Jueves, 25 de Mayo de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



El populismo criminal…

Jueves, Abril 20, 2017 - 07:05
 
 
   

Estertores del chavismo venezolano. Escuadrones paramilitares. Cuba: una sociedad secreta

El miércoles, la ciudadanía se volcó a las calles de Caracas y otros lugares de Venezuela, para protestar contra el gobierno chavista que encabeza Nicolás Maduro. En la víspera, Nicolás forzó el posicionamiento de ‘unidad’ en torno a él por parte de las Fuerzas Armadas, cuando es sabido que existen profundas diferencias entre las filas de formación castrense y la élite chavista, parte de la cual ha sido ascendida en el Ejército, Seguridad, Inteligencia y lo que podemos llamar: policía secreta. En lo que más bien pareció un disparate, Maduro dio a conocer la desarticulación de un supuesto complot militar en su contra y la detención de los presuntos responsables. No se percató que echaba por tierra la ‘unidad’ que antes se había pregonado…

El colmo tuvo lugar cuando Nicolás Maduro sostuvo que se dotarían de armas a civiles chavistas para ‘defender’ a una ‘Revolución’ que para el propio Simón Bolívar sería una vergüenza. Pocas veces se puede ver actuar a un gobernante con tanto cinismo: dentro y fuera de Venezuela se entendió que se abría la puerta a masacrar con total impunidad a la ciudadanía descontenta…

“El rostro de Caín…”

La protesta del miércoles fue histórica por la gente y por el rostro criminal mostrado por el populismo chavista. Desde el principio se notó que la participación ciudadana iba a ser apabullante. Las fotos hablan por sí mismas, mientras en el ámbito internacional varios gobiernos pedían a Maduro respetar la vida de los manifestantes. Fue inútil. Escuadrones de chavistas, empezando por los llamados: ‘colectivos’, atacaron frontalmente a la gente con lujo de violencia. Ninguna autoridad intervino para cumplir con su obligación: garantizar la integridad y seguridad ciudadana. El saldo fue de por lo menos dos muertos, una cantidad ingente de heridos y alrededor de 400 detenidos…

Enfrentarse armado a otro en igualdad de circunstancias, es válido. No fue lo que se vio en Caracas ni en otras poblaciones. Los ‘valientes bolivarianos’ arremetieron contra ciudadanos indefensos, los persiguieron, los golpearon y robaron sus pertenencias. Hay evidencias de disparos directos de paramilitares que, por el hecho de no ser autoridades oficiales, cometieron varios delitos. Por increíble que parezca, Nicolás Maduro culpó a los propios venezolanos descontentos de lo que sus ‘guardias pretorianas’ les hicieron. ¿Perdón? ¿El Presidente-dictador justificando los hechos sangrientos? Fue demencial…

“Un ajuste de cuentas…”

Esta semana, la crisis venezolana entró en una fase decisiva para determinar si cae el régimen chavista o se prolonga, cerrándose al exterior en un tipo de dictadura similar a la instalada por Fidel Castro en Cuba. Tres caminos se abren para el país: el castrismo, la democracia participativa o una dictadura militar (previo ajuste de cuentas con la cúpula chavista y la élite opositora). Dos factores serán esenciales: la posición que asuma la comunidad internacional a partir de ahora (gobierno, OEA, MERCOSUR, ONU) y la unidad y decisiones que adopten los líderes ciudadanos y opositores…

Los síntomas indican que presenciamos los estertores del chavismo, lo que no quiere decir que vaya a caer fácilmente. Como los animales salvajes, que se vuelven más peligrosos cuando son heridos de muerte, es posible que ahora Nicolás Maduro, Tareck al Aissami, Diosdado Cabello y Padrino López, sean más peligrosos que nunca…

“El oficio de hombre es difícil…”

No creo que baste con reactivar la Carta Democrática en la OEA, ni las presiones del MERCOSUR en el mismo sentido. El miércoles fue evidente que se requerirá mayor firmeza que los pronunciamientos. Estamos hablando de un populismo criminal, que intenta aprovechar la coyuntura geopolítica de EEUU y Trump enfrascados en el forcejeo con Rusia por Medio Oriente y Corea del Norte. El escenario global es de una fragmentación extremadamente peligrosa. Hay que ver las incursiones de bombarderos rusos frente a Alaska, aunque en aguas internacionales…

El año pasado, el intelectual Enrique Krauze dijo algo que bien vale para Maduro y el chavismo: ‘A los tiranos no se les apacigua. A los tiranos se les enfrenta’. El miércoles, una vez más, los ciudadanos venezolanos enfrentaron pacíficamente a la violencia de la dictadura. Pese a todo, convocaron a una nueva marcha. Están escribiendo una página muy difícil de su historia porque, como dice George Simenon en ‘La nieve estaba sucia’, ‘el oficio de hombre es difícil’. El de héroe, también. Varones y mujeres han emprendido en Venezuela una tarea que parece una locura: ser hombres y héroes a la par…

Por duro que sea el temporal, no deben olvidar lo que también dice Albert Camus en ‘El primer hombre’: “Y entonces comprendí que ser hombre era bueno”…

“El sendero secreto…”

Enrique Hernández Armenteros vivía en el barrio ‘La Hata’, en Guanabacoa (La Habana). Se le conocía como ‘Enriquito’ o ‘Tata Nganga’. Era el ‘sacerdote mayor’ de la santería cubana. Entre los santeros, sus ‘sacerdotes’ son llamados: ‘Babalawos’. Eso era ‘Enriquito’. Simbolizaba la práctica de las cuatro principales cultos africanos traídos a la Isla, con preeminencia del ‘Palo Monte’ (surgido en el Congo). Ante todo, ‘Enriquito’ era un ‘palero’…

Pero había algo más. ‘Enriquito’ era miembro de la sociedad secreta Abakúa o Ñañiguismo, que articula a la red de santeros que durante décadas han servido al castrismo, al grado de constituir un fuerte entramado de espías. Además de informar al aparato de inteligencia, se encargan de posicionar en la mentalidad cubana el afecto o el temor por el régimen. En los Abakúa no aceptan a las mujeres. Es una organización secreta masculina…

Cuando el malogrado Fidel Castro conoció al también difunto Hugo Chávez, le ofreció la ‘protección’ de los ‘babalawos’, que le mantendrían a salvo de las acciones de sus enemigos. Así fue como los ‘babalawos’ llegaron a Caracas y tendieron redes entre la cúpula chavista, las instancias policíacas y de seguridad, el aparato de inteligencia, parte de la élite castrense y, sobre todo, entre el chavismo de los barrios pobres, de donde han salido los ‘colectivos’ que han estado agrediendo a los opositores, a los grupos ciudadanos descontentos y hasta a la Iglesia católica…

En Venezuela, la santería se ha fusionado con la Inteligencia al modo de una red de espías. Sirven al chavismo pero su función más importante fue informar a Fidel y, ahora, a Raúl, sobre lo que acontece para garantizar el control castrista en el país…

Hugo Chávez se obsesionó tanto que encabezó la exhumación de los restos de Simón Bolívar, recurriendo al ritual secreto de los ‘babalawos’. La ceremonia se transmitió en la televisión. Por esa vía, Nicolás Maduro se adentró en la santería…

El 22 de marzo pasado, Enrique Hernández Armenteros, murió a los 99 años de edad. El deceso de ‘Enriquito’ trajo consigo una lucha por el poder al interior de los Abakúa y muchas piezas quedaron sueltas, lo que cambió el equilibrio de fuerzas. Las fisuras del forcejo en Cuba han impactado a la santería al interior del chavismo, lo que contribuye al debilitamiento de Maduro. Los ‘babalawos’ ya no le garantizan estar a salvo de sus adversarios. Muchas veces la violencia puede ser señal de debilidad y de temor. De ese temor que tiende a convertirse en terror por la posibilidad de perder el poder. Eso fue lo que se vio el miércoles en Venezuela: el populismo criminal, el rostro de Caín que se ceba en su hermano…

En la hora decisiva, es posible que las fuerzas falten y las piernas flaqueen. Es comprensible, pero hay que luchar aún en el abandono con tal de no caer en la desesperanza. En la recta final de la novela ‘La historia sin fin’ de Michael Ende, hay una escena donde Gmork dice al niño Atreyu: ‘Un hombre sin esperanzas es fácil de controlar’. Venezuela necesita bregar con esa esperanza que se asienta en la nobleza del corazón…

Hasta entonces…

Comentarios: confinespoliticos@yahoo.com


Semblanza

Juan de Dios Andrade

Politólogo. Analista político y asesor. Especializado en historia y política mexicana, geopolítica y geoestrategia, Historia de las ideas políticas, teoría política y análisis de escenarios del poder. Autor de la columna Confines Políticos.

Ver más +

El presidente municipal de Palmar de Bravo, Pedro Morales Ugalde, debe ser un personaje muy influyente, pues a pesar de las enormes evidencias que lo vinculan con las mafias dedicadas al robo de combustible, éste sigue en su cargo sin que ninguna autoridad local lo moleste o investigue por sus nexos con la delincuencia organizada.

Encuesta