Jueves, 19 de Julio de 2018     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Carece nuevo modelo educativo de bases científicas y técnicas

Jueves, Agosto 10, 2017 - 20:02
 
 
   

Deficiencias lógicas, epistemológicas y pedagógicas de la noción "aprender a aprender".

El presente análisis tiene afán totalmente respetuoso y constructivo, y por tanto, obligadamente posee soporte científico y técnico:

De principio, en las 216 páginas del Nuevo Modelo Educativo de la SEP federal, en ninguna de sus partes aparecen dos imprescindibles soportes de naturaleza científica y técnica. ¿Cuáles son?:

Primero: Carece de las definiciones real y nominal de esa especie de pleonasmo –uso innecesario de palabras- que se ha dado en llamar al “concepto” “aprender a aprender”.

Segundo: El entrecomillado concreto del columnista a la palabra “concepto”, implica que ni etimológica ni gramaticalmente hay un término que como tal defina “aprender a aprender”.

Entonces, si ni lo uno ni lo otro hay, el nuevo modelo “educativo” incurre en un error subsecuente: tampoco define qué es educar, y entonces, éste resulta más bien anti-educativo.

¿Por qué anti-educativo? Porque omite lo fundamental: definir qué es educar.

Si partiera de la definición de lo que es educar, entonces forzosamente asumiría que este vocablo deriva del verbo grecolatino ex ducere, donde “ex”, significa sacar y/o extraer lo mejor de cada uno, de cada persona, de cada alumno.

¿Qué es lo mejor de cada alumno? Desde luego, su potencial intelectual y sus capacidades operativas individuales.

O sea que en esas circunstancias, en términos legales y prácticos, jurídica y pedagógicamente el “modelo” carece de lo que ordena el 3° Constitucional:

“La educación que imparta el Estado tenderá a desarrollar armónicamente, todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la Patria, el respeto a los derechos humanos y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia”.

Es este el ordenamiento global-integral que establece el 3° Constitucional, y que –se insiste- el nuevo Modelo “Educativo” omite.

Así, en términos prácticos y desde los puntos de vista psicológico, lógico y gnoseológico, otro de los graves errores en que incurre “aprender a aprender”, radica en que además omite o se salta el fenómeno psicológico previo al aprender: o sea, el “aprehender”.

¿Qué significa aprehender? Transitar de las formas externas de todo lo existente, para ir a su esencia oculta, y extraerla. Es decir, extraer lo que no es visible; lo que no captan los sentidos externos y que sólo lo capta la inteligencia, con el soporte de los sentidos externos e internos.

¿Cuál es esa esencia? Se subraya: lo que no captan los sentidos externos; lo que no es visible ni palpable para los sentidos externos. Lo que solamente es inteligible, con la aplicación y ayuda de ambos: de los sentidos externos e internos.

Esto no lo logra “aprender a aprender”, porque de inicio omite la operación psicológico-intelectual llamada APREHENDER –con H intermedia-.

¿Qué diferencia hay entre APREHENDER y APRENDER?

Mientras la primera significa el acto por el cual la inteligencia extrae –abstrae- la esencia oculta por las formas externas de todo lo existente –sea material o inmaterial, visible o no visible, aprender implica reforzar y conservar aquello que la mente o el intelecto aprehendió y por tanto entendió previamente.

Sí, justo el procedimiento que Albert Einstein siguió para transitar de las manifestaciones externas de los fenómenos físico-lógico-matemáticos –de la fórmula de la energía-, para seguir con el descubrimiento de la energía atómica –invisible-; seguir con su Teoría de la Relatividad –también invisible-, y finalmente llegar a su Teoría del Todo Unificado –también invisible-.

Eso Albert Einstein no lo hubiera logrado con “aprender-aprender”.

OMITE “APRENDER A APRENDER” LAS OPERACIONES FUNCIONALES DE LA INTELIGENCIA

“Aprender a aprender” omite de inicio las operaciones funcionales de la inteligencia humana, justo de las que científicamente se ocupan la Psicología, la Lógica y la Gnoseología –Teoría del Conocimiento-.

Lo anterior se confirma en una de las tantas pretendidas “definiciones” de “aprender a aprender”, entre las que destaca la siguiente:

“Aprender a aprender supone (¿supone?) disponer de habilidades para iniciarse en el aprendizaje y ser capaz de continuar aprendiendo de manera cada vez más eficaz y autónoma de acuerdo a los propios objetivos y necesidades”.

Como se notará, esta “definición” omite precisar a qué “habilidades” (intelectuales) se refiere, y al mismo tiempo, omite cuáles son los fenómenos psicológicos, lógicos y gnoseológicos que se requiere activar –y de los que el educando debe estar consciente-, para primero aprehender y enseguida aprender.

Se trata de ausencias y carencias graves que la SEP federal debe corregir, antes de que el sistema siga generando los pésimos resultados que a continuación citamos, y que mantienen al país en el subdesarrollo.

ASÍ COMO ESTÁ, “APRENDER A APRENDER” NO RESOLVERÁ EL PROBLEMA EDUCATIVO

Así entonces y sólo desde lo psicológico-intelectual, el “aprender a aprender” no tiene con qué para propiciar la ejercitación y desarrollo de las tres operaciones de la inteligencia “del ser humano” (ni siquiera la primera de las tres intelectuales).

Justo debido a tales ausencias, es que de acuerdo al estudio denominado “Habilidades lingüísticas de los estudiantes de primer ingreso a instituciones de educación superior”, practicado por la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), ésta se encontró con el siguiente “drama” educativo a nivel universitario:

“Los jóvenes llegan a la universidad sin comprender lo que leen”.

Explica el documento que “…al ingresar a la universidad no se domina el Español, y esto los incapacita para entender lo que leen; no pueden redactar un texto con coherencia, y no logran abstracción intelectual, ni éxito en el estudio”.

El análisis contiene éstos datos:

De acuerdo con la ANUIES, el estudio fue aplicado a más de 4 mil 500 jóvenes de primer ingreso de once instituciones: siete públicas (UNAM, Autónoma Metropolitana, Pedagógica Nacional, Escuela Nacional de Antropología e Historia, Centro de Investigación y Docencia Económicas, Instituto Nacional de Bellas Artes y el Tecnológico de Estudios Superiores de Ecatepec), y cuatro privadas: Instituto Tecnológico Autónomo de México y las universidades Iberoamericana, Anáhuac e Intercontinental.

En consecuencia y en función de lo esencial del 3° Constitucional, a lo más que se acerca la frase “aprender a aprender”, es a intentar y suponer un aprendizaje autodidacta, cosa por demás sin bases en un sistema educativo cuya premisa jurídico-psicológica ordena propiciar “…el desarrollo armónico de todas las facultades del ser humano”.

Y esto porque por sí mismo “aprender a aprender” –se subraya- carece de bases psicológicas, lógicas, gnoseológicas y pedagógicas para lograr “el desarrollo armónico de todas las facultades del ser humano” que establece la Constitución.

Quien guste y quiera con bases psicológicas, lógicas, gnoseológicas y pedagógicas confirmar o cuestionar lo aquí señalado, puede acceder al Nuevo Modelo Educativo con sus 216 páginas, en el siguiente link: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/198738/Modelo_Educativo_para_la_Educacio_n_Obligatoria.pdf


Semblanza

Germán Benítez M.

Ver más +

En el vecino estado de Veracruz están siendo denunciados por el Órgano de FiscalIzación Superior (Orfis) varios funcionarios de la gestión del gobernador Javier Duarte de Ochoa, entre ellos el actual diputado federal Alberto Silva Ramos, quien se desempeñó como coordinador de Comunicación Social.

Encuesta