*

Domingo, 24 de Junio de 2018     |     Puebla.
Suscríbete

Orgasmo masculino: reduce riesgos de cáncer y genera gran placer

Saludable   /   
Redacción  |
 Domingo, Mayo 20, 2018

Pedro Lucas, psicólogo y sexólogo con amplia experiencia en clínica: “Algunos lo asimilan a descorchar una botella de champán

La trascendencia de los orgasmos masculinos mediante relaciones sexuales se debe a que el cuerpo del hombre libera 400 veces más prolactina que cuando se masturba, por la que diversos estudios han atestiguado que tener bajos niveles de prolactina afecta a la salud sexual de los hombres y puede conducir a la disfunción eréctil.

Además se ha difundido que el orgasmo masculino tiene un valioso potencial para combatir el cáncer. Un estudio presentado en la reunión anual de 2015 de la American Urological Association celebrada en Nueva Orleans, descubrió que los hombres que eyaculaban con mayor frecuencia (alrededor de 21 veces al mes) redujeron su riesgo de cáncer de próstata en un 20%.

Según Jennifer Rider, coautora del estudio, este beneficio se debe a que durante el orgasmo se liberan distintas hormonas como la oxitocina (conocida por disminuir la presión arterial, por ejemplo).

La revista Muy interesante publicó los orgasmos durante el sexo son mejores que durante la masturbación, en donde compartió los distintos tipos de orgasmos masculinos.

¿Existe el orgasmo “seco”?

El orgasmo seco u orgasmo retrógrado se produce cuando el hombre alcanza el clímax sexual pero sin eyaculación, ya que el semen en vez de ser expulsado por el pene se queda dentro de la vejiga debido a un mal funcionamiento del músculo.

Este tipo de orgasmo es más común entre niños preadolescentes que en adultos. La eyaculación retrógrada no impide lograr una erección ni tener un orgasmo.

La causa del orgasmo seco en los adultos puede venir de varios factores: por efectos secundarios de algunos medicamentos para la próstata o para la presión arterial, depresión, cirugía en la vejiga o en la próstata o daño en los nervios causado por esclerosis múltiple o diabetes.

Los orgasmos masculinos y femeninos son más parecidos de lo que parece

A pesar de la diferencia del orgasmo entre el hombre y la mujer, no existe variación alguna entre la duración y la intensidad del orgasmo respecto al sexo. Lo que sí ofrece oposición es que los orgasmos son distintos en cada persona y pueden dividirse en dos tipos principales: el orgasmo habitual, el más común, que consta de unas 6-15 contracciones de alta intensidad durante unos 20-30 segundos o el orgasmo prolongado, en el que se experimentan contracciones regulares tras el orgasmo inicial, que pueden durar entre 30 y 90 segundos.

La eyaculación masculina es tan rápida como...

Según un estudio publicado en la revista Men's Health, la velocidad media de la eyaculación del hombre es de 45 kilómetros por hora. Teniendo en cuenta que el corredor Usain Bolt cuenta con el récord de 44,72 kilómetros por hora, la velocidad de la eyaculación es más veloz que el hombre más rápido sobre la faz de la Tierra.

Los hombres pueden tener orgasmos múltiples

Según un estudio publicado en la revista Everyday Health la mayoría de los hombres que pueden alcanzar orgasmos múltiples necesitan al menos un periodo refractario de 30 minutos entre cada actividad sexual. Sin embargo, algunos hombres son capaces de llegar al orgasmo sin eyaculación, como en el caso del orgasmo seco. Según los expertos, la clave para conseguirlo está en el entrenamiento.

Un reconocido urólogo, un sexólogo clínico y un maestro del sexo tántrico han colaborado en esta investigación. El objetivo: radiografiar el orgasmo masculino. Además, 10 voluntarios han descrito el suyo. Tras un mes recibiendo información, creo haber encontrado la piedra de toque: el punto “R” masculino y, tomen nota, señores: su orgasmo, aunque a priori ni siquiera lo sospechen, puede mejorar mucho.

Por su parte Pedro Lucas, psicólogo y sexólogo con amplia experiencia en clínica: “Algunos lo asimilan a descorchar una botella de champán: intenso, rápido y que no dura lo que uno espera”. Aproximadamente entre 3 y 8 segundos.

El portal quo.es difundió que esta es la media de tiempo del orgasmo en el varón. Comparado con la media femenina –según los cronómetros, de 13 a 51 segundos. –, parece que hay un largo recorrido por explorar.

Así describe su clímax Alberto (40 años), voluntario de este estudio: “Es como una sorpresa gigante, es el calambrazo perfecto. Mi cerebro se desconecta de todo, de mí y de mi cuerpo”. El “calambrazo” es una de la palabras más empleadas en las descripciones de los varones (las mujeres suelen hablar de unión cósmica).

Para ellos es algo intenso, pero muy breve, como un cortocircuito. Ahora, ponle un poco de incienso a lo que viene a continuación. Acudo a un centro de Yoga en Madrid. Allí me espera Keshava, un reconocido maestro de tantra yoga en España. Esto es lo primero que me dice: “¿Orgasmo? Lo que yo te voy a explicar va mucho más allá de eso. Es algo revolucionario. Se trata de sentir una máxima emoción durante horas. El tiempo no importa.”

“Hay que desterrar tópicos. Hay que dejar de pensar que si una mujer tiene orgasmos muy rápido es una máquina sexual. Y que si los tiene un hombre, es un mal amante”

La idea de Keshava parece, por lo menos, inquietante. Me habla de orgasmos interminables, de conexión con el cosmos. Así que pregunto a los especialistas si uno puede acercarse al goce de Keshava o, por lo menos, si es posible mejorar la calidad de los orgasmos masculinos.

Ignacio Moncada, jefe del Servicio de Urología de la Clínica de la Zarzuela, de Madrid, comienza recetando un mantra que todo hombre debería repetirse: “Lo primero es desterrar tópicos. Por ejemplo, si una mujer tiene orgasmos muy rápido, se considera una máquina sexual. Si los tiene un hombre, es un mal amante. El hombre tiene que dejar de sentirse responsable del orgasmo de la mujer, y explorar y aumentar su propio placer”.

 

Pedro Lucas repite el mismo mandamiento: “El hombre está centrado en la sexualidad de la mujer y anhela el orgasmo femenino olvidando el suyo. El pene se convierte en la varita mágica, y por eso el orgasmo en el hombre no es tan placentero”. Veamos cómo recuerda su mejor orgasmo Arturo (36 años): “Sin duda, el mejor fue el tercero... ¿Por qué fue el de mi vida? Porque pensé que era el primero que provocaba a una mujer” ¡Vaya!

Punto ‘R’

Es la hora de hablar del punto “R” masculino, el punto de no retorno. Conocerlo –y controlarlo– comienza en las primeras fases del desarrollo. “Es algo que se explora desde que comienza la masturbación”, explica Pedro Lucas. “Si no conocen su organismo, no conocen las sensaciones de su cuerpo, donde está el punto de no retorno en el que ya no se puede controlar la eyaculación. Cada hombre tiene que aprender a detectar esas sensaciones”. Y ¿qué es lo que hay que descubrir?

En el punto de máxima excitación, los testículos están elevados y completamente congestionados. La corona del pene se llena de sangre y los fluidos se concentran en el final de la uretra, creando una sensación de pesadez que los hombres reconocen como la señal de orgasmo inminente. Y... justo ahí, antes de que se inicien las contracciones que dispararán la eyaculación, es donde hay que respirar profundo.

Foto El Intransigente

 

Tags: Orgasmo masculino, Sexo, Hombre, Mujer,

 

Relacionadas

Mi pareja ya no quiere tener sexo ¿Qué hago?

5 cosas que no sabías sobre los sueños eróticos

Encontró a su esposo con 2 mujeres en la cama y quemó casa con ellos dentro

       

Visitas:


Entretenimiento