Martes, 12 de Diciembre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Los retos del Frente Ciudadano por México

Jueves, Noviembre 16, 2017 - 15:05
 
 
   

Abrirse a las causas ciudadanas. Claridad en sus objetivos. Abrir espacios a todos sus grupos.

En esta ocasión abundaré sobre el Frente Ciudadano por México, esta alianza que se está conformando entre el Partido Acción Nacional, el Partido de la Revolución Democrática y el Partido Movimiento Ciudadano. 

 

Si este Frente se limita solamente a repartir posiciones, candidaturas, espacios entre los dirigentes e integrantes de estos tres partidos, está condenado al fracaso. Si es simplemente un “repartirse el pastel”, una rebatinga de los cargos públicos para asignar a cada partido sin tomar en cuenta a la ciudadanía, este Frente Ciudadano por México está condenado al fracaso. 

 

También decíamos que era un proyecto que está condenado al fracaso si no define un proyecto común, una agenda mínima, una serie de puntos básicos a los cuales se tiene que avocar al alcanzar posiciones de gobierno. No puede ser que tengamos una alianza electoral, un frente supuestamente “ciudadano” si no oferta con toda claridad sus objetivos a la propia ciudadanía.

 

Estamos viendo que ya en las últimas semanas el Frente ha empezado a organizar algunos foros, pero todavía no queda definido con claridad qué es lo que va a proponer este Frente Ciudadano en el próximo proceso electoral. 

 

También vale la pena decir que este Frente Ciudadano se debe abrir auténticamente a la ciudadanía como Frente, pero también cada uno de los partidos políticos que lo integran. Este Frente Ciudadano, si quiere realmente aprovechar la oportunidad que se le brinda de constituirse como una opción electoral tiene varios retos.

 

En primer lugar el Frente Ciudadano -aunque parezca redundante- lo primero que necesita, su primer reto es ciudadanizarse auténticamente y eso no es simplemente incorporar algunas voces muy conocidas o muy prestigiadas o muy activas que se manifestaron en un desplegado en medios nacionales hace poco. Significa que el frente incorpore causas, inquietudes y demandas sociales. Un Frente de partidos políticos, cuando los partidos políticos no son un referente, no son atractivos, no son creíbles, tiene entonces que incorporar causas, inquietudes y demandas sociales para tener posibilidades de éxito.

 

Otro reto que tiene este Frente Ciudadano es abrir espacios de participación; recordemos que hace algunas semanas se generó un enorme despertar ciudadano provocado por los sismos. Esa inquietud ciudadana está buscando canales de participación. Si el Frente abre espacios para que esta ciudadanía comprometida, preocupada, dispuesta a transformar, participe por este rumbo, es una buena señal. Necesitamos entonces que el Frente Ciudadano por México abra espacios de participación para líderes sociales, para líderes de comunidades, de agrupaciones, de organizaciones civiles que no necesariamente están afiliadas a un partido político. Si las candidaturas del Frente sólo son para los que coordinan o dirigen actualmente los partidos el Frente estará fracasando. 

 

De ahí surge otro reto: que al interior de los propios partidos que lo conforman se cambie de actitud y que sus dirigencias sean sensibles para incorporar también a quienes dentro de sus propias filas pueden ser representantes de las inquietudes ciudadanas. En los últimos años, por lo menos el PRD y Acción Nacional se han caracterizado por jugar cerrado, por actuar como facción, incluso haciendo a un lado a quienes dentro de su propio partido no comulgan con sus objetivos o con sus planteamientos personales.

 

El caso de Acción Nacional es claro: si el Frente trabaja para que Ricardo Anaya concrete su aspiración presidencial y todo lo demás pasa a segundo término, no tendrá éxito. Si por ejemplo en Puebla, el Frente Ciudadano y Acción Nacional,  su dirigencia estatal en particular, no se abren a liderazgos que tienen una extraordinaria intención de voto y nivel de conocimiento como el caso de Eduardo Rivera y siguen queriendo jugar cerrado sin abrir espacios, sin permitir la participación de los no incondicionales, pues el PAN también estará ayudando a que el Frente fracase. 

 

Entonces tiene otro reto el Frente, que es evitar fracturas al interior de cada uno de los partidos y tiene el reto de abandonar actitudes autoritarias que han limitado la participación de la totalidad de sus integrantes.

 

Como vemos el Frente Ciudadano tiene enormes desafíos por delante. Si logra salir avante, si logra resolver estos retos, si logra generar una auténtica vía de participación de la ciudadanía que despierta en México, entonces el Frente tiene una extraordinaria oportunidad de aglutinar a un sinfín de mexicanos que no queremos que el PRI se sostenga en el poder y que tampoco queremos que MORENA y Andrés Manuel López Obrador se hagan del control de nuestro país. Esa tercera vía es posible sólo si el Frente está a la altura de sus exigencias históricas.

 

[El autor es regidor del H. Ayuntamiento de Puebla

juan.espina@pueblacapital.gob.mx

@juancespina]


Semblanza

Juan Carlos Espina

Regidor del Ayuntamiento de Puebla, preside la Comisión de Asuntos Metropolitanos (2014, a la fecha). Fue Diputado de la LVIII Legislatura en el Congreso del Estado de Puebla donde presidió la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales. (2010–2013). Fue delegado Estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social en Tlaxcala (2006-2010). Fungió como asesor del Secretario de Gobernación Federal (2004-2005). Ha sido Diputado Federal en la LVII Legislatura (1997-2000). Ocupó el cargo de Presidente del Comité Directivo Estatal en Puebla  (1994 y 2001-2004). Es catedrático de Derecho Parlamentario en  la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (2012 a la fecha). Impartió la cátedra de Derecho y Geopolítica Electoral en  la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (2010-2011). Juan Carlos Espina Von Roehrich es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP). Cursó un diplomado en Doctrina Social. CISAV Querétaro 2013 y un diplomado de Organización de un Partido Político Moderno, en la Fundación Konrad Adenauer. Bonn, Alemania (1995).

Ver más +

Se sabe que José Miguel Jiménez —quien es hermano de la ex diputada federal panista Blanca Jiménez Castillo y esposo de Mónica Lara Chávez, ex directora del Instituto Poblano de la Mujer en el primer tercio del sexenio morenovallista— acompañó su denuncia de un audio que revelaría que su detención y encarcelamiento por ocho meses en el penal de Cholula fue producto de una maquinación política

Encuesta