Domingo, 21 de Octubre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Medio Ambiente

Tras más de 30 años reaparece la tortuga caimán

Medio Ambiente   /   
Mayra Guarneros  |
 Lunes, Noviembre 20, 2017

Surgen dos hipótesis: hay esperanza para esta especie amenazada o es el último ejemplar que ha sobrevivido sin la intervención humana

En octubre de 2014, el investigador herpetólogo Chris Phillips se lanzó en busca de un ejemplar de Macrochelys temminckii o mejor conocida como “tortuga caimán”, una especie endémica del condado de Illinois en Estados Unidos que se encuentra bajo estricta supervisión por estar en peligro de extinción.

Lo que Phillips buscaba era un ejemplar macho que recientemente había sido liberado para reforzar a la población de estos reptiles. Para su cometido, puso en marcha el detector animal que se utiliza para ubicar a las especies que son monitoreadas mediante un dispositivo de rastreo.

En su expedición se topó con algo muy distinto. Al caminar por el richuelo en busca de la tortuga se topó con un ejemplar de mucho mayor tamaño que el que se había liberado: era una hembra de unos 18 años de casi 10 kilos y 40 centímetros. Definitivamente no era la tortuga que él estaba buscando, ya que no contaba con dispositivo de rastreo y las pruebas de ADN demostraron que no correspondía a ninguna de las tortugas que habían sido criadas en cautiverio.

Lo anterior es una excelente noticia para la población de las tortugas caimán, ya que desde 1984 que no se tenía registro de tortugas de esta especie en la vida salvaje. Según los investigadores, el descubrimiento sugiere dos hipótesis: que hay esperanzas para esta especie amenazada o que en realidad es el último ejemplar que ha sobrevivido en este estado sin la intervención humana.

¿Aún hay esperanzas para las tortugas caimán?

El hallazgo de este ejemplar no es una victoria para la especie, aunque sí indica que pese a la construcción de presas y la devastación de sus ecosistema las tortugas se han podido adaptar y sobrevivir, lo cual no significa que exista una población estable y oculta de tortugas, porque también podría tratarse de una tortuga solitaria, según Ethan Kessler, investigador de la universidad de Illinois.

 “Cuando una población muere, una sola tortuga puede deambular como un zombi esperando el fin de sus días” posibilidad abierta debido a que estas tortugas suelen vivir hasta 100 años.

El estudio emprendido por los científicos estadounidenses consiste en liberar tortugas en el hábitat donde se han encontrado. Hasta el momento se han liberado unos 90 ejemplares de entre 2 y 6 años. Los expertos, quienes mantienen monitoreadas a todas las tortugas que han criado en cautiverio y después llevado a los richuelos del sur de Illinois,  aseguran que es mejor “Reforzar una población oculta de una especie en peligro que comenzar una nueva población en el área”.

La tortuga encontrada en estado salvaje fue equipada con dispositivo de rastreo, sin embargo la pila se acabó al poco tiempo de haberlo puesto en marcha, por lo que ya no podrán seguir la  vida de ese ejemplar, pero al menos ya se sabe que aún hay esperanzas para esa especie y que las labores de reforzamiento de su población tienen sentido.

   


Visitas:


Encuesta