Jueves, 13 de Diciembre de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Notas recientes

Doger revive cuestionamiento de 2010 vs. López Zavala

La Jornada de Oriente   /   
 Miércoles, Febrero 21, 2018

.

   

Fermín Alejandro García/Cuitlatlán/La Jornada de Oriente

Algo que dejó atónitos a varios de los presentes en el acto en que Enrique Doger Guerrero fue ungido oficialmente como candidato del PRI a la gubernatura de Puebla fue que hiciera un abierto y directo cuestionamiento a unos de sus operadores electorales, Javier López Zavala, en un evento en el cual debía dominar la unidad, la cohesión, la cordialidad, entre las fuerzas internas del tricolor.

El acto de oficialización de la candidatura de Doger, realizado en el Complejo Cultural Universitario de la UAP, marchaba muy bien, pues el espacio estaba lleno al tope y se encontraba reunida toda la clase política priista, no había alguna ausencia notable que provocara un vacío en el ritual del tricolor. Todo iba bien, hasta que en el cénit del discurso del aspirante a la gubernatura dijo:

“Los poblanas y los poblanos ya abrimos lo ojos, hace siete años un candidato –en alusión a Rafael Moreno Valle Rosas, como abanderado del PAN– dijo: el PRI no encontró en más de 5 millones de poblanos a alguien para que lo representara… ahora le decimos que el PAN no cree que entre más de 6 millones de poblanos no exista alguien con méritos para gobernar, más que la esposa del ex gobernador”.

Es decir, Doger revivió el principal discurso de ataque que hace siete años utilizaba Rafael Moreno Valle Rosas, en su condición de abanderado opositor, quien siempre cuestionaba que el PRI hubiera postulado como candidato a la gubernatura a un chiapaneco, es decir a Javier López Zavala, quien fue golpeado en su imagen en esa campaña electoral por el hecho de ser de Pijijiapan, Chiapas.

Incluso en la mitad de la campaña de 2010 se utilizó la trampa de un falso comunicado de Notimex, la agencia de noticias del gobierno federal, donde se decía que López Zavala era de Guatemala, lo cual provocó que el entonces candidato del PRI tuviera que salir ante la opinión pública a exhibir su acta de nacimiento de Chiapas, y el aceptar que era chiapaneco, se usó como tema de denostación en su contra, en lo que fue un manejo político con un alto toque de racismo.

Por eso, cuando ayer Doger recordó en su discurso oficial el cuestionamiento contra el candidato del PRI en 2010 y la similitud de que ahora el PAN no haya encontrado un buen candidato entre la población del estado, el primero que saltó de sorpresa, extrañado, fue el propio López Zavala, quien estaba en la primera fila en que sentaron a los miembros de la cúpula priista de Puebla.

Al final del acto muchos se preguntaron:

¿Fue un yerro de Doger, una mala improvisación, el que recordara los cuestionamientos contra Zavala de 2010, que eran parte del discurso incendiario de Rafael Moreno Valle Rosas?

¿O fue una manera de Doger de ventilar de que no hay confianza entre él y Javier López Zavala?

¿Acaso fue una revancha de Doger contra López Zavala, pues el segundo de ellos tardó una semana en reconocer a Doger como precandidato, luego de que fue elegido por el Comité Ejecutivo Nacional del PRI?

Algunos conocedores de los entretelones de la dirigencia estatal del PRI creen que solo fue un yerro del candidato, pues López Zavala, en su calidad de secretario de Organización Política, es quien va a unir a las diferentes estructuras priistas en torno al proyecto de llevar a Enrique Doger a la titularidad del Poder Ejecutivo. Por tanto, no pueden estar peleados.

Sin embargo en el sentir de algunos priistas, esa mención de Doger podría ser un síntoma de que la unidad en el PRI, por ahora, únicamente se encuentra en el plano de la simulación.

Los temas que evadió Meade

El candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, vino a Puebla a convencer a propios y extraños de que el tricolor no tiene ningún acuerdo con el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, o con el PAN. Que el único objetivo que se persigue, en el actual proceso electoral, es que el tricolor gane la titularidad del Poder Ejecutivo.

No estuvo mal que Meade hiciera ese deslinde, pero sus palabras sonaron huecas, poco convincentes, por dos razones:

Primera: porque en todo el evento, se habló de Rafael Moreno Valle Rosas, pero sin mencionar directamente su nombre.

Es decir, hubo cuidado con la persona de Rafael Moreno Valle Rosas.

Segunda: Medea se dedicó a cuestionar “el huechicoleo” como herencia de los gobiernos del PAN en Puebla, pero no tocó un tema que es más delicado, que es el endeudamiento público que provocó Rafael Moreno Valle Rosas.

Todo indica que Meade no tocó ese tema por una razón de peso: porque lo acaba salpicando a él.

Cuando Moreno Valle hizo su programa de obra pública, con el uso de la mentira de que no había pedido un solo peso prestado, el secretario de Hacienda del gobierno federal era Meade Kuribreña.

Por tanto, el ahora abanderado del tricolor era quien debía haberse percatado del daño a la hacienda pública de Puebla que se estaba haciendo con obras públicas infladas en sus precios y con un esquema de financiamiento que ha provocado una gigantesca deuda pública, que habrá de pagarse durante las próximas dos décadas y media.

Meade fue corresponsable de no frenar ese irracional endeudamiento.

http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2018/02/21/doger-revive-cuestionamiento-2010-vs-lopez-zavala-fue-yerro-ventilo-las-diferencias/

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo