Sábado, 17 de Noviembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Ciudad

Restaurante en Puebla incluye en su menú a especie marina protegida

Ciudad   /   
Staff  |
 Miércoles, Noviembre 7, 2018

La carta del restaurante sonorense Mochomos incluye dos platillos hechos con totoaba

La totoaba o corvina blanca es un pez endémico del Alto Golfo de California cuya pesca ilegal se ha convertido en un dolor de cabeza para las autoridades y para las especies con las que comparte hábitat, y es que su vejiga natatoria es considerada por la cultura china como un órgano con propiedades afrodisiacas, curativas y hasta mágicas, además de que entre las personas adineradas de aquel país una vejiga de totoaba es vista como un valioso regalo o hasta como una inversión financiera.

Debido a las propiedades que según los chinos tiene la vejiga del pez, el tráfico de este órgano se ha disparado durante los últimos años. Según cifras de la Subprocuraduría de Recursos Naturales, de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), el precio de cada kilo de uno de estos órganos puede llegar a costar hasta 60 mil dólares (1 millón 200 mil pesos aproximadamente) en el mercado negro.

Aunque en su hábitat natural es una especie marina protegida, los criaderos o Unidades de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (UMA) autorizados por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) cuyas especificaciones para el marcaje de especies criadas en cautiverio fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación en septiembre pasado, permiten que la carne de este pez sea comercializada de manera legal para ser ofrecida en platillos como los que aparecen en el menú de Mochomos, a cuya captura de imagen se nos negó acceso.

De acuerdo con César Sil, director del restaurante sonorense “solo nos venden la carne, no totoabas enteras, porque eso está prohibido”.

Comentó que los criaderos de totoabas están obligados a quemar el resto del pez que no es comercializado, así como a liberar en mar abierto el 70 por ciento de los ejemplares criados en cautiverio, una medida impuesta por la Semarnat para la conservación de la especie.

Sil también dijo que la carne que se incluye como ingrediente principal de dos de los platillos de su carta proviene de una UMA de Baja California, la cual cuenta con las certificaciones de la Semarnat para comercializar estar especie protegida.

Aunque la totoaba se ve envuelta en polémica gracias a los traficantes de vejigas, la carne de este pez es considerada como una más, ya que, según Sil, existen carnes de otros pescados que superan en sabor a la de las corvinas blancas.

Hace apenas un par de días, la Profepa y la Sedena reportaron en Baja California la detención de un hombre que transportaba 33 vejigas de totoaba en su automóvil. El hombre circulaba sobre la carretera Puertecitos-San Felipe cuando fue detenido por un retén en el que se inspeccionó el vehículo y se aseguraron los órganos de totoaba.

Foto: gob.mx

Foto: gob.mx

   


Visitas:


Encuesta