Jueves, 24 de Mayo de 2018     |     Puebla.
Suscríbete

Gobierno

Simulan consulta para imponer hidroeléctrica en la Sierra Norte

Gobierno   /   
Patricia Méndez  |
 Miércoles, Julio 1, 2015

Activistas de Fundar subrayaron que la situación que viven las comunidades poblanas es grave

Comunidades tutunaku, respaldadas por el Centro de Análisis e Investigación Fundar, denunciaron que el gobierno poblano y la administración federal pretenden simular una consulta entre poblaciones de la Sierra Norte de la entidad para imponer la construcción de una hidroeléctrica, denominada Puebla 1, la cual está a cargo de la empresa Deselec 1 Comexhidro.

Durante una conferencia de prensa que pobladores indígenas ofrecieron este miércoles en el Centro Nacional de Comunicación Social A.C. (Cencos), activistas de Fundar subrayaron que la situación que viven las comunidades poblanas es grave, pues se trata de una entidad caracterizada por la represión social que ha derivado en muertes y encarcelamientos.

Los afectados rechazaron que existan pobladores a favor del proyecto hidroeléctrico, pues refirieron que la marcha que se llevó a cabo el 20 de junio en San Felipe Tepatlán para presuntamente respaldar la obra, fue efectuada por personas a las que la empresa les pagó 200 pesos por marchar, por lo que exigieron cancelar la obra.

Consulta simulada

Integrantes del Consejo de Comunidades Tutunaku en Defensa del Río Ajajalpan explicaron que desde hace dos años la firma Deselec 1 Comexhidro arribó a la comunidad de San Felipe Tepatlán para instalar una hidroeléctrica, sin embargo nunca ha organizado asambleas comunitarias para dar a conocer el proyecto.

Además el 24 de abril pasado el presidente municipal del lugar, Emilio de León Blanco, personal de la Secretaría de Energía (Sener), de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y de la empresa Deselec Comexhidro, convocaron a una reunión a la que asistieron 300 habitantes, a quienes se les pidió firmar un documento que avalaría la realización de una consulta pública pero sin informarles de ello.

“Estos señores llegaron y sin más explicación nos dijeron pasen a firmar y después a comer creyendo que por estar cansados y con hambre por la espera, caeríamos en su trampa y firmaríamos como si hubiéramos aceptado el proyecto hidroeléctrico. Después de reclamarles su falta de respeto hacia nosotros, el pueblo tutunaku”, subrayaron.

Los pobladores se percataron de que pretendían engañarlos y demandaron a las autoridades que rechazaran el proyecto, no obstante, volvieron a hacer otro intento de simulación de la consulta en la comunidad de Xochimilco, llevando unas cuantas gentes de Altica y San Felipe.

Comentaron que en 2011 la Secretaría de Medioambiente y Recursos Naturales (Semarnat) concedió a la empresa una autorización de impacto ambiental, mientras que la Comisión Reguladora de la Sener emitió un permiso de autoabastecimiento de energía eléctrica en 2013, por lo que cuestionaron el porqué de la realización de una consulta si ya emitieron permisos.

En consecuencia, el 14 de junio el Consejo llevó a cabo una reunión con pobladores de San Felipe, Altica, La Guadalupana, Pachoc, San Miguel, San Martín, Kalapana, África, Xochimilco, Xochicugtla, en la que al menos mil asistentes rechazaron la instalación de la hidroeléctrica.

Alertan por represión

Integrantes de Fundar señalaron que la situación es grave, pues ocurre en una entidad caracterizada por una represión de la protesta social que ha derivado en encarcelamientos y muerte. “No estamos hablando de cualquier región del país, sino de Puebla”, advirtieron.

Por otra parte, señalaron que la Reforma Energética es violatoria de los derechos indígenas, pues nunca se les consultó sobre la puesta en marcha de proyectos como la extracción de hidrocarburos o la instalación de hidroeléctricas, particularmente en la Sierra Norte de Puebla, área que consideraron es un “laboratorio” para ese tipo de proyectos.

En este sentido, responsabilizaron al presidente de la empresa Deselec 1 Comexhidro, Carlos Jinich Ripstein y al responsable del proyecto Puebla 1, Mauricio Justus Villareal; así como al gobernador de Puebla Moreno Valle y al Gobierno Federal, de cualquier acción contra la integridad física y moral de todas las personas que se oponen al proyecto.

La hidroeléctrica Puebla 1 consta de un embalse de 900 mil metros cúbicos de agua que estará en constante derrame, cuya cortina medirá 37 metros de altura; se construirá un túnel de agua de 4.4 kilómetros de longitud, por “debajo del cerro” hasta una tubería de presión que alimentará dos turbinas de 30 megawatts y una línea de transmisión de 42 kilómetros que llevará la energía hasta la subestación de El Entabladero en el municipio veracruzano de Espinal.

.

   


Visitas:


Encuesta







Nación & Mundo