Sábado, 17 de Noviembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Notas recientes

Operativo en Serdán para salvar a Fernando Morales de la derrota electoral

La Jornada de Oriente   /   
 Viernes, Junio 22, 2018

.

   

Fermín Alejandro García/ Cuicatlán/ La Jornada de Oriente

Nadie duda de que las Policías municipales de la zona del llamado “triángulo rojo” están infiltradas por el crimen organizado y que esa corrupción, ha sido solapada o no ha podido ser controlada por los ediles de la región. Sin embargo el operativo de ayer contra el área de seguridad pública del ayuntamiento de Ciudad Serdán tiene un tufo de haber sido un golpe mediático con fines electorales. Un intento de salvar de una derrota en las urnas a Fernando Morales Martínez, candidato a diputado federal, dirigente del Partido Movimiento Ciudadano e hijo del ex gobernador Melquiades Morales Flores, cuya familia se dedica a operar para el morenovallismo.

Pareciera que todo fue una maniobra destinada a salvar el capital político–electoral de la familia Morales, que antes era pilar del PRI y ahora se dedica a servir a los intereses del ex gobernador panista Rafael Moreno Valle Rosas.

Hay por lo menos ocho razones para creer que la intervención contra la Policía Municipal de Ciudad Serdán fue por motivos político–electorales y no solo por la preocupación de frenar a las redes delictivas dedicadas al robo de trenes e hidrocarburos. Estas son las variables que se deben analizar:

Primera: Ciudad Serdán es uno de los pocos lugares en el estado donde a los candidatos del PRI les va bien en la medición de los índices de intención del voto. Y en cambio, existe un fuerte descrédito hacia Fernando Morales Martínez, quien no solamente enfrenta un fuerte rechazo social, sino ha llevado una campaña electoral errática, pues en lugar de dedicarse a buscar ganar la voluntad ciudadana de su distrito, la mayor parte del tiempo se la pasó acompañando –por diferentes partes de la entidad– a la aspirante a la gubernatura de la coalición Por Puebla al Frente, Martha Érika Alonso Hidalgo.

Segunda: el principal afectado por el golpe mediático de acusar a la policía de ese municipio de proteger el robo de trenes es Juan Navarro Rodríguez, quien hasta hace tres meses era alcalde de Ciudad Serdán y pidió licencia a ese cargo para ser candidato del PRI a diputado federal.

Es decir, el operativo a quien golpea directamente a es la imagen del rival electoral de Fernando Morales.

Tercera: Quien dirige el operativo de intervención de la Policía Municipal de Ciudad Serdán es Jesús Morales Rodríguez, el secretario de Seguridad Pública del gobierno estatal, quien a su vez es primo de Fernando Morales Martínez. ¿Es una coincidencia o una ayuda entre parientes?

Cuarta: Jesús Morales Rodríguez es hijo de Jesús Morales Flores –hermano del ex gobernador Melquiades Morales Flores–, quien recientemente desertó del PRI y se pasó a las filas del PAN, en donde le encargaron sacar adelante la elección del distrito de Tepeaca, que es vecino de Ciudad Serdán.

Pareciera entonces que el operativo policiaco de este jueves es un intento de salvar los intereses políticos de la familia Morales.

El objetivo es evitar una penosa derrota en las votaciones de Fernando Morales, quien es mal visto por la gente porque ha sido ya legislador por ese distrito y nunca ha generado beneficios sociales para la región.

También impedir que Jesús Morales Flores pierda su prestigio como operador electoral y eso le imposibilite entrar al gobierno de Martha Érika Alonso, en caso de que gane el 1 de julio.

Quinta: el operativo se hace faltando 8 días para la elección y un día antes de que el candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, llegue a la ciudad de Puebla a encabezar el cierre regional de las campañas electorales.

¿Por qué el operativo se hizo hasta el final de las campañas? Queda claro para que el PRI de Ciudad Serdán no se pueda reponer del golpe mediático.

Sexta: se sigue el mismo modus operandi de cuando se intervino a la Policía Municipal de San Martín Texmelucan, que derivó en la detención de decenas de agentes de seguridad pública –que vendían protección a huachicoleros– y provocó la caída del alcalde Rafael Núñez, quien apoyaba a Morena.

El operativo en San Martín Texmelucan se hizo un día después de que el municipio fue visitado por Andrés Manuel López Obrador y en el mismo día en que Martha Erika Alonso encabezó en ese lugar un mitin de campaña. ¿Fue coincidencia o concordancia de las acciones oficiales con factores electorales?

Séptima: tales antecedentes plantean preguntarse: ¿Si la violencia criminal en San Martín Texmelucan y en Ciudad Serdán tuvieron su repunte en 2017 y en los primeros meses del presente año, por qué hasta que están en marcha las campañas electorales se decide actuar contra los policías corruptos que hay en esos dos municipios?

La respuesta es muy sencilla: si antes hubieran detenido a los agentes y jefes policiacos, no habría generado beneficios político–electorales.

Octava: las condiciones para golpear al PRI de Ciudad Serdán las propició el propio tricolor y su candidato a la gubernatura, Enrique Doger Guerrero, que tienen una evidente alianza de facto con el morenovallismo y no van a protestar por el uso electoral del operativo policiaco destinado a ayudar a Fernando Morales.

¿O no son muchas coincidencias?

http://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/operativo-en-ciudad-serdan-fue-para-salvar-a-fernando-morales-de-una-derrota-electoral/

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo