*

Fernanda Lozano, la esperanza del futbol femenil en México

Cuando todo se creía perdido en el futbol femenil y ante un apoyo diminuto por parte de los equipos y de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), aparece Fernanda Lozano, poblana que sobresalió en Estados Unidos y ahora busca impactar con un mecanismo distinto al futbol mexicano.

Fernanda Lozano ha tenido una historia de éxito en el futbol. Desde pequeña se desempeñó como delantera, sobresaliendo incluso entre los varones. Su desempeño y virtud futbolística la llevaron a Estados Unidos en donde jugó en equipos como California, Nueva York, Oregon.

Al mismo tiempo y con tan solo 16 años de edad, llegó a la Selección Femenil, siendo la jugadora más pequeña en la plantilla y destacando con su entusiasmo a directivos y compitiendo al tú por tú con las futbolistas de más alto nivel.

Lozano dejó el futbol profesional para prepararse como Directora Técnica, consiguiendo el título a través de la FMF, incluso es la única mujer DT que tiene dicho certificado. Emprendió con su proyecto UP Movement, en el cual inspira al jugador con un mecanismo totalmente distinto al que se conoce en el futbol, ya que desde sus instalaciones techadas y con un espacio exclusivo para 3 jugadores por hora, el jugador podrá tocar el balón más de cinco mil veces y podrá pensar más utilizando la psicología para incentivar a los jugadores.

“Yo voy a conseguir que valoren a las jugadoras, yo ya viví la forma en como no apoyan al futbol femenil. En México no innovan, trataré de cambiar la mentalidad y buscar que se apoye más, no solo en lo económico, sino cambiar el chip y la ideología en el futbol mexicano” expresó la DT.

Fernanda confirmó que el futbol sigue siendo exclusivo de varones, pero que debe haber una igualdad de género. También dentro de sus objetivos está en dirigir a la selección nacional varonil.

Sin duda, dicha metodología cambiará la estructura del futbol, México necesita esto y que mejor forma de cambiar los roles y que una mujer sea quien tenga la iniciativa de mejorar nuestro futbol.