Lunes, 22 de Octubre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Nación

Grupo Rioboo rechaza que sea la constructora favorita de AMLO

Nación   /   
 Jueves, Junio 14, 2018

Grupo Rioboo asegura que ninguna de sus empresas son contratistas y que nunca han construido físicamente nada

El Grupo Rioboo rechazó que sea la constructora favorita de Andrés Manuel López Obrador y precisó que ni siquiera se dedica a la construcción.

Durante el tercer debate, Ricardo Anaya aseguró que cuando Andrés Manuel López Obrador fue jefe de gobierno capitalino le entregó contratos por 170 millones de pesos al ingeniero Rioboo, sin licitación de por medio.

López Obrador se ha convertido en lo que tanto ha criticado. Aquí están los documentos que prueban que favoreció a su amigo, el ingeniero Rioboó, cuando fue Jefe de Gobierno de la CDMX”.

Grupo Rioboo aseguró que ninguna de sus empresas son contratistas y que nunca han construido físicamente nada.

“Son firmas de diseño de ingeniería especializada o de gerenciamiento, coordinación o supervisión. En pocas palabras: no es constructora”.

Indicó que desde su origen ha colaborado con instancias públicas y que jamás ha cometido un acto de corrupción.

Grupo Rioboo, durante su vida como grupo empresarial, ha colaborado con instancias públicas y empresas privadas siempre dentro del marco de la ley. Por convicción y compromiso con México jamás ha aceptado —ni aceptará— participar en actos indebidos ni de corrupción; por tanto, cualquier afirmación en contrario es falsamalintencionada que, de reiterarse, tendrá que acreditarse y probarse en juicio”.

Indicó que su participación en los segundos pisos sólo se limitó a realizar estudios topográficos, de Mecánica de Suelos, sismológicos, diseños y cálculos geométricos.

“Las licitaciones y asignaciones directas, realizadas por las dependencias del entonces Gobierno del Distrito Federal, relacionadas con los viaductos elevados diseñados, nuestros alcances abarcan los estudios topográficos, de Mecánica de Suelos, sismológicos; los diseños y cálculos geométricos, estructurales, etc. de todos los elementos que lo conforman, así como otros estudios necesarios para asegurar su funcionalidad y su resistencia”.

“En el proyecto conocido coloquialmente como ‘segundos pisos, se otorgó vía asignación directa por parte del gobierno, debido a que resultaba la solución más económica y conveniente al interés público; y esta sólo podía ser otorgada al Grupo debido a que los modelos prefabricados están protegidos por patentes y modelos de utilidad regulados por la Ley de Propiedad Industrial e Intelectual. Por lo anterior, podemos concluir que la asignación realizada por el entonces Gobierno del Distrito Federal fue legal`”.

“Es importante reiterar que el Grupo Rioboo no realizó ningún tipo de construcción, pues no es el objeto de ninguna de las empresas que lo integran. Solamente entregamos estudios, planos, especificaciones bastante detalladas dado el tipo de proyecto”.

Reconoció que las empresas que ganaron la construcción de los segundos pisos los contrataron sin la intervención del gobierno capitalino.

“Posteriormente, para los ‘segundos pisos’ subsecuentes (Viaducto Bicentenario en el Estado de México y las Autopistas Urbanas Norte y Sur), fuimos contratados directamente por las empresas privadas que ganaron la construcción y las concesiones, sin intervención de ninguna autoridad.

“Las autopistas urbanas norte y sur fueron diseñadas por el Grupo para diferentes organizaciones, por méritos propios en comparación con otras soluciones. Durante toda nuestra vida profesional hemos sido auditados por distintos organismos públicos y privados y siempre hemos cumplido a cabalidad con las normas. Nuestras capacidades técnicas y tecnológicas nos han abierto las puertas tanto en México como en diversas naciones del orbe”.

Grupo Rioboo explicó que sí participaron en las licitaciones del proyecto relacionado con el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, pero que sus ofrecimientos no fueron aceptados.

“Por lo que hace a la participación del Grupo en los procesos licitatorios relacionados con el “Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México”, es importante destacar que este proyecto presentaba retos de alta complejidad, Grupo Rioboo y sus empresas contamos con soluciones para afrontarlo y formamos parte del procesolicitatorio, junto con un grupo con empresas de altísimo nivel”.

“Sin embargo, como pasa en muchos procesos licitatorios tanto públicos como privados, la autoridad determinó que no continuaríamos en el mismo. Se asumió con responsabilidad la resolución y el Grupo determinó no impugnarla ni presentar recurso alguno a los que legalmente teníamos derecho”.

Puntualizó que Andrés Manuel López Obrador los invitó a preparar un proyecto alterno que costará menos que el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

“Después fuimos invitados a otro reto, por parte del hoy candidato Andrés Manuel López Obrador, para encontrar una solución alternativa, más barata y menos compleja, que sirviera como un nuevo centro aeroportuario para el país, que pudiera brindar los servicios requeridos con una inversión que fuera menos costosa para el erario”.

“Así, en un esfuerzo meramente científico, se realizó un estudio técnico, basado en una profusa investigación y análisis, que, a la postre, fue publicado y difundido a través de la casa editorial Porrúa, con la finalidad de difundir nuestra visión y respuesta a un problema real y vigente de nuestro querido México”.

Crédito de la foto Reporte Indigo

   


Visitas:


Encuesta