Martes, 11 de Diciembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Notas recientes

La boda de Yáñez, un desliz aristocrático en el entorno juarista

Proceso   /   
 Domingo, Octubre 7, 2018

   

Ventana para "celebrities”, realeza europea, actores, deportistas y famosos, todos asistentes a subastas de arte, exclusivos eventos deportivos, pasarelas organizadas por diseñadores de fama mundial, o bien sus versiones vernáculas, la revista ¡Hola! México es ya la favorita de la clase política que, en el sexenio que termina, hizo costumbre lucirse en su portada.

Ahora, en pleno periodo de transición, dicha publicación es la primera en exhibir el glamur de la élite lopezobradorista que asumirá el poder el próximo 1 de diciembre.

La portada de su edición 609, que empezó a circular el pasado jueves 4, aunque está fechada el 11 de octubre, muestra a plana entera la pareja de César Alejandro Yáñez Centeno Cabrera y Dulce María Silva Hernández sobre un fondo rosa en el que se sobrepuso, justo atrás del hombro derecho del novio, la fotografía del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller. El presidente electo, como testigo principal del enlace.

 

"Entramos a la celebración de la que todo el mundo habla”, presumió la revista. Al pie de la portada, la foto de un grupo femenino con vestidos rojos lleva este pie: "Las ocho mujeres del momento reunidas en el aniversario de Benito Santos”. Se trata de ocho actrices de telenovelas que usan atuendos del diseñador jalisciense, que se indica en la parte dedicada a la boda, fue quien confeccionó los tres vestidos de la novia para las etapas de la ceremonia.

El pasado 29 de septiembre, a dos meses de que López Obrador asuma la Presidencia de la República, su inseparable colaborador César Yáñez acaparó la atención de medios de comunicación, menciones y comentarios en redes sociales, reconvenciones de simpatizantes de Morena y abiertas descalificaciones por una boda cuyo costo se calculó entre 10 y 13 millones de pesos.

El vendaval de críticas empezaba a amainar cuando la publicación de ¡Hola!, con imágenes notablemente posadas y evidente acceso preferencial a la pareja, dio cuenta de la celebración y provocó que el mismo jueves 4, de gira por Morelos, el presidente electo fuera cuestionado sobre la "boda fifí” … en medio de la "austeridad republicana” en que ha fincado gran parte de su discurso político.

En el eje la "cuarta transformación”

No habían pasado ni dos semanas desde que ganara la elección presidencial con amplia ventaja cuando López Obrador se reunió con los legisladores electos de Morena, encuentro organizado por la dirigente del partido, Yeidckol Polevnsky.

El 11 de julio delineó su plan de austeridad y pidió que los morenistas electos para un cargo público se comportaran con responsabilidad. Días después presentó los "50 Lineamientos generales para el combate a la corrupción y la aplicación de una política de austeridad republicana”.

Sin embargo, con la boda de Yáñez el equipo lopezobradorista se colocó en el límite de varios de esos lineamientos, pues aún no asumen los cargos para los que han sido anunciados.

De acuerdo con la reseña publicada por ¡Hola!, en la boda estuvieron Manuel Bartlett Díaz, futuro director de la Comisión Federal de Electricidad, y Olegario Vázquez Aldir, heredero de Prodemex, la contratista gubernamental con intereses en el sector.

El punto 30 de los lineamientos establecidos por AMLO indica: "Los funcionarios de Hacienda, Comunicaciones, de Energía y de otras dependencias, no podrán convivir en fiestas, comidas, juegos deportivos o viajar con contratistas, grandes contribuyentes, proveedores o inversionistas vinculados a la función pública”.

La ceremonia inició en la Capilla del Rosario de la Iglesia de Santo Domingo, en Puebla, una joya del barroco. Desde ahí, la logística implicó colocación de vallas y movilización policiaca local, cuando el punto 31 de los mencionados lineamientos sentencia: "Ningún funcionario, sin causa de emergencia, podrá ordenar cerrar calles, detener el tráfico o pasarse los altos o estacionarse en lugares prohibidos”.

 

El novio

Originario de Colima, César Yáñez colaboró desde 1988 en la campaña presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. Cinco derrotas en elecciones presidenciales precedieron a la primera vez que aquella vieja formación escindida del PRI consiguió la victoria electoral con López Obrador.

Cuando el hijo del general Lázaro Cárdenas encabezaba el recién fundado PRD, Yáñez trabajó con él en tareas de relación con la prensa, y en el convulso 1994, cuando dicho partido postuló a Cárdenas como candidato presidencial, fue el encargado de atención a medios.

Fue ese año cuando AMLO se catapultó al escenario político nacional tras denunciar un fraude y el dispendioso uso del aparato de Estado para favorecer a Roberto Madrazo Pintado en los comicios para gobernador de Tabasco. 

Yáñez, cuya anterior esposa, Bertha, estuvo casada con Porfirio Muñoz Ledo, siguió colaborando con el PRD mientras el actual presidente de la mesa directiva en la Cámara de Diputados lo dirigió, y en 1996, al asumir la dirigencia, López Obrador lo ratificó.

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo