Jueves, 17 de Agosto de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



El fogueo de López Obrador

Domingo, Marzo 19, 2017 - 11:04
 
 
   

Una andanada de alto calado vomitando lumbre para desprestigiar y anular al dirigente de MORENA.

El episodio bélico  mediático  que acabamos de ver entre AMLO y el gobierno federal es apenas un anticipo. Veremos realmente la guerra.

La intensidad de fuego  es directamente proporcional al poder en disputa: la presidencia.

Sólo un detalle: nueve  periódicos de la ciudad fusilaron en primera plana a López Obrador. En varios de ellos fue la nota principal, a grandes titulares.

 Un coro perfecto, una partitura magistralmente ejecutada. Gobernación lleva la batuta, como en los viejos tiempos de prensa monocorde.

Disciplinados, gustosos, entusiastas: El Universal, La Jornada, Milenio, El Financiero, El Sol, 24 Horas, La Razón, Ovaciones, Capital, y naturalmente Impacto.

Reforma y Reporte Índigo se mantuvieron al margen. Manejaron la nota en interiores.

En casos como este es evidente que no se da la casualidad. El manejo de una nota con un mismo sentido, en primera plana, bien destacada y uniforme el enfoque, es resultado de una indicación política. Claro, costosa. Los convenios, los intercambios.

Visto  objetivamente el derrapón de López Obrador en Nueva York no tiene mayores alcances. Era para una nota periodística de consumo cotidiano, doméstica. Quiso callar de mal modo a un manifestante adverso e involucró por enésima vez al ejército en el caso Ayotzinapa.

Esto último es un asunto archiventilado. Tanto, que elementos del ejército han sido actores y sujetos de investigación en el espinoso asunto. Y el tema tuvo un escándalo mayor cuando el grupo de expertos internacionales quiso interrogar a la tropa y el gobierno se negó, con toda la polvareda derivada.

Pero el uso propagandístico, por parte del gobierno, fue un ensayo de lo que habremos de ver de modo común. Una andanada de alto calado vomitando lumbre para desprestigiar y anular al dirigente de MORENA.

La cobertura periodística hizo recordar al viejo estilo del manejo de los medios, el del presidencialismo avasallante, autoritario, patrimonialista. Sin embargo, las viejas recetas no funcionan en los nuevos tiempos.

Pero en Los Pinos operan con anticuadas sintonías. Y parten  de un factor inocultable en contra: el descrédito público, la baja aceptación presidencial, la nula confianza en la voz gubernamental… y en tantos problemas verdaderamente graves latentes, a la vista de todos.

López Obrador pareciera que utiliza estos tropiezos para blindarse y entrenar para lo que viene.

Sin duda muestra, en estas y en otras ocasiones, su punto vulnerable. Lo traiciona la emoción y exhibe carencia de recursos retóricos. Y falta de prudencia y olfato político.

Además, la ausencia de un plan b para contingencias como esa.

No es poco, como se ve.

Esa ha sido una constante en su personalidad y afanes. La serenidad que él pide a sus detractores, es justamente la que le ha hecho falta en esta clase de conflictos.

Y un error que ronda su entorno es que sus seguidores lo llegan a erigir en líder perfecto. Visto  está que no. Sí el más curtido, el que más conoce el país y sus problemas, el menos censurable en materia de abusos y corrupción.

Es lógico que la dimensión que tiene en las encuestas y la permanencia en la cresta ha despertado preocupación y temores en las esferas del poder. Y en toda su amplia gama de enemigos. Por eso la cacería constante. Un ejército sigue sus pasos todos los días y en todas partes.

Y sin embargo, sigue teniendo la sartén por el mango. Porque suele aplicar aquello de que “golpe que no te mata, te fortalece”.

Se foguea con lances espinosos como este, aprende la lección y se monta nuevamente en su carisma acumulando puntos. Al día siguiente esta en otro pueblo del país rodeado de multitudes a las que habla con un lenguaje llano, coloquial, desprovisto de tecnicismos, utilizando las metáforas de la realidad nacional que son su materia prima.

Y el factor suerte: los generosos errores  gubernamentales le dan ese oxígeno fundamental que un líder opositor necesita. Como el que se está gestando, la desaseada gestión presidencial  para imponer contra toda lógica y grupos respetables de la sociedad civil al fiscal anticorrupción, con la consiga de proteger la figura del presidente al dejar el cargo.

Nada de lo que le fabrican parece hacerle daños de consideración. Sabe que su adversario principal carece de autoridad moral y se empeña, desde que comenzó su  sexenio, en no predicar con el ejemplo. Las encuestas refrendan esta condición y lo sepultan.

Pero no es perfecto. Quien quiere aprender  de sus errores debe tener un enorme propósito de educabilidad y una férrea voluntad de aprendizaje.

López Obrador debe dar muestras de que tiene esa actitud. Para ello se requiere humildad, talento y trabajo. Trabajo y más trabajo.  Nada es gratis.

xgt49@yahoo.com.mx


Semblanza

Xavier Gutiérrez

Es periodista desde 1967. Ha sido reportero y director de medios impresos y conductor de programas de radio y televisión. En su trayectoria periodística ha sido articulista, columnista, comentarista y caricaturista. Es autor del libro “Ideas Para la Vida” y ha desempeñado cargos públicos en áreas de comunicación. Desde hace diez años conduce el programa de televisión “Te lo Digo Juan…Para que lo Escuches Pedro”.

Ver más +

De entrada porque la reelección para presidentes municipales, regidores y síndicos aplica a partir de los electos el 1 de julio de 2018. No antes. Luis Back fue designado por el Congreso del estado como presidente municipal sustituto el 21 de febrero de 2016.

Encuesta