Lunes, 15 de Octubre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Salud

La edad y sexo, una amenaza de obesidad

Salud   /   
Kaleydoscopio  |
 Lunes, Noviembre 6, 2017

El aumento de peso promedio en las mujeres de 50 y 60 años es de 1.5 libras por año

Las mujeres de mediana edad deben hacerse una revisión de los riesgos de engordar y de los retos que enfrentan, sugieren investigadores de Mayo Clinic.

El aumento de peso promedio en las mujeres de 50 y 60 años es de 1.5 libras por año.

En ese grupo femenino, la mayor parte del incremento se asienta en la sección media del cuerpo, y ese tipo de grasa se vincula con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, principal causa de muerte entre las mujeres posmenopáusicas.

Aparte de la enfermedad cardiovascular, la distribución del peso en la parte central del cuerpo pone a esa población en riesgo de presentar anomalías en la glucosa y en el perfil de lípidos, así como hipertensión.

“Los retos que esta población femenina enfrenta para conservar un peso sano son múltiples: los cambios de humor, las alteraciones del sueño, los sofocos y los muchos otros cambios de la menopausia pueden trastornar lo que antes posiblemente fue un estilo de vida sano”, comenta la doctora Ekta Kapoor, endocrinóloga de Mayo Clinic.

Los investigadores de Salud Femenina de Mayo Clinic recomiendan que los proveedores de atención médica primaria examinen la gordura en esta población femenina y establezcan intervenciones conductuales, entre ellos apoyo psicológico, actividad física y cambios en los hábitos alimentarios.

Debido a que las hormonas y el metabolismo están en su contra, las mujeres posmenopáusicas presentan algunas de las tasas más altas de obesidad. En las mujeres que apenas empiezan la menopausia, la terapia hormonal puede ser una alternativa para controlar los síntomas de la menopausia. Al disminuir los síntomas de la menopausia, las mujeres pueden enfocarse en hacer cambios sanos en su estilo de vida.

“Además de las consecuencias adversas habituales de la obesidad, las mujeres posmenopáusicas también enfrentan otros retos únicos, tal como peores sofocos, disfunción sexual y mayor riesgo de cáncer. Enfocarse en los hábitos del estilo de vida a partir de la mediana edad sirve para prevenir mayores consecuencias de salud más adelante.

“Nunca es demasiado tarde para empezar a hacer cambios sanos en el estilo de vida”, añade Kapoor.

   


Visitas:


Encuesta