Martes, 12 de Diciembre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Así, con Mayúsculas… ¡GRACIAS!

Jueves, Septiembre 21, 2017 - 23:47
 
 
   

A todos ellos. Por todas estas razones y por mostrar lo que es México.

A  quien esperó, a quien se aseguró de que todos sus alumnos estuvieran a salvo antes que él, a quien llevó a otro compañero a su casa cuando la ciudad era un caos, a quien organizó la logística en un centro de acopio, a quien se puso el casco y salio en bicicleta y moto para trasladar cosas a los lugares que las necesitaban, a quienes dieron servicios de flete sin costo, a quien puso un multicontacto en la puerta de su casa para que los demás pudiera estar cargando su celular, a quien se la pasó dia y noche en redes sociales organizando apoyo y dando mensajes de animo a los afectados, a quienes llevaron música en vivo o grabada a los centros de acopio y hospitales, a quienes prestaron y regalaron herramienta inclusive el inventario completo de su negocio, a quien llevó comida y agua a los voluntarios de rescate y centros de acopio, a quien llevó las lámparas de sus casas productoras de video para que no pararan las labores de rescate por la noche, a quien vació la alacena de su casa para llevar víveres a quien los necesitaba, a quienes dieron transporte a médicos y rescatistas de forma gratuita, ya fuera en avión, autobús, motocicleta, bici o taxi, a quien dejó de embotellar cerveza para envasar agua, a quien puso a disposición de extraños y conocidos cama y comida caliente, a quien mandó una o cientos de cajas a los centros de acopio, a quienes regalaron combustible para que los autos pudieran seguir circulando o las plantas de luz funcionando, a quien ofreció sus servicios como nutriólogo o estilista,  a cambio de material de curación para enviar a quien le hacia falta, a quien no cobró mensajes y llamadas de celular para que todo el país se mantuviera contactado, a quienes no cobraron comisión en los cajeros automáticos, a quienes, escribieron mensajes de apoyo en los víveres que enviaron a los damnificados, a quienes sacaron toneladas de piedras y tierra para abrir vías y/o rescatar personas, a quienes viajaron desde lejos para ofrecer sus servicios como médicos, enfermeros, arquitectos, ingenieros, o electricistas en las comunidades afectadas, a quienes recibieron comida ara prepararla y poderla llevar lista a quienes la necesitaban, a quienes hicieron impermeables con bolsas de plástico para repartirlas a los voluntarios en las calles, a quienes se la pasaron recogiendo la basura de las calles para evitar que eso afectara traslados y labores de rescate, a quienes sacaron el dinero de su alcancía para poder llevar algo de apoyo a los lugares que lo requerían, a quienes hicieron termos completos de agua, café y atole para dar a quienes llevaban horas trabando sin parar para mejorar la situación, a los estudiantes que se quedaron en la escuela para encontrar a sus compañeros atrapados en los escombros, a quienes pusieron a la venta cosas como pañales y cobijas al costo para que quienes quisieron ayudar pudieran hacerlo más fácilmente, a los médicos de la risa que rápidamente empezaron a visitar albergues y hospitales, a quienes se formaron para hacer “cadenas humanas” y así poder cargar y descargar camiones con ayuda, a quienes fueron traductores de diversos  idiomas, a quienes pusieron a disposición de la gente herramientas digitales para encontrar desaparecidos, mencionar lugares que necesitaban de ayuda u ofrecer rutas de traslado más ágiles y seguras,  a quienes llevaron baños móviles para que los voluntarios pudieran hacer uso de ellos, a quienes recabaron víveres para que a sus vecinos les fuera más fácil poder enviar ayuda, a quienes organizaron eventos para donar el dinero recaudado en las entradas, a quienes repararon autos grúas y hasta bicicletas para que se pudiera seguir ayudando a más personas, a quienes resguardaron a las mascotas que se encontraron sin sus dueños, a quienes pudiendo tomar un descanso prefirieron salir a cargar cajas, llevar medicamentos, levantar escombro, a quienes viendo un país lastimado por la desgracia causada por un desastre natural buscaron y siguen buscando la forma de sanarlo dando lo mejor de sí para demostrar que en este país la gente buena, entregada desinteresada y solidaria es mayoría, a todos ellos mi admiración y un GRACIAS de corazón, por devolver a este país la esperanza y las ganas de seguir adelante sin importar lo difícil que se presente el panorama, porque con su entrega están escribiendo un episodio de héroes en la historia del país y por demostrar con hechos la nobleza del corazón de México.


Semblanza

María de la Fe Torres Parada

Docente universitaria egresada de la licenciatura en Ciencias y técnicas de la comunicación por la UNIVA y maestra en Gestión del talento humano por la  Universidad Panamericana, docente diversas materias en el área de comunicación, con experiencia en periodismo y comunicación organizacional y gubernamental. Crítica, directa, aficionada a la fotografía, fiel creyente de que se puede hacer de México un mejor país y del mundo un mejor lugar para vivir

Ver más +

Se sabe que José Miguel Jiménez —quien es hermano de la ex diputada federal panista Blanca Jiménez Castillo y esposo de Mónica Lara Chávez, ex directora del Instituto Poblano de la Mujer en el primer tercio del sexenio morenovallista— acompañó su denuncia de un audio que revelaría que su detención y encarcelamiento por ocho meses en el penal de Cholula fue producto de una maquinación política

Encuesta