Miércoles, 14 de Noviembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Sociedad

Llevan al interior de la FGE protesta contra violencia y feminicidios

Sociedad   /   
Laura Ruiz  |
 Domingo, Noviembre 19, 2017

Las participantes de la séptima Marcha de las Putas en Puebla entraron a la sede de la Fiscalía para lanzar consignas y cuestionar a las autoridades estatales y medios de comunicación

La exigencia de un freno a la violencia contra la mujer y los feminicidios quedó de manifiesto en paredes y vidrios del vestíbulo de la Fiscalía General del Estado(FGE) durante la séptima Marcha de las Putas realizada este domingo en Puebla.

Junto al logo de la dependencia quedaron plasmadas fotografías de los ex gobernadores Mario Marín Torres y Rafael Moreno Valle, del secretario General de Gobierno Diódoro Carrasco Altamirano, del rector Alfonso Esparza Ortiz y del diputado panista Pablo Rodríguez Regordosa, entre otros políticos.

Junto a ellos también se expusieron los rostros de parejas de algunas de las víctimas más conocidas y los de dos periodistas locales a los que se acusó de fomentar el machismo en los medios de comunicación masiva

De entre los casos en carteles pegados resaltó el de la estudiante Paulina Camargo Limón desaparecida en 2014 y el de la activista social Meztli Sarabia Reynaejecutada a mediados de este año. A otras mujeres asesinadas se les recordó en consignas.

La permanencia de las manifestantes en el interior del inmueble fue de pocos minutos y llegó al clímax cuando se hicieron sonar los tambores. Fue pacífica y sin que los elementos de seguridad reaccionaran. Al final se salieron en orden.

Esta fue la primera vez desde que el inmueble se reconstruyó en 2014 con una inversión millonaria, que una protesta social traspasó la reja, una escalinata e incluso los arcos de seguridad de la dependencia.

La movilización estaba en su último punto después de haber recorrido el Centro Histórico, cuando decenas de activistas decidieron llevar adentro su protesta.

A diferencia de otras marchas en que el personal de seguridad se dispone a bloquear accesos e incluso a retener al personal hasta por más de una hora, hoy nadie detuvo a las inconformes.

Al principio fueron sólo unas tres las que atravesaron las puertas de cristales y luego los arcos, finalmente, decidieron entrar unas 40 manifestantes para pegar fotografías y demandas.

Después de siete años de marchar en contra de la violencia y las agresiones sexuales contra las mujeres, las organizadoras de la movilización señalan una situación aún más adversa para las poblanas.

"Nos siguen asesinando, siguen aumentando los feminicidios, ahorita ya llevamos más que con lo que terminamos el año pasado y eso es una visión de cómo estamos en Puebla, que la inseguridad sigue creciendo", explicó Gabriela Cortés, integrante de la asociación civil El Taller.

Fue en abril de 2011 que en Canadá se realizó la primer Marcha de Las Putas, para noviembre de ese año Puebla se sumó y las demandas de las mujeres en menos de una década han cambiado junto con sus riesgos.

"Se hablaba más del acoso, se comenzaba a hablar de los feminicidios y de las mujeres desaparecidas pero bueno, conforme vamos agarrando las calles, vamos exigiendo nuestros derechos, parece que el machismo se encrudece más", agregó.

Como lo han hecho en casi todas las ediciones de la marcha se sumaron también sexoservidoras organizadas de la ciudad que piden inclusión en la sociedad.

De acuerdo con María de Lourdes Hernández, representante de la Unificación de Sexoservidoras del Estado de Puebla ellas han logrado empadronar a más de 400 mujeres adultas, pero requieren garantías de seguridad y salud del gobierno.

   


Visitas:


Encuesta