Jueves, 19 de Octubre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete




Sociedad

La falla de Tehuacán es peligrosa y puede activarse, alerta geólogo

Sociedad   /   
Laura Ruiz  |
 Jueves, Octubre 12, 2017

La responsabilidad de los daños del sismo en construcciones no queda tolamente definida, enla mayoría de los casos, señalan en foro

Un tema serio, del que poco a poco se tiene más información, es la falla de Tehuacán, “una de las más peligrosas, en términos de actividad”, advirtió el biólogo y especialista en hábitat, Ariel Rodolfo Alcántara Egúren.

Durante el foro organizado por el Instituto de Investigaciones en Medio Ambiente Xabier Gosostiaga SJ, de la Universidad Iberoamericana Puebla, Alcántara Egúren enfatizó que  “una falla (geológica) no esta muerta, sólo espera volverse a activar", y llamó a estar alertas tanto como en los casos de las placas de Cocos, Caribe y Norteamérica.

Por su parte, Fernando Aragón Duránd, biólogo especializado en Planeación del Desarrollo y Desarrollo Urbano, destacó que si bien los sismos no son previsibles sí se puede determinar en dónde es funcional y seguro desarrollar  ciudades.

En la Ciudad de México y en parte en Puebla - puso como ejemplo- se observa lacentralización de asentamientos urbanos, aún con la experiencia que se tiene de riesgos, en sismos como el del 19 de septiembre de 1985.

"Ocurre ese desastre, hay muertos, los edificios se deterioran por ese conjunto de condiciones", explicó el académico.

Desde esta perspectiva, agregó, también influye el tema de la percepción social de los riesgos y cómo ésta, en ocasiones, se construye distante de los riesgos reales. Un ejemplo, dijo, es la percepción que le tocó conocer de pobladores de Chalco que viven junto a un canal de aguas negras pero temen más al Popocatépetl.

El tema de los sismos también fue abordado desde la incidencia de las leyes en materia de protección civil y cómo esto afecta también, tanto la forma en que  se revisan construcciones, como las normativas impuestas por los gobiernos.

Rubén Alberto Curiel Tejeda, quien dirige la Maestría en Derechos Humanos y tiene experiencia en el desarrollo de programas de Protección Civil desde el ámbito legal, explicó la presencia de factores como la corrupción. "Donde hay corrupción y no hay prevención, se dan, por ejemplo, permisos de construcción en zonas de alto riesgo", dijo.

Aunque a partir del sismo de 1985 surgió el Sistema Nacional de Protección Civil y este alimenta a los sistemas tanto estatales como municipales, estos no son funcionales por diferentes razones.

Por un lado, explicó, están los altos costos y requisitos no estandarizados para registrar programas internos de protección civil. También están las licencias que otorgan los ayuntamientos para ser peritos directores de obras. Mientras hay quien cobra por una serie de requisitos, hay quien cobra sin revisar ni prevenir.

En esto último, agregó, desde las universidades falta revisar qué tanto se consideran, en los programas de estudio de Arquitectura y de Ingeniería Civil, las materias para preparar profesionales que puedan considerarse como responsables de obras.

Daños como los de los recientes sismos, dijo el abogado, ponen en duda, de manera generalizada, quién es, al final, responsable, si las autoridades, los responsables de obra o también los dueños que debieron contar con programas internos para prevenir.

   


Visitas:


Encuesta







Nación & Mundo