Miércoles, 12 de Diciembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Cultura

El verdadero legado de Pedro Ángel Palou

Cultura   /   
José Alberto Vázquez Benítez  |
 Jueves, Enero 18, 2018

Junto con Efraín Castro se volvieron cómplices en hallazgos y publicaciones sobre Puebla

Bien dicho y escrito queda lo recordado por este golpeateclas de la cercanía del viejo “Toreo de Puebla” con la casa, lo que Borges llamó “La casa primordial de la infancia”, nuestro hogar paterno. Pues bien a sólo calle y media de distancia del “Toreo” sobre la 9 poniente; la Plaza sobre la 19 sur y en la misma 9, estaba el entonces Instituto “Militarizado” Oriente. Ahí, en el ruedo de la Plaza,  jugábamos y veíamos partirse los trompos, enredarse los hilos de los yo-yo’s y volarse la barda las pelotas de beis en los home run’s. Éramos de diversas edades las generaciones que ahí crecimos y veíamos pasar el tiempo. Los mayores y alumnos del “Oriente” harto presumían y hablaban de un profesor de prepa;  que era profesor de historia, pero mucho, mucho les enseñaba de cosas de la vida y de los aconteceres de la Puebla antigua.

Era Pedro Ángel Palou Pérez, esbelto, delgado, alto como un chiflido,  que le obligaba a veces a encorvarse, esto era lo que le hacía parecer mayor a las generaciones que pasaron por sus clases. Pronto sus disertaciones, notas y escritos sobre La Puebla, que entonces todavía parecía haber sido de Los Ángeles; estas notas y apuntes históricos aparte de célebres comenzaron a publicarse en “El Sol de Puebla”. El profesor Palou había mamado sus conocimientos de las páginas de los libros de Hugo Leicht, de don Francisco Pérez Salazar, de Bermúdez de Castro y del Profesor Cordero y Torres.

Y, por qué no decirlo, junto con Efraín Castro se volvieron cómplices en hallazgos y publicaciones sobre Puebla. La enorme inquietud de ambos en la crónica de Puebla,  llevó al Profesor Palou a crear, con reconocimiento y decreto oficial “El Concejo de la Crónica de la ciudad de Puebla”.Pero tuvo Pedro Ángel otro gran mérito,  junto con José Luis Ibarra Mazari, igual que su hermano mayor Ignacio, Jaime Natarem “Güama”y otros formaron una auténtica generación, no, pérdida; encontrada, que se encontró en la formación auto didáctica. A la par de ellos Enrique Aguirre Carrasco.

No fueron doctores en letras ni cursaron maestría alguna, aunque a decir verdad: Maestros, lo fueron y en alto grado de conocimientos y didáctica. La mera verdad, prefiero y me quedo con el saber de cualquiera de estos Maestros que cualquiera de los del SNI < Sistema Nacional de Investigadores> . Mil veces, mil, un estudioso y entregado de estos, que los cientos que conforman las filas de una burocracia de parásitos seudo culturales, que se agrupan en instituciones en permanente simulacro se investigación,  existen “investigadores” del INAH que llevan más de una veintena de años investigando el mismo tema con un avance de cuartilla y media por año. Labores a un costo muy alto,  buenos salario perciben, aunque lo disfracen con sus uniformes institucionales de “pulls over’s” de tela de jerga de trapear, huaraches y morrales de ixtle. Esto, no omite el señalar que en vida el Profesor Palou recibió multitud de reconocimientos y honores académicos,  incluyendo doctorados “Honoris Causa”.

El Centro Histórico de Puebla fue su hábitat natural. Vecino de la 4 poniente, casi esquina con 5 norte, siempre deambulaba curioso por las calles del centro, y ahí vivió sus últimos minutos. Tuvo en su haber multitud de participaciones en festejos del Centenario de la Batalla del 5 de mayo, del encuentro de dos mundos, de los Centenarios y Bi-Centenario de la Revolución Mexicana, el parto en Puebla del movimiento armado fue su especialidad; y de la Independencia, de muchas cosas por el bien de la Puebla Cultural: la elaboración del cuaderno de requerimientos para la inclusión del Centro Histórico en el Patrimonio Cultural de la Humanidad. La creación de la Casa de la Cultura, de la Secretaria de Cultura de la que fue su primer titular, de la Casa del Escritor. Y en su pasión deportiva que fue el fútbol también destacó en diversas actividades y no desde la banca.

Muerto ahora el Profesor Palou, se habla de inscribir su nombre con letras de oro en el Congreso del estado, propuesta que no requiere de ninguna consulta y debe aprobarse de inmediato.

En el pasado informe de gobierno se aseveró que la Casa de Cultura desde ese día 15 de enero llevará su nombre, Sería mejor, no es pregunta, es afirmación, que se reinstale la Secretaria de Cultura que él creó como tal, y no como un apéndice de la de Turismo...pero, claro, la cultura no representa ingresos y no importa tanto. El mejor reconocimiento a su legado debe ser el funcionamiento y operación de la Secretaria de Cultura, como él la soñó,  como él la creo.

El Profesor Pedro Ángel Palou, el Centro Histórico de Puebla fue su hábitat y ahí vivió sus últimos momentos

Escritor incansable de los aconteceres de la Puebla

Creador y titular de la primera Secretaria de Cultura de Puebla

   


Visitas:


Encuesta