Miércoles, 20 de Junio de 2018     |     Puebla.
Suscríbete




Notas recientes

Elba Esther dada por muerta … pero temida

Proceso   /   
 Domingo, Febrero 18, 2018

   

 

Pesa el nombre de la maestra Elba cuando se busca votos magisteriales

Días antes de que José Antonio Meade rindiera protesta como candidato presidencial de la coalición Todos por México, el nombre de la maestra Elba Esther Gordillo y su familia retumbó en su cuartel de guerra. De acuerdo con fuentes del PRI consultadas por Proceso, ello provocó incertidumbre ante la probable fuga de los poco más de 2 millones de votos de los maestros afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) –muchos de los cuales se fueron con López Obrador–, que son la base del Partido Nueva Alianza (Panal).

Luis Castro Obregón, presidente de Nueva Alianza y antiguo asesor de la maestra, no sólo minimiza la salida de los elbistas, sino que la celebra al tildarlos de "negativos”.

Según él, López Obrador se está llevando a esos elementos y sólo busca dar nota en los medios de comunicación. "Si revisamos los archivos de Nueva Alianza, tenemos muy pocos negativos; tenemos un potencial hacia adelante porque se nos asocia con los derechos de las mujeres. Se están yendo los negativos. Es una depuración natural. Es como cuando le soplan al Diente de León”.

A su vez, Aurelio Nuño, entrevistado el viernes 16 al término de un desayuno de Meade con la prensa, vinculó el nombre de Gordillo con el viejo sindicalismo corporativo.

 

–¿Les preocupa Elba Esther? –se le preguntó al coordinador de la campaña de Meade.

–¡No! ¡Para nada! Lo que existe en el país es un sindicalismo y un liderazgo moderno, comprometido con los niños, comprometido con los maestros y que camina de una manera muy sólida. (El SNTE) acaba de tener un congreso como pocas veces se ha hecho; hay una gran solidez en el sindicato.

"El sindicato magisterial está con Juan Díaz de la Torre y punto”, sentencia el extitular de la SEP. Y añade: "Se ha renovado muchísimo y está muy comprometido con el cambio y la transformación; por la calidad educativa, por el proceso que hemos vivido con la reforma y con el nuevo modelo educativo, con maestros que hoy, a través de los concursos y las evaluaciones, ganan sus propias plazas.

 

"Hemos tenido un sindicalismo moderno que ha apoyado este proceso en favor del país y en favor de los maestros. Ese es el liderazgo que existe hoy en el SNTE. No hay ningún otro. Lo demás son temas que están fuera de cualquier orden.”

 

Asegura que Meade asumió el reto de ganarse la confianza de los maestros porque, dice Nuño, son parte integral de la coalición que los priistas hicieron con el Partido Nueva Alianza, cuya base está en el magisterio.

"Los maestros encontrarán en nosotros el reconocimiento a su gestión, el reconocimiento a su trabajo, el reconocimiento a su vocación –dijo Meade durante el desayuno del viernes 16–. Hemos hecho planteamientos importantes en el sentido de que, así como se les ha pedido a los maestros que hagan esfuerzos significativos y reales, así tiene que ser el compromiso del gobierno con los maestros para que también tengan mejoras significativas y reales en sus ingresos y en sus percepciones.”

 

Gordillo, un peligro para México

La semana pasada el PRI tuvo días negros. En la Cámara de Diputados, por ejemplo, varios legisladores se inconformaron con el proceso de selección de candidatos al Poder Legislativo y hablaron de quitar a Enrique Ochoa Reza de la dirigencia del partido; el senador Joel Ayala, líder del sindicato de burócratas, se expresó en el mismo sentido.

El titular de la Secretaría de la Marina, almirante Francisco Soberón Sanz, declaró que la Armada estará con el presidente que elija el pueblo, sin importar el partido que lo postule. Y el sector magisterial, aliado al PRI, se cimbró cuando un juez puso en duda la presidencia de Juan Díaz de la Torre en el SNTE, hasta que finalmente la propuesta fue desechada.

 

Pero lo que más conmocionó a los priistas fue la salida de Gordillo de la cárcel para continuar el juicio en su casa. La fuerza política y mediática de la maestra se manifestó cuando su nieto René Fujiwara, su yerno Fernando González Sánchez y su incondicional Rafael Ochoa externaron su apoyo a López Obrador.

 

Tal fue el impacto político y mediático en el PRI y el gobierno de Enrique Peña Nieto que la Procuraduría General de la República pidió a un juez que considerara a Gordillo como un peligro, pues podría "desestabilizar la paz y la seguridad del Estado mexicano”.

El apoyo de Gordillo a López Obrador comenzó a perfilarse el año pasado, cuando Ochoa y González acudieron a un acto de Delfina Gómez, candidata de Morena al gobierno del Estado de México. Hoy, el apoyo de los familiares de la exlideresa del SNTE al proyecto del tabasqueño es evidente, lo que preocupó al PRI y al Panal.

 

A través del SNTE, Gordillo ha manifestado su fuerza política en las tres últimas elecciones presidenciales.

 

En el 2000 apoyó de manera soterrada la campaña de Vicente Fox. En 2006, con toda la estructura del magisterio, operó a favor de Felipe Calderón; incluso el magisterio propuso como candidato presidencial del Panal a Roberto Campa Cifrián, quien logró más de 400 mil votos.

 

Los dos sexenios durante los cuales el PAN gobernó fueron la mejor etapa para Gordillo: contribuyó al triunfo de Rafael Moreno Valle en Puebla

 Francisco Olvera Ruiz en Hidalgo

Rubén Moreira Valdés en Coahuila

Mario Anguiano Moreno en Colima.

 

De la mano de Nueva Alianza, Carlos Lozano de la Torre llegó a la gubernatura de Aguascalientes; José Guadalupe Osuna Millán a la de Baja California; Fernando Ortega Bernés a la de Campeche; Manuel Velasco Coello a la de Chiapas; César Duarte Jáquez a la de Chihuahua; Egidio Torre Cantú a la de Tamaulipas, y Miguel Márquez a la de Guanajuato.

 

Gordillo ayudó también a Eruviel Ávila Villegas en el Estado de México; a Roberto Sandoval Castañeda en Nayarit; a José Calzada Rovirosa en Querétaro; a Roberto Borge Angulo en Quintana Roo, y a Miguel Alonso Reyes en Zacatecas.

 

Su hija Mónica Arriola fue senadora y su nieto René Fujiwara diputado, mientras que su yerno Fernando González Sánchez fungió como subsecretario de Educación Básica durante buena parte del sexenio de Calderón Hinojosa.  Francisco Yáñez, uno de sus incondicionales, fue director de la Lotería Nacional, en tanto que Miguel Ángel Yunes Linares llegó a la dirección del ISSSTE.

 

En 2012 su poder menguó. Ese año el Panal lanzó como su candidato presidencial a Gabriel Quadri, quien sólo obtuvo 1 millón 129 mil 108 votos. No obstante, el partido ganó 10 diputaciones y una senaduría.

En febrero de 2013 Gordillo fue detenida bajo las acusaciones de lavado de dinero y operación con recursos de procedencia ilícita, lo que afectó al Panal. En los comicios de 2015 conservó las 10 diputaciones, pero ya no tuvo ningún senador.

 

Las preocupaciones del Panal

Luis Castro Obregón, presidente del Panal, descarta que Elba Esther Gordillo y su familia vayan a tener un impacto real en la campaña de José Antonio Meade. Asegura que nadie puede manipular los votos de los maestros.

"No es de extrañar que en cada proceso electoral algunos actores quieran atribuirse la capacidad imposible de manipular el voto de las maestras y maestros; no hay partido o actor político que pueda hacerlo. Los maestros ejercen libremente su ejercicio del voto y su preferencia electoral está marcada por la lectura que haga de la realidad. Los partidos históricamente han tratado de ver al magisterio como botín político”, dice.

 

Rechaza también que el voto corporativo sea una forma de participación política: "Creemos que nuestra apuesta es estar con quien mejor represente la defensa de la educación pública. En la medida que defendamos mejor los derechos de los trabajadores de la educación, tendremos mejores posibilidades de crecer en el magisterio”.

 

Y añade:

 "Esa es nuestra aspiración, por las causas sociales, por nuestro papel en el Congreso, por nuestro papel en las negociaciones político- electorales en defensa de los derechos de los trabajadores de la educación, de los padres de familia y de la educación pública”.

 

Al hacer un balance de la precampaña, Castro Obregón explica que la alianza de Morena con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y la familia de la maestra Gordillo es una expresión de la agudización de las contradicciones de López Obrador, quien al ver que no creció en las encuestas, se dio cuenta de que necesita más votos para triunfar.

 

En Morena, insiste, "se agudizan las contradicciones; ven que nos les alcanzan los apoyos y López Obrador comienza a admitir a quienes antes rechazó. Frente a esta situación, la posición de Nueva Alianza es hacernos a un lado; no es nuestro tema. Nuestra participación electoral es no hacer campaña negativa, Nos dedicamos a hacer propuestas, vender nuestras causas y hacer nuestro despliegue”.

Castro Obregón niega que haya un éxodo de militantes en el Panal, como publicaron los medios de comunicación en las últimas semanas. "En el Estado de México –sostiene– se fueron como siete, no más de mil; en Chiapas no fueron 600, sino tres, y en la Ciudad de México fueron como 25”.

 

 

–¿El conflicto entre la CNTE y el SNTE le afecta a Nueva Alianza?

–Si observa bien, tanto en el reciente congreso de Puerto Vallarta, así como en los más de 50 congresos preparatorios y en la renovación de más de 55 secciones, los resultados son evidentes: la CNTE perdió la batalla. Tengo la impresión de que la CNTE se dio cuenta de que los querían tripular.

–¿El nombre de Elba Esther Gordillo y su familia es un factor o no en la campaña?

–En mi opinión, tiene una capacidad y un efecto relevante. Es nota, esa es la capacidad. El efecto es negativo. En la política es como en la física: negativo más negativo da positivo, pero si se va un negativo con mi competidor, entonces negativo más negativo para mí es positivo.

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo