Sábado, 21 de Julio de 2018     |     Puebla.
Suscríbete

Sociedad

Modifican escrituras para vender departamentos de lujo en Zavaleta

Sociedad   /   
Laura Ruiz  |
 Martes, Febrero 6, 2018

Vecinos del Fraccionamiento Residencial Villas La Concepción Zavaleta A.C. señalan también irregularidades en la entrega de permisos por parte del gobierno de San Andrés Cholula

Vecinos  del Fraccionamiento Residencial Villas La Concepción Zavaleta A.C. acusan que el propietario del terreno contiguo al desarrollo habitacional modificó escrituras originarias de 1989 para  hacerse de un acceso de casi 2 mil metros cuadrados y comercializar departamentos de lujo.

Se trata  de 12 inmuebles con valor de 3.5 millones cada  uno  que todavía están en obra, pero que se vendieron con  la promesa  de contar con un acceso desde la calzada Zavaleta, que es propiedad de los afectados.

En las primeras semanas de enero, el apoderado legal de la torre de departamentos tiró parte la barda y los sistemas de seguridad de los vecinos bajo el argumento de que el área es suya y no de quienes la compraron hace casi tres décadas.

A la modificación de escrituras se suman irregularidades en la entrega de permisos por parte del gobierno de San Andrés Cholula, como lo fueron tiempos desfazados con la realización de los trabajos y contradicciones para el tipo de obras permitidas en la zona.

Mientras emprenden acciones legales, los vecinos piden la intervención de autoridades estatales y que se consideren los antecedentes de su fraccionamiento a fin de conservar el terreno que adquirieron.

La historia del fraccionamiento se remonta a 1989

De acuerdo con las escrituras originales, el fraccionamiento afectado fue resultado de la adquisición y fusión de tres predios en el año de 1989, así como la posterior lotificación en 10 bienes y áreas comunes, que es lo que conforma el desarrollo.

Además de los espacios en que se construyeron casas se consideró dentro de esas áreas una servidumbre de paso de mil 831 metros cuadrados por el que quienes adquirieron los lotes en 1991 accederían desde la calzada y que ahora buscan emplear para el acceso a los departamentos de lujo.

Las escrituras de los 10 dueños en el fraccionamiento cuentan con descripciones textuales y gráficas en las que aparece el paso de servidumbre ahora en disputa, como parte de las áreas comunes.

En los siguiente años los vecinos construyeron una caseta se seguridad actualmente en funciones, áreas verdes y carriles que les permiten el tránsito con complicaciones de tráfico propias de un desarrollo de 10 viviendas que tienen habitantes, visitas y prestadores de servicios domiciliarios.

Los conflictos con los desarrolladores de los departamentos comenzaron en 2016 cuando Máximo Serdán Espinosa, un vecino que compró al dueño original años después, les informó que había comprado también el terreno contiguo y propuso abrir el paso para el nuevo proyecto.

Para finales de ese mismo año arrancaron las obras  de los departamentos y los inconformes se encontraron con que aquellos no contaban con permisos de la comuna sanandreseña, por lo que lograron parar los trabajos durante varios meses de 2017.

La obra avanzó y fue en enero, cuando les derribaron la barda, que los vecinos del fraccionamiento se dieron cuenta de que las colindancias del predio de al lado habían cambiado.

Cambian dimensiones del predio vecino en la compra- venta

Al revisar los antecedentes del terreno contiguo al fraccionamiento y en donde ahora se construyen los departamentos de lujo, los vecinos se encontraron con un historial en el que cambiaron las dimensiones con procesos de compra - venta, que permiten defender que el paso de servidumbre es de los nuevos desarrolladores.

En el año 1996 una particular compró una fábrica de miel y el predio que contaba con un paso de servidumbre similar al que tiene el fraccionamiento y que coincide con las dimensiones del predio en que los vecinos compraron 10 casas.

Sin embargo al morir sus herederos vendieron el bien a Serdán Espinosa en septiembre de 2014 y en el proceso realizado en la Notaría Pública No.3 de San Pedro Cholula, a cargo de Maria Emilia Sesma Tellez, se modificaron límites del predio hacia el oriente bajo los cuales se argumenta ahora que el paso es suyo.

En esa misma fecha y con la misma notaria, Serdán Espinosa enajena el predio a otras 11 personas y quedó junto con ellos como propietario del inmueble con el que colinda el fraccionamiento.

Aunque un año después se realizó una ratificación de medidas que vuelve a modificar los límites, los cambios hacia el oriente que más afectaron a la servidumbre de paso, fueron los de la compra - venta de 2014.

Con esas nuevas medidas, los propietarios y desarrolladores de los departamentos recurren a un proceso legal y la juez Sandra Lucía Perea Iturriaga del Juzgado Primero de Cholula les dió la razón para derribar la barda.

Los vecinos afectados recurrieron también a acciones legales y sostienen que el terreno vecino cuenta con su propia servidumbre de paso desde Zavaleta y con un acceso más desde calles que dan al bulevar Atlixco, por lo que, además de las irregularidades en las medidas no hay necesidad de que invadan su predio.

Señalan irregularidades en torno a los permisos que ha dado San Andres Cholula

Al margen de la defensa del predio de casi 2 mil metros cuadrados, los vecinos del fraccionamiento señalan irregularidades en torno a los permisos que ha dado San Andres Cholula para la construcción de los departamentos.

En el dictamen de uso de suelo al que los vecinos tuvieron acceso se detalla cómo la comuna reconoce que se trata de una zona habitacional tipo H-1 que considera como máximo vivienda tipo duplex de 6 metros de altura, cuando el proyecto considera seis niveles y un área libre en la parte superior.

Según el documento que emitió la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología en octubre de 2016, se reconocen sin embargo los motivos contradictorios por los que avalan este tipo de construcción.

Se argumenta permitir la vivienda vertical para favorecer el equilibrio ecológico, promover sustentabilidad y aprovechar el equipamiento e infraestrcutura del ayuntamiento.

Por otro lado se expone que por la forma en que ha crecido el municipio han aumentado los costos de desplazamiento, se gasta más combustible, se pierden áreas de conservación y aumentan los costos de urbanización para el gobierno.

A la calzada Zavaleta entonces, le consideran entonces como un corredor de alto impacto en donde las construcciones se puedan realizar hasta de 25 niveles y 90 metros de altura.

Si bien lo sustenta la comuna, acusan los vecinos, en la misma calzada ya comienzan a observarse conflictos viales con torres de departamentos similares al que se permitió junto a ellos.

Según lo describen, en algunos de los espacios ya habitados se llegan a formar largas filas de autos para salir y accesar en horas pico y esto se suma al caos de establecimientos que no cumplen con la cantidad de cajones de estacionamiento que exigen los lineamientos municipales.

Además de los 12 departamentos que han derivado en un conflicto con habitantes del Fraccionamiento Residencial Villas La Concepción Zavaleta A.C. sobre la vialidad se observan actualmente casi una decena de construcciones y puntos de venta de proyectos de torres ya terminadas.

 

   


Visitas:


Encuesta







Nación & Mundo