Lunes, 11 de Diciembre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Diez de mayo muestra de formación integral en la escuela

Viernes, Mayo 12, 2017 - 07:03
 
 
   

Familia y escuela, instancias formadoras de seres humanos. Educación, responsabilidad social

Justo hace un año, expresaba a través de una red social lo siguiente: “Hoy 10 de mayo de 2016, de camino a la Ibero y ensimismado, ocupado de las ausencias personales, llaman mi atención jóvenes y niños ataviados con ropa típica mexicana, muchos… ¡claro! hoy es el festival del día de las Madres, de inmediato me remonto a ese pasado en el que en la escuela preparábamos con entusiasmo y nerviosismo este día, ya porque la manualidad que entregaríamos estuviera lista y perfecta, ya porque los pasos del bailable no desaparecieran de nuestra mente a mitad del improvisado escenario; experiencia ésta que se encarna y que junto con otras, nos construye, haciéndonos personas de un tiempo y de un espacio específicos y no de otros cualquiera. Dos presencias sociales, dos presencias personales, la escuela y la figura materna, se confabulan para dar sentido a cada persona y a cada sociedad que emanan de esta amalgama virtuosa.”; hoy en medio de discusiones sobre la pertinencia de que las escuelas se ocupen de formar, de expresiones incluso de algunos profesores que reclaman que el alumno debe ir formado de la casa pues la escuela es para enseñar otras cosas… continúa firme en mi cabeza, que la escuela y la familia no pueden ser concebidas de manera separada sino como dos componentes centrales de los múltiples que actúan en la construcción de esas personas humanas o no que llegamos a Ser.

En el camino en ocasiones somos “rescatados” por la escuela, en otras por la familia y en muchas más por ambas, instancias que sin pretenderlo deliberadamente, aunque deberían, actúan de manera complementaria. Aun reconociendo que cada una actúa en ámbitos distintos, concebir una escuela desprovista de este impacto formativo en los sujetos que asisten a ella es inaceptable.

Ambos grupos, junto con otros como el de los pares, contribuyen a conformar a ese individuo que en su relación con otros da sentido a la sociedad en la que interactúa. Si el origen de la acción de la escuela y su destino se reconocen en la dimensión social, entonces resulta básico el entender que la formación de las personas resulta una tarea que nos involucra a todos y en todos los aspectos. La educación se convierte en responsabilidad social y no de unos cuantos asalariados que realizan sus tareas laborales en ese ámbito. Dentro y fuera de la escuela.

Así como el 10 de mayo y las actividades derivadas de esta fecha, existen otras oportunidades de hacer “fiesta”, de reunirnos, de interactuar, de hacer comunidad, como factor vital de resistencia ante los embates de la desgracia que caracteriza hoy a nuestras sociedades y que insistentemente pretende arrebatarnos hasta el último vestigio de esperanza.

El autor es profesor de la Universidad Iberoamericana Puebla.

Este texto se encuentra en: http://circulodeescritores.blogspot.com

Sus comentarios son bienvenidos


Semblanza

José Guadalupe Sánchez Aviña

Doctor en Educación, Maestro en Investigación Educativa y Licenciado en Sociología; actualmente Coordinador de las Maestrías en Educación en la Universidad Iberoamericana Puebla. Su línea de investigación es la formación de investigadores educativos.

Ver más +

Quienes aún no terminan de zanjar sus mutuos enconos y diferencias para ponerse de acuerdo sobre cómo se repartirán las diferentes candidaturas del PAN en la entidad poblana son Ricardo Anaya Cortés y Rafael Moreno Valle.

Encuesta