Lunes, 23 de Octubre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



El ser profesor, el aterno aprendiz

Viernes, Agosto 25, 2017 - 12:24
 
 
   

La actitud de aprender es lo propio del profesor. Alto sentido de compromiso lo que mueve y conmueve

El ser profesor en México siempre ha representado un verdadero reto por muchos motivos, sin embargo, hoy en este texto breve quisiera referirme a su condición de eterno aprendiz. ¿Por qué aprendiz y por qué eterno? ¿Por qué fases atraviesa? ¿Por qué lo hacen? Tres cuestionamientos cuyas respuestas me ayudarán para organizar lo que quiero compartir en esta ocasión.

Para alguien que se forma como profesor, en especial de formación inicial, el hecho de “concluir“ una licenciatura, es solo un hecho administrativo que le posibilita el ser considerado un profesionista a quien se le puede asignar la tarea de “enseñar” a otros y de recibir una retribución económica por esto; lejos de representar el punto culminante de su preparación profesional, justo resulta lo contrario y se constituye como la base que lo catapulta en una búsqueda permanente e intensa de conocimiento y saberes. Virtuosamente, un profesor se caracteriza por ser quien permanentemente aprende y no por quien enseña.

Mucho habría que decir sobre la formación inicial que reciben, sin embargo, aquí lo que se quiere resaltar es esa otra formación en la que desarrollan gran parte de su vida no solo profesional sino personal también; me refiero a la formación continua, a esa formación que se incorpora como parte integral de la vida de quien es profesor. Adquisición permanente de libros y materiales educativos, así como la asistencia a cursos, talleres, diplomados y posgrados, casi siempre en fines de semana o vacaciones, dan cuenta de esto. Es en este tipo de formación en el que se nota lo que afirmaba Pablo Latapí en cuanto a la selectividad que ejercen los profesores en cuanto a lo que aprenden.

Las razones por las que lo hacen podrán ser muchas e incluso representar un misterio, sin embargo, lo que hace pensar, es en la existencia de un alto sentido de compromiso y responsabilidad por parte de los profesores para con su actividad y desde luego para con los beneficiarios directos de su fundamental labor educativa; sin compromiso ni responsabilidad asumida de esta forma, resulta difícil comprender los motivos que impulsan a una persona a vivir de esa manera una profesión que además de imponer condiciones desfavorables para cumplir su tarea, se encuentra tan desvalorizada en el contexto social.

Que conste que ni siquiera he mencionado el tiempo adicional de circundocencia que exige el tiempo invertido frente a grupo; es decir, el preparar la clase, elaborar materiales, revisar tareas, evaluar exámenes o actividades, son actividades asociadas a pararse frente a un grupo de estudiantes y acompañarlos en su afán de aprender. Mucho menos se está haciendo mención de los tiempos que utilizan en el traslado a los lugares en donde desarrollan su práctica educativa.

Que conste que no se hace mención a las exigencias de conocimiento y saberes propios de otros profesionistas especialistas, como la sicología, neurociencias, idiomas, sociología, artes… y además de poseer inteligencia emocional y alta resistencia a la frustración y a la descalificación.

No hablo de un profesor idealizado, hablo del profesor que viene a mi mente cuando me remito a quienes he tenido la oportunidad de conocer a lo largo de mi caminar en diferentes partes de este país; muchos de ellos como estudiantes de posgrado otros tantos no, pero todos siempre en su dimensión personal.

El autor es profesor de la Universidad Iberoamericana Puebla.

Este texto se encuentra en: http://circulodeescritores.blogspot.com

Sus comentarios son bienvenidos


Semblanza

José Guadalupe Sánchez Aviña

Doctor en Educación, Maestro en Investigación Educativa y Licenciado en Sociología; actualmente Coordinador de las Maestrías en Educación en la Universidad Iberoamericana Puebla. Su línea de investigación es la formación de investigadores educativos.

Ver más +

De acuerdo con la fuente, López Obrador no habría descartado a Enrique Cárdenas como posible candidato de Morena a la gubernatura de Puebla, sino que prefería tenerlo como integrante de su gabinete

Encuesta