Sábado, 15 de Diciembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Por el combate de la violencia de género escolar

Martes, Febrero 20, 2018 - 14:46
 
 
   

la violencia de género surge a partir de una relación desigual, por posición y condición

Señales que estamos acostumbrados a minimizar y normalizar la violencia son muchas, tanto en los ambientes tradicionales como en los cibernéticos, lo que genera en la sociedad una ambigua relación entre la permisión y castigo, no así en la prevención. Dentro del ámbito escolar, las niñas y los niños se ven constantemente expuestos a situaciones de violencia derivadas de múltiples aspectos, que contemplan elementos culturales, sociales, económicos, familiares y personales. Entre los tipos de violencia se encuentra el acoso escolar, también conocido como bullying, violencia psicológica, física e incluso violencia de género.

Los especialistas en violencia Alfredo Furlán y Carol Spitzer, consideran que los centros de educación se pueden entender como “instituciones porosas”, toda vez que éstas fungen como un espacio en el que se refleja lo que sucede en la calle, es decir, la violencia de una comunidad se manifiesta en el ambiente escolar. Lo anterior propone una conclusión reveladora: existe una relación cíclica entre la violencia escolar y otros tipos de violencia que se pueden identificar dentro del entorno colectivo social.

Si bien es cierto que la violencia se materializa en el uso deliberado de determinada fuerza o poder, con un grado de amenaza contra personas o grupos, de acuerdo con lo establecido durante la Convención de Belém de Pará adoptada en junio de 1994, la mayoría de modelos escolares de manera no intencional omite la presencia de violencia en grados psicológicos, sociales, mentales y sexuales, enfocándose sólo en la violencia física. La importancia de identificar los diversos tipos de violencia en los centros educativos radica en que es precisamente en las escuelas, donde los niños y jóvenes fortalecen las conductas que les permiten consolidar su identidad, así como la manera en que se relacionan con hombres y mujeres de su entorno, para una vida en respeto y tolerancia o para una vida de violencia.

Recordemos que la violencia de género surge a partir de una relación desigual, por posición y condición entre hombres y mujeres; tanto en la edad escolar, como en la adulta. Para Mtra. Marta Lamas Encabo, la violencia de género tiene un origen social derivado de los estereotipos de género, mismos que pueden ser creados y difundidos a través de patrones repetidos al interior de los hogares y las instituciones educativas. Actualmente el modelo educativo y la legislación vigente en la materia, no contempla la violencia de género escolar, por tanto, es preciso mencionar, la necesidad de impulsar una reforma de carácter legislativo en torno a la prohibición y sanción de la violencia de género escolar en niñas y niños, así como el fortalecimiento de un modelo que integre de manera holística las disposiciones relativas a la equidad de género.

Es preciso trabajar a partir de experiencias adquiridas y buenas prácticas generadas; parte de una propuesta formal para contrarrestar esta problemática debe considerar la adecuación de los marcos normativos, e incluso la integración de estos al ambiente. Es decir, retomar los elementos esenciales de ordenamientos jurídicos de la materia como lo es la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia o la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, para formular un mecanismo ideal y funcional en la erradicación de este problema.

Para poder generar herramientas en torno a la prevención y erradicación de la violencia de género escolar, se pueden considerar propuestas como aquella generada por Irma Saucedo, quien considera que es preciso dotar y especializar a las maestras y maestros con instrumentos metodológicos, experienciales y teóricos que generen un impacto perceptible en la identidad y figura de autoridad de estos profesionales. Sin embargo, dentro del esquema burocrático gubernamental, es enteramente conocida  y aceptada la cultura de incentivos y estímulos, por tanto, estos deben ser considerados en este modelo de preparación y profesionalización de los docentes, pero no deben ser vistos como la única opción en la capacitación de los mismos.

Es importante considerar que la problemática a enfrentar en el sector educativo, no se encuentra precisamente limitada por escasez de recursos, de acuerdo al Proyecto de Egresos de la Federación, en el ejercicio fiscal del año 2018, la Secretaría de Educación Pública a nivel Federal recibe 275,443 millones de pesos, de los cuales se determina una distribución a partidas destinadas a programas de atención focalizada. De esta manera es que podemos urgir la creación de un modelo o mecanismo que coordine esfuerzos entre autoridades educativas, órganos de impartición de justicia y comunidad estudiantil, con el objetivo de crear un marco regulatorio adecuado, eficiente y perceptible que permita la equidad entre niñas y niños; así como un modelo de desarticulación de los diversos tipos de violencia.

La importancia de concentrar esfuerzos ante esta problemática también afecta la forma en la que se recaban los datos y se generan estadísticas y métricas para la toma de decisiones; publicaciones de la propia Comisión de Derechos Humanos establecen que la Organización de las Naciones Unidas considera que una carencia en los datos fiables, actualizados y comparables, obstaculizan el proceso de identificación y medición de la magnitud real que tiene la violencia sobre los niñas, niños y adolescentes dentro de la comunidad educativa; lo cual también revela un aspecto alarmante, la poca prioridad que esta problemática representa dentro de la agenda de gobierno.


Semblanza

Norma Estela Pimentel

Es egresada de la Universidad de las Américas Puebla, institución de la que obtuvo el título de Licenciatura en Derecho, con el reconocimiento magna cum laude. Ha realizado estudios de Posgrado dentro de los programas de la Maestría en Derecho Empresarial y Maestría en Derecho Fiscal por la Universidad Iberoamericana –Puebla, graduándose con honores. Ha obtenido el grado de Doctora en Derecho por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, con el reconocimiento cum laude. Desarrolló una línea de Posdoctorado en Dirección y Mercadotecnia en la Universidad Popular Autónoma de Puebla. En el ámbito docente ha impartido diversas asignaturas, entre las que destacan Derecho Administrativo, Derecho Fiscal, Marco de la comunicación, Federalismo Hacendario, Derecho Bursátil, Derecho Financiero, Temas selectos de Derecho, entre otras, tanto a nivel Licenciatura como en Posgrado. Ha impartido conferencias en materia de coordinación fiscal, transparencia, contratación pública, globalización financiera, cultura de la legalidad, public and private management, así como en equidad de género. Profesionalmente, se ha desempeñado tanto en la iniciativa privada como en el sector público; ha fungido como Titular de la Unidad de Transparencia del H. Ayuntamiento de San Pedro Cholula, Puebla, fue Comisionada Propietaria de la Comisión para el Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado. Actualmente se desempeña como Contralora del H. Ayuntamiento de San Pedro Cholula, Puebla. Es autora del libro electrónico “Marco jurídico de las comunicaciones”, ponente del Primer Congreso Regional de Investigación y Divulgación Científica y Tecnológica, del 7° Congreso Nacional de Organismos Autónomos-Puebla, del congreso internacional de Servicios Públicos Municipales, así como de los promovidos las siguientes organizaciones: Academia Journals, Academia de Ciencias Administrativas AC, The Institute for Business and Finance Research, la Asociación Nacional de Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración, la Barra Mexicana Colegio de Abogados, la Universidad Complutense de Madrid en  materia de políticas públicas, entre otros. Es dictaminadora del International Journal of Business and Systems Research, de la Revista Alegatos y de la Revista Letras Jurídicas. Sus opiniones sobre la Cultura de la Legalidad y Cultura de la Transparencia se publican en los periódicos e-consulta, El Sol de Puebla, El Popular y en la Revista “Municipios de México”. Forma parte del “Comité Ciudadano para el Fortalecimiento Institucional del Municipio de Puebla”, es socia de la Barra Mexicana Colegio de Abogados A.C., miembro activo de la Fraternidad Internacional de Derecho Phi Delta Phi, miembro del International Association of Privacy Professionals, así como miembro de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa, Colegio de Abogados, A.C.

Ver más +

Encuesta