*

Lunes, 18 de Junio de 2018     |     Puebla.
Suscríbete

¿Por qué nos dan ganas de orinar cuando nos bañamos?

Saludable   /   
Redacción  |
 Domingo, Junio 10, 2018

Seguramente te ha pasado que cuando te estás bañando te da una sensación muy conocida: ganas de orinar.

Seguramente te ha pasado que cuando te estás bañando te da una sensación muy conocida: ganas de orinar.

Como estás en un lugar privado no te reprimes y los haces mientras te duchas, pero te has preguntado ¿Por qué te dan ganas mientras te bañas o escuchas el sonido del agua?

Según el periódico elespanol.com existen dos posibles razones:

El paso de la orina de la vejiga a la uretra y de ahí al exterior, está controlada por unos músculos, denominados esfínter interno y esfínter externo, que se contraen frenando el paso del líquido, como si de un grifo que se abre y se cierra se tratara, explica el medio.

El esfínter interno, que se encuentra justo a la salida de la vejiga, es controlado inconscientemente por nuestro sistema nervioso parasimpático, pero el externo, que es el que media en la salida al exterior, debe controlarse de forma consciente; de modo que, por ejemplo, los niños nacen sin saber  y necesitan llevar pañal hasta que aprender a controlarlo, agrega.

Se conoce que el sistema nervioso parasimpático, encargado de relajar el esfínter, se activa con más intensidad después de un momento estresante, durante el estado de relajación.

Por la causa anterior, una situación relajante, como escuchar el sonido del agua, puede relajar demasiado el esfínter interno, haciendo que debamos concentrarnos con todas fuerzas en mantener bloqueado el externo si no queremos pasar por una situación un poco vergonzosa.

La segunda hipótesis gira en torno a los reflejos condicionados, conocidos principalmente por el experimento del perro de Pavlov; el cual comenzaba a salivar sólo con escuchar la campanita que le anunciaba la llegada de la comida.

Contado lo anterior, cuando escuchamos el sonido del agua todos nos convertimos en perros de Pavlov, ya que imita un gran número de eventos relacionados con la necesidad de ir al baño, desde el ruido de la orina hasta el del agua de la cisterna y la del lavabo.

Nuestro cerebro crea una asociación similar a la del perro con la campana y la comida, haciendo que no podamos contener las ganas de vaciar nuestra vejiga.

¿Y los beneficios?

El portal Telemundo.com publicó 4 beneficios de orinar en la ducha:

1.    Fortalece el suelo pélvico. Orinar en cuclillas es un ejercicio que ayuda a fortalecer el suelo pélvico, según la experta en musculatura Laura Roxburg.

2.    Cuidas el medio ambiente. Hacer pipí en la ducha una vez al día, equivale a ahorrar un rollo de papel cada 50 días, según un artículo publicado en Mic.com. Además ahorras más agua,ya que se calcula que al año una persona gasta 15,330 litros de agua tirando de la cadena del inodoro. 

3.    Es buena para tratar enfermedades de la piel. Los eczemas y la psoriasis son algunas enfermedades que se pueden tratar con la orina, así es que frotar la zona del cuerpo afectada durante la ducha podría resultar más higiénico. 

4.    Es completamente inofensivo. Aunque parezca repugnante, en realidad la orina está compuesta por agua en un 95%, es estéril y no es tóxica.

Foto Telemundo

       

Visitas:


Entretenimiento