogios, reconocer virtudes o logros, comentarios, entre otras cosas, las cuales no solo fortalecen la inteligencia emocional y autoestima de los hijos, sino que también les enseña cómo relacionarse de forma efectiva con las personas que los rodean; además, otra forma significativa en la que se puede dar este tipo de caricias, es a partir de brindar tiempo de calidad, jugando y prestando atención al niño evitando juzgar y reprimir lo que éste expresa.

 

Asimismo, es importante tomar en cuenta del impacto que tienen nuestras palabras en los niños, dado que éstas pueden repercutir tanto de manera positiva como negativa en el desarrollo del menor; es por esto que se recomienda tomar en cuenta el hecho de que no sirve de nada gritarle a un niño, dado que esto solo causará temor, es mejor hablar con él acerca de sus acciones y hacerle saber la razón por la cual eso no fue lo más adecuado.

 

Finalmente, es pertinente destacar el hecho de transmitir cariño y seguridad a los hijos, así como enseñarles a transmitir y expresar sus emociones, tiene un impacto muy fuerte en la prevención de padecimientos psicológicos que se pueden dar dado a la carencia de éstos factores, como lo son la ansiedad y depresión.

 

Referencia

 Steiner,C. (2011), Educación emocional. Herder:España.


Semblanza

María José Zapata Moreno Valle

Licenciada en psicología por parte de la Universidad Iberoamericana Puebla. Cuenta con diversos estudios en el ámbito de la psicología educativa e infantil en la IBERO Puebla y actualmente se encuentra cursando la maestría en Pedagogía y Educación Especial en UPAEP.  Es docente de primaria en el Colegio Humboldt y asimismo se ha desempeñado como terapeuta infantil. 

Ver más +

Encuesta