Domingo, 15 de Julio de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Evaluación de campañas

Sábado, Febrero 10, 2018 - 20:07
 
 
   

Meade sin mando y con el lastre de EPN. Anaya entre azul y buenas noches. AMLO, adelante en...

Una cascada de hechos y dichos marcan  estos días, la mayoría de tono negativo. En el país y en el estado el menú de la información ofrece un interesante muestrario, al que le echamos un vistazo a ojo de pájaro:

MEADE SIN MANDO. El candidato priísta no se mueve del tercer lugar en las encuestas, y así lo machaca el resumen de 12 encuestas de “El País” de España. Sería explicable en parte por el carácter mismo del aspirante. El chico de los dieces en el salón de clases no necesariamente es el líder. Casi en ninguna parte.  Cada hombre tiene su habilidad y su sitio. Aquí cada día queda más claro que Peña Nieto se equivocó de candidato y probablemente nunca aceptará su error.

Un tecnócrata brillante –no limpio, hay que puntualizar-  que no tiene madera para la lucha por el poder. Y quienes le rodean tampoco. El presidente, con sus referentes negativos, paupérrima popularidad y flaca aprobación, es el peor jefe de campaña de Meade. El lastre presidencial le pega frontalmente en las encuestas. Y el hombre no puede pararse en sitio alguno sin estar expuesto a que la gente mire en él a Peña Nieto. Excepto en sitios con auditorios controlados, como si aún fuera secretario de estado y con elementos del estado mayor presidencial a su derredor.

Para colmo, en los hechos, tampoco Peña le ha cedido el mando según los usos y costumbres priístas. Meade no controla el PRI, no ha cambiado el comité, Ochoa Reza está por encima de él, no maneja las finanzas de su partido, punto fundamental de toda campaña; no palomeó  listas de candidatos… no tiene el empaque de un candidato priísta.

Romper con el presidente como recurso para crecer, sugieren algunos. ¿Y quién se lo va a creer? ¿Y cómo deslindarse si él estuvo en Hacienda? Su paso por ahí le dejó la impronta de las reformas en proceso o fallidas, el olor del gasolinazo del primero de enero, y las alforjas llenas de una veintena de gobernadores que debieran estar  en las cárceles del país. Más el inefable Lozoya, símbolo internacional de la corrupción de campaña presidencial-Odebrecht y Pemex, todo en la misma atarjea.

DOGER EN PUEBLA. Algo similar le  sucede al doctor Enrique Doger en Puebla. No controla el PRI estatal, tampoco las finanzas, Jorge Estefan Chidiac parece prolongar su mandato indefinidamente y esa sombra es ominosa para el candidato a la gubernatura. Hasta donde se sabe, tampoco palomea el candidato a los aspirantes a diputados y alcaldes. Así, en los usos priístas y en la práctica, no se inviste de poder interno un candidato. Se dirá, están en precampañas, y es correcto.

Pero en política, lo que parece es. La percepción dominante es que, pese a ser sin duda un buen candidato el doctor Doger, un nauseabundo olor a contienda simulada o arreglo cupular en la cima Peña-Ochoa-Meade-Moreno Valle-Gali parece contaminar la elección. Como que se husmea un arreglo fino para facilitar las cosas a la candidata Martha Erika. Obsérvese que esta operación ya tuvo una versión primera, con Blanca Alcalá como actriz de primer orden en el reparto. Reparto que sólo le alcanzó para una embajada.

Los otros candidatos a la gubernatura tienen sendas sombras del bien y del mal. La señora Erika lucha y demanda no ser identificada con Moreno Valle. Pero ¿cómo? Es su esposa. El deslinde es imposible luego de seis años de todo. Y todo es todo. Hasta ahora, la candidata no muestra bandera, tesis, ni slogan alguno. Ha recurrido a frases hechas y trilladas sobre López Obrador pero no registra eco alguno, a pesar del control de medios.

Se ve que nadie la asesora, va sola. Y su formación, convicción, trayectoria y antecedentes no apuntan para destacar. Máxime que sus adversarios preparan bombas nucleares y todo un arsenal rico y variado que irán utilizando a placer de aquí a las elecciones. Tienen mucha tela de donde cortar.

El senador Barbosa y Doger ya han lanzado algunos disparos de precisión, pero  la cartuchera está llena. El candidato de Morena tiene a su favor un auténtico huracán que le va a fertilizar el camino. Una pequeña muestra fue el recorrido de López Obrador por 15 municipios poblanos, en sitios estratégicos, concurrencias aceptables, más  un clima anímico y social que anticipa muchas cosas. He conversado con testigos de varios puntos del estado y hay mucho optimismo.

Meade y Anaya han venido a la entidad  si acaso un par de veces, sin contacto social abierto y con una estela mediática apenas perceptible. Más Barbosa que Doger –el segundo  por las extrañas condiciones que le atan y condicionan  desde dentro y en la capital del país- está en condiciones de capitalizar a su favor las cada día mayores corrientes favorables a Morena y sobre todo a Andrés Manuel en lo personal. Ese capital es un motor de muchos caballos de potencia.

EVALUACIÓN DE PRECAMPAÑA. Los datos estadísticos que aporta el INE con el cuadro evaluativo de las campañas deja en condiciones pésimas al  señor Meade. Esto dicho con toda suavidad y cortesía. Una rápida lectura muestra que Meade, con 3.7 millones de mensajes en radio y TV  y 30.4 horas en los medios  electrónicos (en primer sitio en estos rubros) va apenas  en un lejano tercer sitio.

En contraste, Amlo con 1.9 millones de mensajes en radio y TV y sólo 15.9 horas en los medios, mantiene un primer sitio por encima de los dos contrincantes. Mientras Meade apenas ha realizado 48 actos públicos, Andrés Manuel se lo come con 176. Meade casi no ha salido de la CDMX, donde ha efectuado 11 actos, siendo que la capital prácticamente la tiene perdida el PRI  hace mucho tiempo. Un error de esos que ponen como modelo de lo que no se debe hacer en campañas, los expertos.

Anaya va en medio de los dos, y zarandeado con nuevos escándalos. Fiel a su divisa, va entre azul y buenas noches.

La percepción es que la campaña de Meade está floja, flojísima y muy mal organizada, no hay trabajo. Lo que sí hay son socavones de elucubraciones respecto de conflictos internos y competencia de egos. Ochoa Reza y Nuño tienen su propio juego, y Meade parece no importarles.  Y este tampoco hace gran cosa para tomar el poder.

 La de Morena fluye, no con grandes recursos pero con imaginación, operadores, control y dominio de la agenda de medios, y trabajo por supuesto. Los resultados hablan con cifras. Toda una lección la evaluación gráfica del INE.

EL MILLONARIO GASTO DE PEÑA. Y para acabar de hundir a Meade, se revela a 8 columnas (Reforma/9feb/2018) cómo el presidente Peña impone un record de gasto derroche que rebasa con creces a los dos presidentes panistas. Mientras Fox gastó 13 mil 849 millones en los primeros 5 años en Los Pinos, y Calderón 14 mil 959 millones, Peña Nieto ya lleva 18 mil 520 millones del dinero de los mexicanos.

Entre los rubros destaca la real o supuesta seguridad presidencial y en lo demás hay una enorme falta de transparencia. Como se ve, a la par de su impopularidad, el presidente a donde va tiene que andarse cuidando con onerosos aparatos  de seguridad.

Ese aislamiento, poco justificable y muy monárquico que le imponen a un hombre de estado los equipos de seguridad en México, pienso que más por vicios, costumbres y ritos que por peligros y necesidades prácticas reales, genera filones de corrupción, y le aporta excelentes argumentos y armas de propaganda… a ya saben quien.

Como hemos dicho, ellos le hacen la campaña a López Obrador.

xgt49@yahoo.com.mx


Semblanza

Xavier Gutiérrez

Es periodista desde 1967. Ha sido reportero y director de medios impresos y conductor de programas de radio y televisión. En su trayectoria periodística ha sido articulista, columnista, comentarista y caricaturista. Es autor del libro “Ideas Para la Vida” y ha desempeñado cargos públicos en áreas de comunicación. Desde hace diez años conduce el programa de televisión “Te lo Digo Juan…Para que lo Escuches Pedro”.

Ver más +

Los recursos de inconformidad promovidos por Morena y por el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Barbosa Huerta, en contra de los cómputos distritales de la elección de gobernador y de la entrega de la constancia de mayoría a su oponente, Martha Erika Alonso, por parte del Instituto Electoral, no parecen muy robustos y documentados en cuanto a pruebas.

Encuesta