Martes, 14 de Agosto de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Análisis del debate

Jueves, Abril 26, 2018 - 15:51
 
 
   

El debate del domingo, o AMLO contra cuatro “autistas” y “amnésicos” candidatos

El debate presidencial del domingo próximo pasado, permitió ver lo que hemos venido observando a lo largo de años y en particular en  este nuevo proceso electoral para elegir presidente de la república: dos proyecto de nación, distintos.  Uno nuevo, alternativo, encabezado por AMLO, que defiende los intereses y dignidad de la Soberanía Nacional del Pueblo de México, y otro, vetusto, arcaico, regresivo con cuatro rostros de marketing (el de Margarita, Bronco, Meade y Anaya), que se centra en “entregar” esa misma Soberanía a los extranjeros y en mentir y falsear los hechos a los mexicanos.

Mostró que quien condujo y ganó el debate fue AMLO, éste primero imprimió la dinámica en que apareció como víctima, por más de una hora soportó ataques y calumnias. En esta parte, le dijeron de todo, por proponer una “ley de amnistía”, casi lo “linchan” y tildan de responsable del “Estado fallido” de México, cuando todo mundo sabe que los únicos responsables de las políticas públicas frustradas y frustrantes en materia de seguridad y en muchas otras materias, son los gobiernos del PAN y PRI. Lo acusaron de promover la “violencia” cuando los únicos que han encabezado la injusta “Guerra del narcotráfico” son los irresponsables gobiernos de estos dos partidos, por ejemplo la “Violencia” encabezada por FOX y CALDERON ha costado al Pueblo Mexicano más de 184 mil muertes y decenas de miles de desaparecidos, miles de familias sin hogar; en el actual sexenio ya se contabilizan decenas de miles de muertos y desaparecidos, el “caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa” emblemático de la Violencia extrema de este sexenio, no se olvida, ni por un segundo, de la memoria agraviada de los mexicanos y todavía no se esclarece; con los bajísimos salarios que imponen como tope salarial han provocado y mantenido por décadas la Violencia extrema contra el estómago, la salud y la vida de millones de mexicanos; ante la escasez de oportunidades sus gobiernos provocan la Violencia de TRUMP y la guardia fronteriza  en contra de los braceros mexicanos; con sus gobernadores corruptos y ladrones provocan la Violencia contra el presupuesto público (pero hay muchos más casos de violencia extrema de los gobiernos “Violentos” del  PAN Y PRI).  Luego, en la parte final, AMLO provocó sin que lo percibieran sus contrincantes un “intercambio de golpes” entre ellos, entre sus oponentes, ni siquiera los comentaristas de la TELE, se explicaban ¿cómo pasó esto? Les pareció inusitado, extraño que se pelearan entre sí. Pero los que sabemos de las dotes oratorias y de las estrategias “subliminales” del discurso de AMLO, en cambio nos ha parecido normal.  Todo esto hizo que AMLO se llevara la noche, fue indiscutible su triunfo. Él ganó el debate al “jugar con sus rivales” que mostraron que no están a su altura.            

También mostró la desesperación de los cuatro rostros por la ventaja del primero. Ventaja (48 %) que se antoja, según expertos, inalcanzable. Lo más grave en contra de estos consiste en que sus seguidores y militantes no cesan de pasarse al lado de AMLO, quien sigue creciendo. El caso más penoso es el de ANAYA, quien no sólo ve que sus militantes, al retirarle su credibilidad y su confianza, continúan sumándose a favor de AMLO, sino que la misma Margarita continúa sangrándolo, pues de los cuatro es la que continúa creciendo a expensas de aquél (de ANAYA), está demostrando por qué su partido, el PAN, se equivocó, al escoger una personalidad turbia y corrupta, en lugar de una ama de casa, aunque sea presidencial. Meade, en general muestra buenos modales, pero su discurso no embona, la gente lo ve ajeno a sus intereses, él se esmera, le hecha ganas, pero desgraciadamente no convence, no levanta, y así sólo alimenta el narcisimo de Anaya, a quien le preocupa más Margarita que el propio Meade.  El Bronco, se ve presa de una gran confusión, se mueve entre salidas “simplistas”, que quieren ser “brabuconas”, y la necesidad de entender la gran complejidad de los problemas de México. Lo que exige no simplificaciones, sino una cultura mayor, de gran proyección. Una extraordinaria preparación. El bronco se ve que trae “encargos”, sus “cartas están marcadas”. Sus muecas dibujan las “manías” gesticulaciones del “salinismo” y del “peñanietismo”. El PEJE ya sabe eso, y sólo actúa en consecuencia.

 Veamos las posiciones de los cuatro en contraste con AMLO.

--1. Los cuatro (M-Bro-Me–A) en franca operación de “autismo político”, pretenden que el Pueblo de México comparta no sólo su “Autismo” sino una “extraña amnesia” de sus mentiras y fechorías. Así en el debate invitaron a una especie de “tabula rasa” o borrón y cuenta nueva, a que nos “olvidemos” (es decir otra amnistía pero favorable a ellos como “mafia del poder”) de sus “cuentas con la justicia”  y de sus obvias responsabilidades políticas.  A (Anaya) con una resolución de “dudosa legalidad” que sin duda se “sacó de la manga” (y que, por la brevedad con que la obtuvo, no sólo invita a cuestionar de qué otro “tráfico de influencia” se ha valido, sino a suponer, que, desde luego, semejante resolución no ha causado estado; es decir jurídicamente ¡no es firme!) pretende sacudirse los graves acusaciones de “lavado de dinero” de que fue objeto no solo por la PGR y SAT sino por el mismo Me (Meade),  

-- 2. Luego Anaya creyéndose así mismo “autista” y “amnésico”, y lo que es peor, faltando el respeto al Pueblo de México, o más aun “creyendo” que los demás también somos “autistas” y “amnésicos”, se “cree”, cargado de semejante “truco”, curado en salud. Y de ese modo, creyéndose especialista en “lavar”, pretende sorprendernos y que aceptemos su “lavado” de responsabilidad. Así se asumió “legitimado” para  lanzar furibundos y desesperados ataques contra AMLO. Pero éste, como siempre, se mantuvo sereno, imperturbable, y aun cuando fue cuestionado por pertenecer en sus orígenes al PRI, de su relación con Romo, Barttlet, Bejarano, no se inmutó. Lo que le señaló “A” (Anaya) empero no sólo adolesce de la gravedad de la conducta ilícita de “lavar dinero” (pues cada quien carga con su propias culpas y responsabilidades, ya que en México jurídicamente no pueden ser trascendentes) que a este último sí le es imputable, sino que, en cambio, muestra la ignorancia y graves limitaciones de un candidato, que, ¡haga Ud. el favor!,  “desconoce” las más elementales dinámicas del actual ABC…, del sistema político mexicano.  Mismo que auspicia y permite la movilidad política, lo que se conoce como fenómeno “transfuguismo”.  Así hoy en día es normal que un militante de un partido anochezca en un partido pero amanezca en otro.  En el mismo PAN encontramos ese fenómeno: por ejemplo, exguerrileros del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, de la “guerrilla salvadoreña”, han sido asesores del PAN, incluso, siendo gobierno, igualmente exmiembros del Partido Comunista Mexicano también pertenecen a este partido y asesoran al mismo Anaya (¡exactamente a quienes trata como violentos los tiene de asesores! y en plena violentación de los términos ¡se sirve de ellos!) (¡super sic!). De modo que lo señalado por “A”, no sólo muestra una gran hipocresía sino una alarmante intolerancia, y muestra que es un muchacho “muy brillante”, pero en decir “mentiras”, en “engañar”.  No tolera lo que hoy en día es normal en el sistema político mexicano,  en que es normal la <<transposición>> o el cambio de partido de un militante. Y en cuanto a la responsabilidad de cada cual, cada cual, la soporta, no tiene porqué ser trascendente. Y si Anaya, tanto quiere debatir,  debería invitar a un debate a los aludidos, no incurrir en el “acto cobarde” de hablar a sus espaldas, y quitarse de revertir culpas ajenas, más aun quitarse de “trucos” y no pretender  desviar la atención pública de su propia “culpa con la justicia”, una resolución “provisional” de “dudosa legalidad y procedencia”, no lo exime de culpa. Diría Cantinflas en este respecto: ¡Que, no se haga!, su detalle, ahí está, no es fácil de quitar, menos con una sentencia apócrifa, absolutamente recurrible, que en televisión sólo mañosamente da a oler, que quien sabe de qué “truculencias” se valió para obtenerla, habría que averiguar la “honorabilidad” y “profesionalismo” del mismo juez que la dictó. Pues nos queda más que claro, que después de tan contundentes evidencias ¡Las graves acusaciones del SAT y PGR en su contra, no son fáciles de quitar!  ¡Aquí, parece haber gato encerrado!

--3. Por lo que hace a la intervención de ME (Meade) tuvo un momento culminante, cuando encaró a “A” (Anaya) y le sostuvo que “lava dinero”, que tiene “cuentas pendientes” con la justicia, que se da una vida de lujo desmedido en el extranjero. Por lo demás, estuvo discreto, no aportó novedades dignas de llevar a casa, su discurso fue en general de corte tecnocrático, se ve que tiene ganas, pero desgraciadamente no sólo la ventaja que le lleva AMLO (48 % según las últimas encuestas) le está haciendo mucho daño, sino el gran lastre del PRI que viene arrastrando. Todo esto explica por ejemplo sus infundios inusitados contra AMLO, en el sentido der que le encontró tres Deptos., AMLO, de inmediato le reviró contestándole que si se los acreditaba se los regalaba.  En general habló de mejorar la condición de los mexicanos, sin embargo no aportó gran cosa, cuando habló de empleos, ya sabemos que los que ofrece el PRI son mal remunerados, sin prestaciones, con salarios de hambre, con un salario mínimo que además de “proteccionista” es responsable de la pobreza extrema en México.   Hasta los Canadienses y Gringos han protestado invitando al gobierno de México a que pague quince dólares la hora, pero este ¡claro! se rehusa. 

-- 4. “M” (Margarita) sorprendió a todos, nos regaló en general una buena noche, estuvo lúcida en el debate, se ve que está peleando palmo a palmo el tercer sitio, no sólo “ME” (Meade) sino el mismo “A” ya oyen pasos en la azotea.  Su momento culminante fue cuando le espetó a Anaya sus “maniobras”, sus “malos manejos” (entiéndase “lavado de dinero”)  para hacerse de dinero.  Su defensa de las mujeres del PAN fue muy bien recibida.  Lo único feo en ella fue su defensa de “la gestión de gobierno” de su esposo (el expresidente Felipe Calderón). Al igual que Meade, Margarita arrastra otro lastre, el de su esposo.

-- 5. El llamado BRONCO (aquí: “Bro”), en pleno “autismo”, en completa “amnesia” de su reciente pasado político, se llama así mismo “candidato independiente” (¿de quién?), pues todo mundo sabe que se entiende con Peña y Salinas, qué estos hicieron todo lo posible por burlarse del INE e imponer al TRIFE la orden de que dictara una resolución que pasara por alto los cientos de miles de ”firmas falsas” y así  lograr su registro. Mostró actitudes “porriles”, y con sus “propuestas” y “ocurrencias” seguramente provocó que el Marqués de Becaria se sobresaltara en su tumba, cuando propuso la ley del talión (“ojo por ojo, diente por diente”), en su caso “brazo por brazo”  como “novísima” panacea de la justicia que “sueña”. En fin, sus ataques a AMLO muestran no sólo desesperación sino los “rostros” e “intensiones” de sus “benefactores”.  Sus posibilidades son mínimas, y su verdadera función es la de un “torpedo” en contra de AMLO.                       

Se vale reproducir y pasarlo.


Semblanza

Samuel Tovar Ruiz

Catedrático de la Maestría en Ciencias Políticas y de la Facultad de Derecho de la BUAP.  Autor del libros: Hume: el Fundamento del Estado y Derecho Moderno, Epistemología de las Ciencias Sociales y Políticas, Configuraciones Jurídico Políticas, la Cuestión Social (libro en prensa), etc.  E- Mail: Coseidad@hotmail.com. 222  2295500 ext. 7712.

Ver más +

La Corte de los Milagros

Los moches en la Dirección de Catastro

Encuesta