Jueves, 20 de Septiembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Ciudad

Entérate por qué el estrés hídrico tiene a Puebla al borde del colapso

Ciudad   /   
 Miércoles, Abril 11, 2018

La ciudad de Puebla, Tecamachalco e Izúcar de Matamoros, son los municipios que presentarán, en cinco años, problemas graves con su abastecimiento de agua, advierten expertos

"Estamos en una categoría que llamamos de estrés hídrico; quiere decir que cada vez hay menos agua y esta agua es de menor calidad",  define Jorge Alberto Arriaga, coordinador del Observatorio Hídrico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El agua, recurso básico para la seguridad alimentaria, la salud humana y la actividad económica, peligra.

El colapso está a la vista: Ciudad del Cabo será la primera urbe en el mundo en quedar seca y le podrían seguir otras grandes capitales: Sao Paolo, Pekín, Estambul, El Cairo. . . la Ciudad de México.

Se ha dicho que incluso guerras habrá en todo el mundo por el agua.

Un reportaje de BBC Mundo publicado por el sitio Animal Político cuenta la siguiente historia:

En Iztapalapa, en el oriente de la Ciudad de México, la falta de agua es tal, que se han vuelto comunes los “secuestros” de pipas (camiones cisterna) que la transportan.

“Me pusieron una pistola en las costillas. Me pidieron que me bajara de la pipa en la que iba para llevar agua para la unidad habitacional donde vivo. El chofer que iba manejándola me dijo que obedeciera, que no valía la pena arriesgar la vida”.

Más población y menos lluvias

El aumento de la población y las sequías prolongadas inciden en la disponibilidad de agua, recurso básico para la seguridad alimentaria, la salud humana y la actividad económica.

El estrés hídrico es la consecuencia.

Estudiosos de la temática del agua en la zona metropolitana de la CDMX ven cinco factores de su acelerada crisis: 1) La sobreexplotación del acuífero y la vulnerabilidad al cambio climático. 2) Fugas, infraestructura vieja y poco mantenimiento. 3) Crecimiento descontrolado. 4) Cuenca abierta. 5) Desperdicio del agua de lluvia.

¿Y qué pasa con Puebla?

El estado de Puebla presenta condiciones similares en cuatro de los puntos mencionados.

Expertos calculan que los municipios más poblados del estado podrían presentar signos agudos de crisis en un periodo tan cercano como 5 años.

Para amortiguar el estrés hídrico

Según el investigador especialista Ernesto Mangas Ramírez, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la BUAP, la ciudad de Puebla, Tecamachalco e Izúcar de Matamoros, son los municipios con mayor población en la entidad poblana que presentarán, en cinco años, inconvenientes con su abastecimiento de agua debido al incremento de su población y a la veda de los mantos acuíferos de las cuencas Cerrada, de Tehuacán, y del río Salado, que abarca la zona meridional (Amozoc, Puebla, Calpan y Totimehuacan); además del distrito de riego de Esperanza, Palmar de Bravo y San Andrés Chalchicomula.

Mangas considera que para amortiguar las problemáticas de estrés hídrico hay que desarrollar varios programas, entre ellos: 1) rescatar las presas para garantizar una mayor vida útil de las mismas; 2) generar un sistema de georeferencia de las plantas de tratamiento y conocer su estado físico; 3) realizar censos de los acuíferos para conocer la disponibilidad de agua en el subsuelo; 4) conocer los volúmenes de extracción y profundidad de los pozos; 5) trabajar un marco legal para sancionar a las empresas contaminantes, según una información divulgada por la BUAP el pasado mes de marzo.

Para combatir el estrés hídrico se necesita generar una proyección de crecimiento sustentable de las ciudades, para que el abastecimiento de agua no sea tan problemático.

 “Si nosotros ejercemos algunas propuestas en obra y manejo ambiental, el daño se verá mitigado”, puntualiza el investigador de la BUAP.

Foto Archivo e-consulta

   


Visitas:


Encuesta