Martes, 20 de Febrero de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



La ofensiva del Estado contra Alejandro Echevarría

Viernes, Febrero 9, 2018 - 10:24
 
 
   

EPN, Silvano Aureoles y la prensa cómplice han arremetido contra él para satanizarlo.

De nueva cuenta, el contubernio entre el gobierno de Enrique Peña Nieto, presidente de México, Silviano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán, el secretario de educación de la entidad, Alberto Frutis Solís y los diferentes medios de comunicación, arremeten contra Alejandro Echevarría Zarco. El profesor del Estado de Michoacán ha sido hostigado, acosado, torturado y encarcelado de manera ilegal por el sólo hecho de defender la educación pública y gratuita para toda la población en el país. El castigo por haber sido parte del movimiento estudiantil encabezado por el Consejo General de Huelga (CGH), de la Universidad Nacional Autónoma de México en 1999-2000, el cual freno no sólo el alza de cuotas establecidas en el Reglamento General de Pagos de dicha institución, sino al neoliberalismo impuesto en México, continúa siendo el motor de persecución de Alejandro Echevarría.

No estar de acuerdo en la imposición por parte del gobierno federal de la mal nombrada Reforma educativa y construir programas educativos alternos, así como denunciar la serie de ilegalidades contra los profesores, como la retención de salarios y el pago extemporáneo de aguinaldos y con descuentos, y el respeto al acuerdo de otorgar bases a cuatro generaciones de egresados de la norma (convenido con Silvano Aureoles),  provocaron que comenzara una nueva ola de acoso contra Alejandro Echevarría, quien, junto con algunos profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) han mostrado la crisis educativa en el estado de Michoacán y el atentado contra la estabilidad laboral de los profesores de educación básica, media superior y superior de Michoacán, como es la falta de pagos a profesores de la Universidad Indígena Intercultural de Michoacán.  

Después de su detención ilegal, el pasado 23 de enero, junto con ocho profesores del ala democrática, pertenecientes a la Sección XVIII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), se hizo evidente la persecución contra la disidencia magisterial en Michoacán. Cabe señalar, que, en aquella ocasión, Alejandro Echevarría Zarco no participaba en la toma de la sede de la Secretaría de Educación Pública de Michoacán, en Morelia, y fue detenido arbitrariamente por fuerzas de inteligencia federal y estatal cuando estaba dentro de un vehículo a unas cuadras del lugar y llevado a la explanada de la secretaría, como lo muestran algunos videos de una tienda de conveniencia y un banco.

Los medios de comunicación impresos, televisivos y radiofónicos no tardaron en satanizar a Alejandro, mencionando que, aunque cuenta con plaza de profesor de la escuela José María Morelos, del municipio de Álvaro Obregón, “El ‘Mosh’ no ejerce frente en el grupo y su función es la de generar desestabilización al amparo del ala más radical de la CNTE, aliada a Morena”, publicó el periódico El Universal, refiriendo la información a fuentes de espionaje del Estado. Obviamente, el Estado y los medios de comunicación buscan ligar la figura de Alejandro Echevarría con Andrés Manuel López Obrador, cuando no existe relación alguna.

Es claro que la persecución política contra Alejandro Echevarría es sinónimo de caza contra todos aquellos que están en contra de la evaluación docente y la implementación de la reforma educativa, impuestas por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). El acoso sufrido por él es un mensaje del Estado autoritario ante la movilización de los profesores. Hay que recordar que la implementación de la reforma educativa ha provocado la muerte, desaparición forzada, encarcelamiento y acoso de estudiantes normalistas rurales y profesores en todo el país, especialmente en Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas.

La reforma educativa y la evaluación estandarizada, tanto de estudiantes como de docentes, no es más que el instrumento del gran capital transnacional por eliminar cualquier indicio de dignidad humana y por esa razón en el estado de Michoacán los profesores organizados no participan en ellas, lo cual ha sido un golpe al proyecto de privatización de la educación.

La brutalidad de la actuación de las autoridades federales y estatales utiliza la imagen de Alejandro Echevarría, atentando contra sus derechos humanos y laborales, así como los de sus compañeros docentes, en flagrante violación al artículo 123 constitucional y a la Ley Federal del Trabajo, además de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La triada Enrique Peña Nieto, Silviano Aureoles Conejo y los medios de comunicación oficialista al no poder frenar la organización, movilización y crecimiento del movimiento de los trabajadores democráticos de la educación en Michoacán, utilizan la difamación, el acoso personal y político y la represión contra Alejandro Echevarría y los integrantes del movimiento magisterial. El pecado de estos últimos ha sido luchar, desde hace años, contra la injusticia neoliberal y tecnócrata que pretende arrebatar los derechos a la educación y al trabajo digno, entre otros, al pueblo de este país.

De nueva cuenta, me sumo a la denuncia y exigencia del respeto a los derechos humanos de Alejandro Echevarría Zarco, su familia y los compañeros profesores que están siendo perseguidos por el gobierno federal de Enrique Peña Nieto y del gobierno estatal de Silvano Aureoles Conejo y difamados por los medios de comunicación oficialistas.

Para ver la conferencia de prensa de Alejandro Echevarría Zarco puede ingresar aquí.

Picaporte

Ahora resulta que los jóvenes del 68, son los actuales perredistas. Con todo respeto, los de aquel año no son tan jóvenes y si lo fueran, creo, que no serían militantes del actual Partido de la Revolución Democrática (o antidemocrática). La desesperación de los spots lleva a tantas tonterías.


Semblanza

Oscar Barrera Sánchez

Es doctor en Ciencias Sociales y Políticas por la UIA. Estudio la maestría en Comunicación y las licenciaturas en Ciencias de la Comunicación y Filosofía en la UNAM. Ha impartido clase en licenciatura y posgrado en diferentes instituciones educativas del país

Ver más +

El candidato del PRI a la alcaldía de Puebla, Guillermo Deloya Cobián, tiene toda la intención de hacer una campaña innovadora y disruptiva, por lo que en principio ya rechazó los nombres que el dirigente estatal del tricolor

Encuesta