Viernes, 22 de Septiembre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Desgracia no es "gaje del oficio"

Domingo, Julio 16, 2017 - 23:45
 
 
   

Corrupción e inmoralidad. Minimización de Ruiz Esparza. Justo reclamo de la familia y de la gente.

¿Cómo habrá dormido Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes después de conocer que un padre y su hijo murieron de entre 90 a 120 minutos dentro del hoyo de 5 metros de profundidad que apareció en el Paso Exprés de Morelos?

 

Por sus últimas declaraciones a la prensa: "Si hay responsabilidad, mi trabajo es afrontarla con gusto", parecería que minimizó lo sucedido esta semana. No sé si es colmillo o descaro pero la manera en que ha asumido esta crisis ha sido poco ortodoxa. 

 

En cualquier otro país donde existe respeto a la vida humana, las omisiones o negligencias en el servicio público se pagan con el despido y una investigación rigurosa que concluye casi siempre en procesos penales efectivos sobre los directamente involucrados en las tragedias.

 

Sin embargo, una vez más aplica la expresión ¡Estamos en México y aquí nunca pasa nada!. Los "juicios anticipados" que no quiso hacer el presidente Enrique Peña Nieto sobre los responsables de una obra mal hecha, mantienen a salvo la cabeza de Ruiz Esparza.

 

Insisto, en otro país, el señor secretario no solo hubiera sido removido sino enfrentado un proceso judicial sobre los criterios que llevaron a entregar la obra a un grupo empresarial incompetente y cuestionado. 

 

Ruiz Esparza dijo que las decisiones y los riesgos son gajes del oficio, de tal manera que continuará en la SCT hasta que sus superiores le indiquen lo contrario. ¡Enorme descaro!

 

Sobre su espalda carga dos muertes y ni con el apoyo presidencial podrá salir de este "socavón moral", porque una desgracia que pudo prevenirse no es "gaje del oficio". Si el secretario no tiene control sobre sus delegados su salida ni siquiera debería estar a discusión.

 

¿Cómo es posible que las labores de rescate hayan tardado ocho horas? Otro punto cuestionable que indigna a la familia y a cientos de ciudadanos que han tachado de negligente al funcionario y a su equipo de trabajo. No solo es legítima sino justa la exigencia de los deudos al pago de una indemnización por parte de la constructora y del gobierno federal.

 

Uno de los grandes problemas del país es la corrupción en la obra pública. Es la mina de oro de funcionarios y constructores mezquinos que son capaces de malbaratar materiales e inflar costos a sabiendas de que la vida de miles de personas corren riesgos.

 

No puede existir deslinde de responsabilidades porque es evidente que la SCT tiene la obligación de revisar las licitaciones públicas. Los gobiernos han permitido que las obras sean manipuladas o ejecutadas sin altos controles de calidad. Inverosímil que las constructoras no midan los riesgos de las inundaciones.

 

El socavón del Paso Exprés es la tumba de Ruiz Esparza y sus 48 años en el servicio público. Aristóteles Núñez, ex jefe del SAT escribió en su cuenta de twitter: "Secretario Gerardo Ruiz Esparza, no es un socavón no es la lluvia. Es negligencia y corrupción. Deje de hacerle daño al país. Renuncie".

 

Si el secretario federal muestra un poco de vergüenza, en los próximos días su renuncia deberá estar firmada sobre el escritorio del Presidente de la República, a menos que Enrique Peña Nieto quiera llegar con un costo político adicional a la elección del 2018.

 

Mi cuenta en twitter @estradapaty 


Semblanza

Patricia Estrada

Directora de noticias y conductora del noticiero de La Tropical Caliente 102.1 FM Ex reportera de Ultranoticias, Radio Oro, Radio Tribuna y Momento Diario. Aprendizaje permanente del año 2001 a la fecha; egresada en Ciencias de la Comunicación UPAEP.

Ver más +

La Corte de los Milagros.

#DóndeAyudoPue

Hoy quiero utilizar este espacio presentar una iniciativa cuyo propósito es encausar la enorme respuesta de cientos de voluntarios y ciudadanos que desean ayudar a los miles de damnificados por el sismo del pasado martes, algunos de los cuales se quedaron absolutamente sin nada.

Encuesta