Viernes, 20 de Octubre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete




Universidades

Batalla ex trabajadora BUAP por justicia contra acoso de su jefe

Universidades   /   
Laura Ruiz  |
 Lunes, Septiembre 18, 2017

Cumple dos años la denuncia que interpuso contra su jefe en el Hospital Veterinario Para Pequeñas Especies, sin que la queja haya sido atendida por las autoridades

El próximos días la médico veterinario zootecnista Irma Gómez Castañeda, cumplirá dos años de batalla para exigir justicia por el acoso que padeció en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Entre 2012 y 2015, relata en la denuncia por acoso laboral, hostigamiento y abuso de autoridad que presentó el 13 de octubre de 2015 a la abogada general de la institución, fue víctima del trato abusivo de su jefe, el médico Lorenzo Carreón Luna.

El asunto, explicó hoy junto con su abogada Jaqueline Jiménez de Los Santos, lo han omitido en la Defensoría de los Derechos Universitarios y en la Rectoría de la BUAP y también autoridades estatales, por lo que exigen actuación inmediata

Mientras se desempeñaba en cargos administrativos del Hospital Veterinario Para Pequeñas Especies, Gómez Castañeda fue obligada por su jefe a favorecer a proveedores de costos altos, a acompañarlo a actividades sociales  además de recibir constantes insinuaciones.

"No paraba de hacerme comentarios de mal gusto, piropos y diciéndome que: "Ya que se había hecho el chisme en la facultad de que nosotros andábamos y que lo correcto era que le diéramos gusto a los chismosos"", se lee en la denuncia de 2015. 

Ahí también se describe cómo la relación se puso aún más tensa, cómo tuvo represalias por no proteger a Carreón Luna de investigaciones de la Contraloría y cómo,  finalmente, acabó por grabar una conversación para documentar el acoso y las insinuaciones.

Aún sin recibir justicia y sin la aplicación de protocolos dentro de la BUAP, Gómez Castañeda destacó que de esta experiencia difícil ha ganado problemas familiares y económicos, pero también fortaleza por haber tomado una decisión que requiere valor.

"Se necesita mucho valor, se necesita también estar comprometido y, como dije, tengo muchos años de estar trabajando con estudiantes; que yo sé lo que les cuesta venir de otros lugares para que además tengan que sufrir esto. Sería faltar a lo que soy si no tomara el valor, denunciara y evitara que le pasara a otras chicas", dijo.

Ni en la BUAP, ni en oficinas gubernamentales, ni en otros espacios de trabajo, explicó su abogada Jiménez de Los Santos, es común que las mujeres se atrevan a realizar estas denuncian que deben presentarse personalmente.

Lo que hay atrás de todo esto, explicó, no sólo son los recursos legales limitados y la falta de respuesta de las autoridades involucradas, sino una suma de miedos que quienes padecen la situación deben vencer.

"Miedo a perder tu trabajo, miedo a perder tu ingreso, miedo a no tener el apoyo de tus familiares, miedo a no tener el apoyo - como en este caso-, de la universidad y no tener el apoyo de la sociedad, que es siempre lo que nos ha sucedido", lamentó.

Aunque se buscó la postura de la Dirección de Comunicación Institucional de la BUAP respecto a los señalamientos de la ex trabajadora del nosocomio veterinario y su abogada, no se obtuvo una respuesta.

   


Visitas:


Encuesta







Nación & Mundo