Domingo, 22 de Octubre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



El Frente Amplio Democrático, más dudas que certezas

Jueves, Agosto 10, 2017 - 00:05
 
 
   

PAN y PRD se suman a un diseño que fragmente a MORENA. El PRI podría favorecerlo también.

Conforme el tiempo avanza, la conformación del Frente Amplio Democrático (FAD), para algunos, o Frente Amplio Opositor (FAO), para otros, provoca más dudas que certezas. Veamos algunas de esas interrogantes: ¿El PAN compitiendo solo, puede ganar la Presidencia de la República? No, podría relegarse incluso a un lejano tercer lugar. ¿El PRD compitiendo solo puede ganar la Presidencia de la República? No, carece de candidato propio; es más, podría perder su registro. ¿En el PAN y en el PRD ven al PRI como su contendiente? No, ven a Andrés Manuel López Obrador. ¿En el PAN y el PRD ven a un gobierno del PRI como peligro de sus intereses? No, al PRI lo ven como su socio, al que ven como peligro de sus intereses es a un gobierno encabezado por López Obrador.

 

¿Qué pasa entonces? Se trata de una ruta definida por las direcciones partidarias del PAN y del PRD. Se alían para poder mantener mejores condiciones electorales y el acceso a puestos de poder. Esa es la condición que existe y de ahí a esta iniciativa se agregan personajes que siempre han influido en la política nacional, que siempre han tenido opiniones, pero que ya no encuentran cabida en ningún lado, y que por eso se suman como personalidades sin partido a ese propósito de alianza, sin importar que se llame FAD o FAO.

 

Debemos tener claro que el FAD no es una cuestión ciudadana, se trata de una cuestión estrictamente de alianzas partidarias. Un partido que se reivindica de izquierda todavía, el PRD, por lo menos en sus documentos básicos que son impecables, lo que no está avalado por su práctica política; el otro, el PAN que se ubica en la derecha del espectro político y que en dos ocasiones ha ganado la Presidencia de la República.

 

Surge una pregunta: ¿Qué van a hacer con los temas verdaderamente complicados, con las posiciones que son banderas políticas de uno y otro partido? ¿Cómo las resolverán? ¿Simplemente las ignorarán o harán que no ven o no escuchan? ¿De verdad el PAN aceptaría la interrupción voluntaria del embarazo, el matrimonio entre personas del mismo sexo o el consumo recreativo de la mariguana? ¿En verdad el PRD cedería en la laicidad del Estado, aceptaría la educación religiosa?

 

Más allá de estas diferencias incómodas, la amalgama que une a las direcciones partidarias del PAN y del PRD es su temor al triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones del próximo año. Ese es su verdadero temor, que con la llegada de un gobierno federal que no tenga como estrategia las componendas desaparezca el nicho de impunidad del que han gozado.

 

Paradójicamente, las verdaderas posibilidades de construcción del FAD se encuentran fuera del ámbito de estos dos partidos. La decisión final está en el PRI y en las conveniencias tácticas que para este partido represente. Si el PRI valora que un frente de esta naturaleza le favorece a dividir o quitar votos a Andrés Manuel López Obrador permitirán su conformación; si por el contrario, el FAD no es útil a sus objetivos, accionarán los resortes que el gobierno tiene contra el PAN y el PRD y esta propuesta no llegará a la orilla. XXX TWITTER: @MBarbosaMX


Semblanza

Miguel Barbosa Huerta

Senador de la República, vice coordinador del grupo parlamentario PT-Morena

Ver más +

No lo cuente en voz alta pero la posible aspirante de Morena a la presidencia municipal de Puebla es una activista egresada de la escuela de Derecho de la Universidad Iberoamericana, de 46 años de edad, con nexos y vínculos familiares muy arraigados a la Angelópolis.

Encuesta