Domingo, 22 de Octubre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete




Sociedad

Reparten Fundación Jenkins contra voluntad de su fundador

Sociedad   /   
Patricia Méndez  |
 Miércoles, Septiembre 6, 2017

Guillermo Oscar Jenkins no quería heredar su fortuna a sus hijos bajo el argumento de enseñarles a vivir sólo con el dinero de su propio trabajo, señala texto de Manuel Espinosa Yglesias

Aunque Guillermo Oscar Jenkins, patrono de la Fundación Mary Street Jenkins, determinó no heredar una fortuna a sus hijos, con el fin de fomentar en ellos el esfuerzo propio, el patrimonio valuado hoy en más de 3 mil 750 millones de pesos ya se reparte entre su descendencia.

El capital de la institución benefactora –que en su momento fue una de las de mayores recursos en el país– fue donado en 2014 a la “Fundación Bienestar de Filantropía”, registrada en Aguascalientes y a finales de ese mismo año se mudó con todo el dinero a Barbados –considerado un paraíso fiscal–.

En diciembre de 2015 la nueva institución se trasladó a Panamá con el nombre de “Fundación para el Desarrollo Latinoamericano”, y desde ahí aportó su patrimonio al capital de la  empresa “FPDL” S.A., creada en México, misma desde la que puede disponerse de los recursos.

 

Establecen repartición del patrimonio

Esas operaciones estuvieron a cargo de Guillermo Jenkins Anstead, quien murió en diciembre de 2016 pero que en agosto de ese mismo año estableció la forma en la que se repartiría el patrimonio de la nueva fundación tras su fallecimiento.

Según estableció, a su esposa Elodia Sofía de Landa Irízar de Jenkins, la fundación debe entregar 600 mil dólares anuales, además de cualquier cantidad para gastos médicos, cuando la póliza de seguro no los cubra.

Además, cuatro de sus cinco hijos, Roberto, María Elodia, Margarita y Juan Carlos Jenkins de Landa, podrán disfrutar del “producto restante” por partes iguales. En uno de los apartados se detalla que tienen derecho a recibir 120 mil dólares anuales, actualizables cada año según el índice de precios al consumidor en Estados Unidos.

De la repartición del patrimonio quedó excluido Guillermo Jenkins de Landa, hijo primogénito de Jenkins Anstead, quien sostiene una serie de litigios debido a que acusa a su familia de saquear la Fundación Mary Street Jenkins, que fundó su abuelo, Guillermo Oscar Jenkins, en el año de 1954.

 

Contradicen cláusula testamentaría

Lo que ocurre actualmente con el patrimonio de la fundación que formó Guillermo Oscar Jenkins contradice su deseo, ya que determinó no heredar su fortuna a sus hijos, bajo el principio de enseñarles a vivir con el dinero de su propio trabajo.

Así se establece en un texto que en 1995 elaboró Manuel Espinosa Yglesias, quien fue colaborador y socio del patrono de la Fundación Jenkins, en el que señala que decidió transferir todo su dinero y bienes a dicha institución con el fin de que promoviera la educación, el deporte y la cultura en México.

Según se indica en el documento, Jenkins estableció en la cláusula sexta de su testamento:

“… que siempre ha tenido la firme convicción de que, en bien de sus hijos, los padres no deben dejarles grandes fortunas como herencia, sino más bien enseñarlos y ayudarlos a trabajar para que ellos mismos ganen lo que necesiten, teniendo la creencia el propio señor testador, que nadie con capacidad para trabajar, debe gastar dinero que no haya ganado por su propio esfuerzo y siguiendo este principio, manifiesta que no es su voluntad dejar a sus hijos riquezas ni fortunas, sino más bien ayudarlos a trabajar para que puedan hacer su porvenir con su propio esfuerzo”.

No obstante, en otra cláusula, el también empresario dictó que no dejaría desprotegidos a sus hijos, pues éstos podrían disfrutar de mil dólares mensuales en caso de que necesitaran ayuda.

Espinosa Yglesias indicó en el texto que la suma le pareció “estrecha”, por lo que hizo los trámites necesarios para que se incrementara a dos mil dólares mensuales, cantidad que se entregó, la necesitaran o no los beneficiarios.

Espinosa indicó que quien cobró esas sumas fue Jenkins Anstead, incluso los pagos que correspondían a sus tías.

Vacían fundación para engordar empresa con bienes de JenkinsVacían fundación para engordar empresa con bienes de JenkinsDespués de que el patrimonio de la Fundación Mary Street Jenkins fue mudado de Puebla a Aguascalientes, después a Barbados y Panamá, hoy figura como el capital de una sociedad anónima

El patrimonio de la fundación Jenkins ya es herencia de nietosEl patrimonio de la fundación Jenkins ya es herencia de nietosA través de una institución registrada en Panamá, la esposa e hijos del finado Guillermo Jenkins pueden recibir los recursos con los que se creó la Fundación Mary Street Jenkins en Puebla para obras de beneficencia y entrega de becas

   


Visitas:


Encuesta







Nación & Mundo