*

Domingo, 26 de Marzo de 2017     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



“La Bella y la Bella”

Viernes, Marzo 17, 2017 - 15:12
 
 
   

El fondo de la no discriminación es legítima; la formas no han sido las mejores ni más adecuadas

La hora llegó y el estreno de la Bella y la Bestia nos alcanzó después de tanta especulación sobre la sutileza con la que Disney introdujo el tema gay en escenas de la historia que involucra al personaje de Gastón y su amigo escudero LeFou, y no de en vano la controvertida opinión alrededor de una coyuntura que involucra dos palabras: discriminación y victimización.

 

La discriminación a las personas con una orientación sexual distinta a la heterosexual, es real y un problema global que requiere atención, sin embargo en el caso de México, esta situación tiene una condición particular que hace que detone con mayor fuerza a diferencia de otros países, esta tiene nombre y se llama machismo, la Bestia de la drama en México.

 

Esta cultura de empoderar al hombre de una manera denigrante a través de la humillación a la mujer y de las figuras populares del “Don Juan” y el “todas mías”, ha repercutido en los homosexuales, debido a que si ya eran víctimas del rechazo social, ahora con el machismo se convierte en una permanente y constante ofensa en el argot mexicano para referirse a esta comunidad, tan solo hay que pensar en la porra prohibida en los estadios y que los mexicanos gritan por simple ignorancia pero con un sentido discriminador.

 

Sin embargo, la discriminación  no puede dar pie a la victimización radical  que la comunidad homosexual ha logrado posicionar en el mundo incluyendo México, y es que una cosa es defender los derechos humanos de no ser discriminados por su género, raza, credo o condición social y otra es aprovechar esta situación para promover la cultura gay a través de la coordinación y presión en los medios de comunicación, los cuales tienen un eco e incidencia en las leyes y en este caso en el séptimo arte. En artículos anteriores, he argumentado que quien controla a los medios de comunicación, puede imponer la ideología que guste sin que las personas se den cuentan a través de la cultura, lo mismo que Disney ha decidido hacer; imponer escenas sutiles que promueven la homosexualidad y que provoquen la confusión del niño para que después de la prolongada y constante promoción de esta ideología, llegue un punto en el que todo niño lo acepte como algo cotidiano y casual, al grado de llegarlo a promover sin ninguna reflexión objetiva y ninguna objeción. Claro que el público cautivo de la comunidad LGBTI… son los niños que aún no tienen formado un criterio a favor o en contra como es característico de nuestras generaciones.

 

El fondo de la no discriminación es correcta y legítima, pero la formas no han sido las acertadas ni las mejores. La estrategia de victimizarse ante cualquier opinión que difiera con la que el poderoso lobby gay tenga, ha llegado a etiquetar de homofóbico a todo aquel que no esté de acuerdo con esta comunidad, y se he hecho ley y definición en diferentes países, caso de España, y que se pretende generalizar teniendo influencia en la ONU. Hoy en día la homofobia (es su formal definición etimológica) ya no es el pavor, miedo, intolerancia ante una persona con orientación homosexual, ahora opinar diferente ya es homofobia, y no nos damos cuenta que también dicha acción repercute en una discriminación para todos aquellos que no comulgan con la idea de los matrimonios igualitarios o la adopción gay, pues no los bajan de la etiqueta de retrógradas, anticuados, bestias insensibles,  y persinados. El lobby exige tolerancia pero son los primeros en no tolerar toda opinión distinta, pues muchas veces la verdad incomoda.

 

Se ha pintado al homosexual y todas sus acciones que promueve de una forma Bella , de manera que se vuelve una propuesta atractiva, legítima y por lo tanto con todas las facultades de obrar como le plazca sin medir consecuencia alguna.

 

Creo que ha faltado de ambas posturas una apertura por facilitar el verdadero diálogo y encontrar el justo medio en beneficio de todos, este es el verdadero reto, porque claro que se deben tomar acciones para evitar la discriminación pero también sin que se abuse de las medidas implementas para su promoción. La crisis radica en que las generaciones actuales nos hemos posicionado en bandos sin cuartel, o como dirían popularmente, cada quien “en su macho”.

 

Te invito a ir al cine a ver la Bella y la Bestia para gozar de un buen momento de entretenimiento pero también para hacer una crítica de la misma que pueda enriquecernos.

 

Enhorabuena, yo invito…


Semblanza

Martín Michel Rojas

Es licenciado en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Comunicación Política por la UPAEP. Cursa actualmente la maestría en Ciencias Humanas en la Universidad Anáhuac. Es docente de bachillerato desde 2004 a la fecha. Ha tomado cursos y diplomados en materia de transparencia y rendición de cuentas en la UPAEP y la BUAP y ha sido columnista y reportero en temas relativos a la arquidiócesis de Puebla.

Ver más +

Si el Centro Empresarial de Puebla (Coparmex) y su presidente José Antonio Quintana Gómez no ve que hubo corrupción en el gobierno de Rafael Moreno Valle es porque no la quiere ver o no quiere que se revele que este sindicato patronal.

Encuesta