Domingo, 17 de Diciembre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Nos quedamos sin una pequeña dosis de ciencia

Lunes, Septiembre 18, 2017 - 21:46
 
 
   

La muerte de René Drucker. Un investigador excepcional. La importancia de divulgar la ciencia.

México se ha quedado sin un gran divulgador de la ciencia. Y no hablamos más que del doctor René R. Drucker Colín (QPD), quien fue la cita obligada en Neurobiología con las mejores investigaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México, y que de igual forma acercó a la sociedad a conectar la divulgación de la ciencia.

 

Con más de una veintena de premios en su haber, artículos de investigación y además de horas y horas de dosis de ciencia es lo que nos deja el Dr. Rene Drucker.

Sólo basta revisar sus 400 pequeñas dosis de ciencia para saber más de su labor por resumir investigaciones que pueden ser de lo más entretenidas y llevar al lector al apasionado mundo de la ciencia. Y por qué no recordarlo en su incansable labor que  enmarcaban el conocimiento en radio, televisión y en la mayoría de los medios que hasta el día de hoy se comprometen con el conocimiento.

¿Pero por qué es importante la divulgación de la ciencia?

 

En la cotidianeidad de la sociedad, el lenguaje científico y tecnológico es el que brilla por la ausencia, tomando en cuenta que se encuentra inmerso en todas las actividades que se realizan, empezando por el ruido que hace el despertador.

 

Sólo ese sonido es producto de investigación y que es el contacto de un avance tecnológico que en su momento desarrolló un científico o fue la búsqueda de algún principio o fenómeno físico o matemático.

 

Pensemos que no únicamente es el hecho de poder asumir que la tecnología es la búsqueda de la verdad y de la fenomenología de lo que nos rodea; sino la mejor forma de poder mejorar nuestras vidas y, aún más, poder cambiar la historia en encuentros básicos de la información y de lo que significa el entendimiento.

 

Es por ello que la divulgación científica, tiene un contexto importante, porque el saber – conocer y el gusto por el saber, nos contextualiza en una diferente sociedad en la cual se convierte en una sociedad transformadora y que avala el cambio de los usos y costumbres a una lógica con un valor al desarrollo.

 

¿Pero el cambio quién lo hace o quién lo acerca?

 

Naturalmente debe de ser esfuerzo por parte de los investigadores y académicos, quienes en la dinámica de aportar a la sociedad herramientas en su especialidad, es necesario que brinden un porcentaje importante que destaque el valor de brindar en palabras claras y de impacto la investigación.

 

Sin embargo, la gran fortuna de esto es el cambio, la integración a los medios digitales que continuamente dan mejor información a mejores búsquedas y así más que el numero de fuentes del conocimiento son más y mejores.

 

Concluyendo, a seguir en la búsqueda de las pequeñas dosis de ciencia, que son necesarias como esencia de un rico café por la mañana.


Semblanza

Said Robles Casolco

Ver más +

La Corte de los Milagros.

La nueva sede del IEE

El edificio es propiedad de la familia Hanan y se localiza en Boulevard San Felipe a la altura del número 3,600 a un costado de las oficinas del INEGI

Encuesta