Viernes, 22 de Septiembre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete




Cultura

Se instaura en la UNED la Catedra sobre Joaquín Sabina

Cultura   /   
José Alberto Vázquez Benítez  |
 Miércoles, Septiembre 13, 2017

Es la Universidad Nacional de estudios a distancia UNED a través de su Centro Asociado, en Úbeda, Jaén, se que establece el Primer curso formal sobre estudios sabineros con Julio Neira, como Director del curso. El título del curso: “Joaquín Sabina, de lo cantado y sus márgenes”

Aquél que ha sido tildado de “loquito”, con etiqueta de amante y consumidor de “aquellos polvos”; rehabilitado, por cierto; dejando testimonio durante su reclusión de rehabilitación en un álbum de dibujos, a crayolas, pincel con agua y brillantes colores, una serie de ilustraciones que resultan interesante material de estudio para sicoanalistas.

Pues bien, ese Joaquín Sabina, se suma a la galería de “Locos egregios” al convertirse su personalidad y sobre todo el producto literario de las letras de sus poesías hechas canciones en material de estudio para el establecimiento de una cátedra universitaria, tema de un curso.

Es la Universidad Nacional de estudios a distancia UNED a través de su Centro Asociado, en Úbeda, Jaén, se que establece el Primer curso formal sobre estudios sabineros con Julio Neira, como Director del curso. El título del curso: “Joaquín Sabina, de lo cantado y sus márgenes”.

Así, aquél cuya popularidad naciera en el mítico café La Mandrágora;  de nombre completo Joaquín Ramón Martínez Sabina, con su primer libreto de letras de canciones editado: “Memorias del exilio”. Y con estudios universitarios a nivel Master de Filología Románica, su obra, su extravagante personalidad son ahora material formal de estudios.

A nosotros, convencidos nos tiene de la riqueza y enorme sapiencia humana de sus decires, por lo que incluimos aquí algunas de sus memorables sentencias:

“Al lugar dónde has sido feliz no debieras tratar de volver” el tiempo habrá hecho sus destrozos.

“Llamo cultura del alcohol a compartir una estupenda mesa con unos amigos que tengan una conversación florida, interesante y divertida”.

“Llevaba la falda tan corta que se le veían los pensamientos”.

“Me quise morir trepando por su falda, me quede a vivir en un lunar de su espalda”.

“Y la vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido”.

   


Visitas:


Encuesta







Nación & Mundo