Domingo, 22 de Octubre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Seguridad para universitarios poblanos

Miércoles, Septiembre 6, 2017 - 21:13
 
 
   

La obligación del estado de garantizar los derechos fundamentales. Universidades, su resguardo.

La seguridad publica entendida como la garantía que debe brindar el Estado para el libre ejercicio de los derechos de todos los ciudadanos, implica la tarea del estado, para lograr su efectividad real y garantizada. Así pues, la seguridad y el orden público se complementan con la salvaguarda de los derechos humanos, como principal función y razón de ser de la actividad policial, de tal manera que la tutela del orden público no quiebre nunca el necesario respeto a los derechos proclamados por la Constitución.

 

Es así que la noción de seguridad pública refleja aquella parte de la actuación administrativa que consiste en un aseguramiento preventivo o en una realización urgente y sin demora del ejercicio del derecho; y que le corresponde al Estado de modo exclusivo e irrenunciable. La función de seguridad publica supone un verdadero resguardo de los derechos como premisas indispensables de su pleno ejercicio, no se predica con el resultado de acciones específicas, sino como componente final de un proceso colectivo que se conforma con una multiplicidad de acciones. Es el sentimiento de protección jurisdiccional, de garantía jurídica, de proximidad policial, de confiabilidad en las instituciones y en sus responsables.

 

Si bien es cierto que es obligación del Estado proporcionar seguridad pública y derecho de los ciudadanos de gozar de ella, también es cierto, que en nuestra Entidad Federativa el tema de la inseguridad aún no está resulto. La inseguridad se presenta en todos lados, en la capital del estado de Puebla se registran al menos 13 asaltos a transeúntes por día, de los cuales nueve de cada 10 son ejecutados con violencia y los mayores afectados son los estudiantes, además estos han mostrado un incremento del 8.5 por ciento.

 

Los reportes de robo a estudiantes abundan a través de las redes sociales, en algunos casos con videos incluidos donde se muestra la forma del atraco de los delincuentes, así como en la zona donde se ejecutó el ilícito.

 

Sin duda las universidades son un espacio donde los jóvenes pasan largas horas de su vida, en donde, no sólo se aprenden lecciones, sino también experiencias de vida, logros y contrariedades. Por ello, la seguridad se vuelve un factor esencial para que los estudiantes culminen con éxito sus estudios y en futuro próximo sean los profesionistas que México necesita.

En razón de ello, está semana en el Congreso del Estado, como tu voz, exhorté al Gobierno del Estado y al Ayuntamiento para que se gestione y elabore un programa de seguridad para las “Instituciones de Educación Superior”, que tenga como objetivo principal otorgar seguridad para Instituciones de Educación Superior, que abarque el territorio más vulnerable a la delincuencia, el cual deberá ser identificado previamente y con los estudios correspondientes.

 

Programa que deberá contemplar por lo menos las siguientes acciones: capacitación de los cuerpos policíacos para que en el caso de flagrancia logren la detención de los delincuentes y estos puedan ser sancionados; el patrullaje, dentro, fuera y alrededor de las universidades; la instalación de cámaras de vigilancia afuera de las Universidades y en las calles cercanas a las mismas; establecer medios de vinculación con las autoridades de las instituciones educativas; el desarrollo de un manual de seguridad que se difunda en la comunidad universitaria, entre otros. Debiendo en la ejecución del mismo tomar en consideración las peticiones ciudadanas y vecinales.


Semblanza

Pablo Fernández del Campo

Es actualmente diputado local; fue presidente del Comité Directivo Estatal del PRI y ha sido candidato a diputado federal. Es abogado y maestro, y últimamente se ha especializado en temas urbanos y metropolitanos.

Ver más +

No lo cuente en voz alta pero la posible aspirante de Morena a la presidencia municipal de Puebla es una activista egresada de la escuela de Derecho de la Universidad Iberoamericana, de 46 años de edad, con nexos y vínculos familiares muy arraigados a la Angelópolis.

Encuesta