Martes, 12 de Diciembre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Franklin, ¿desastre después del desastre?

Miércoles, Agosto 9, 2017 - 07:40
 
 
   

Aunque existen protocolos, éstos suelen no seguirse por parte de autoridades de todos los niveles.

 

 

Este martes, la Secretaría de Gobernación se dirigió al país para calmar a la población respecto a que no hay riesgos importantes, principalmente en Puebla y Veracruz, como consecuencia de la segunda llegada del Huracán Franklin a las costas del Golfo de México.

 

Parte de lo que comunicó Segob fue que las autoridades están alineadas para proteger a los ciudadanos y para cumplir con los protocolos establecidos por Protección Civil. Habló especialmente de proteger a los habitantes de la Sierra Norte de Puebla y dijo que se han tomado todas las medidas para cuidar y en su caso, resarcir daños que el huracán pueda causar.

 

Ya hemos visto esto cada temporada de huracanes.

 

En septiembre de  2013, el presidente Enrique Peña Nieto visitó Coyula de Benítez, Guerrero. La promesa presidencial, días después de que el Huracán Manuel tocara costas guerrerenses, fue que los afectados vivirían no igual, sino mucho mejor que como habían vivido antes de ser afectados.

 

En agosto de 2016, el huracán más mortífero de las últimas décadas tocó la Sierra Norte de Puebla, dejando poblados completos destruidos. Hoy, más de un año después, Puebla sigue esperando que se cumplan los pagos del Fondo de Desastres Naturales, el mismo que la Secretaría de Gobernación dijo ayer que se puede ocupar para resarcir los daños.

 

México es un país de huracanes.

 

En 2013, Sedesol invirtió fondos para que un grupo de académicos de diversas y reconocidas instituciones educativas, incluyendo Stanford, Universidad de Minnesota, el Colegio de México, la Universidad Iberoamericana Santa Fe, UPAEP, dieran cuenta de cuánto, y a través de qué mecanismos, los huracanes afectan el desarrollo del país.

 

Por medio de este proyecto, que es de todos pues se pagó con recursos públicos, hoy puedo pronosticar que este año, al menos una región de México será afectada por huracanes, causando muertes, impactos económicos y sociales de diversos tipos. También se puede pronosticar que este daño no será resarcido, causando daños de corto, mediano y largo plazo a mexicanos vulnerables.

 

¿Cómo pasa esto? De muchas maneras. Una principal es que, en el ciclo de protección antes de los desastres, es decir de enero a junio, México no hace ninguna acción que permita proteger a los habitantes de regiones que sabemos que con frecuencia son impactadas. Otra es que después de las fotos, el gobierno se ausenta, dejando a las regiones en el olvido. Esto incluye a gobiernos de todos los niveles, de todos los colores.

 

El desastre es ocasión para lucrar políticamente e incluso económicamente, lo mismo en el Guerrero perredista, que en el Puebla panista, que a través de gobiernos federales ejercidos por priístas.

 

Las leyes de protección civil en México señalan una serie de acciones antes, durante y después de las tormentas. Por ejemplo, contemplan la necesidad de que en el día después de la tormenta, la población reciba atención psicológica. Contemplan que se abran fuentes de trabajo, y se reconstruya la infraestructura, fortaleciendo el tejido social. Pero el día posterior a la tormenta hace ver lo peor de esta sociedad afectada, rapiña, falta de solidaridad y muchas fotos de políticos.

 

Otro mecanismo tiene que ver con los protocolos. Es aparente que un funcionario de protección civil, donde los haya, pega un post it en la puerta de su oficina antes de salir corriendo, y la población tiene que acudir a ver el post it. De otro modo no se entiende que cuando Manuel llegó a costas guerrerenses, Acapulco registraba ocupación cercana al 100%, y se tenía noticia varios días antes de la tormenta.

 

Dos acciones inmediatas podrían ser realizadas antes de que Franklin toque nuevamente las costas mexicanas. Que Segob y Hacienda hagan llegar  el Fonden a Puebla, para ayudar a las víctimas de Tlaola y Huauchinango. Que Sedesol fomente que el mencionado grupo de investigación pueda terminar su informe. Seguir recomendaciones de política pública basadas en ciencia pudiera ser ya mucho pedir.


Semblanza

Juan Enrique Huerta Wong

Soy profesor de Estrategia en Posgrados UPAEP. Soy miembro del consejo permanente del Programa de Movilidad Social, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, y del Sistema Nacional de Investigadores. Soy consultor para organismos internacionales y nacionales interesados en el desarrollo. Pienso global, y actúo en Puebla y el Sur de México. Creo que el indicador global del desarrollo de una sociedad es la probabilidad de que sus habitantes experimenten movilidad social.

Ver más +

Se sabe que José Miguel Jiménez —quien es hermano de la ex diputada federal panista Blanca Jiménez Castillo y esposo de Mónica Lara Chávez, ex directora del Instituto Poblano de la Mujer en el primer tercio del sexenio morenovallista— acompañó su denuncia de un audio que revelaría que su detención y encarcelamiento por ocho meses en el penal de Cholula fue producto de una maquinación política

Encuesta