Miércoles, 21 de Noviembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Sociedad

Por caso Huitzilan, Morena y Antorcha cruzan acusaciones

Sociedad   /   
Alfredo Plascencia Sánchez / Corresponsal  |
 Martes, Noviembre 21, 2017

Rodrigo Abdala Dartigues calificó de arbitrario e irresponsable al también diputado federal Juan Manuel Celis,y exhortó a la CNDH a iniciar una queja de oficio

Las acusaciones mutuas entre miembros de Antorcha Campesina en Puebla e integrantes de Morena, por el asesinato del alcalde de Huitzilán de Serdán, Manuel Hernández Pasión, llegaron hasta el Palacio Legislativo de San Lázaro.

En conferencia de prensa, los legisladores de Morena, Rodrigo Abdala Dartigues y Miguel Alva, acompañados de habitantes del municipio de Huitzilan, entre ellos el activista Marco Alonso Aco Cortes, Presidente del Consejo Ciudadano en ese municipio y el sacerdote José Martín Hernández Martínez, de la Arquidiocesis de Tlalnepantla, exigieron a la Fiscalía del Estado de Puebla que realice una investigación apegada a la verdad, sin inventar chivos expiatorios.

Abdala Dartigues calificó de arbitrario e irresponsable al también diputado federal por Puebla e integrante del Partido Verde Ecologista, Juan Manuel Celis, por haber acusado como autores intelectuales del asesinato de Manuel Hernández Pasión, directamente a Alonso Aco y al clérigo Martín Hernández.

Por lo que exhortó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos a iniciar una queja de oficio por presuntas violaciones a derechos humanos cometidas por el diputado federal Juan Manuel Celis, “por realizar acusaciones sin sustento”, creando con ello un ambiente de linchamiento en contra de Alonso Aco y el Padre Martín Hernández, poniendo en riesgo su integridad física.

En su oportunidad, Marco Alonso Aco Cortes destacó que once integrantes de Antorcha Campesina han sido presidentes municipales en Huitzilan, de los cuales cuatro fueron asesinados; dos estando en funciones y otros dos después de dejar el cargo.

Sabemos cómo se las gasta Antorcha Campesina. Tenemos la conciencia muy tranquila, pero sí estamos preocupados”, dijo y cuestionó por qué el diputado federal Juan Manuel Celis se pronunció porque se investigue sólo la línea política de dicho asesinato, argumentando que no le robaron nada al hoy occiso.

“¿Cómo sabe que no le robaron nada? Lo dijo casi cuando apenas se estaba realizando el levantamiento del cadáver. ¿Él estuvo allí o sabe quién estuvo allí? O ¿quién le informó que no le robaron nada?”, dijo.

Recalcó que por medio de altavoces “y de manera falaz y miserable”, en las calles del municipio se sigue fomentando un clima de linchamiento político contra los seguidores del Padre Martín, calificándolos de cómplices de ese asesinato.

“En ningún sentido estamos involucrados en este asesinato. ¡Que nos investiguen! Pero que investiguen a todos, incluidos a los de Antorcha Campesina. Sabemos que ese es su modus operandi, sabemos que actúan como una mafia”, insistió.

Más aún, Alonso Aco aseguró que “hay un video –está documentado en medios locales de Puebla- donde el diputado Jorge Estefan Chidiac, presidente estatal del PRI, aparece en una reunión de priístas, en donde dice que él conoce a Antorcha Campesina y le consta que son asesinos. No lo estoy diciendo yo, lo está diciendo el presidente estatal del PRI, que es al partido al que pertenece Antorcha Campesina. Él mismo dice que tienen que pactar con ellos, porque son asesinos”.

Por ello, Aco Cortes pidió que la Fiscalía de Puebla también cite a declarar al presidente estatal del PRI, Jorge Estefan Chidiac, por el caso del asesinato del alcalde Hernández Pasión.

Por su parte, el Padre José Martín Hernández Martínez, postrado en silla de ruedas, reconoció que sus homilías sí incluían tendencias políticas, para abrirle los ojos a los indígenas.

“La situación de extrema pobreza con su carga de males, el atropello constante a los derechos humanos y la mentira institucionalizada; todo eso solapado por la indiferencia de los tres niveles de gobierno, me motivó a encausar mi trabajo por la línea de la dimensión social de la fe”, dijo.

Añadió que su propósito fue “hacer que los indígenas de Huitzilan reflexionaran para que en su momento tomaran las decisiones convenientes para mejorar sus condiciones de vida. Por lo que pronto me gané la simpatía del pueblo, pero también la mala voluntad de la clase dominante”, indicó.

“Siempre estuve consciente de que mi paso por Huitzilán de Serdán iba a ser muy breve, y por eso me apresuré a enseñarles cómo defenderse de una manera pacífica ante los atropellos constantes que padecían y siguen padeciendo”, insistió.

Añadió que a raíz de ello, pronto inició una persecución política no sólo en su contra, sino también contra la gente que recibió sus enseñanzas.

   


Visitas:


Encuesta