Martes, 12 de Diciembre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete




Notas recientes

30 horas después sigue búsqueda de desaparecidos

Animal Político   /   
 Jueves, Septiembre 21, 2017

.

   

Redacción/Animal Político

Las personas del edificio 249 de la calle Enrique Rébsamen, en la colonia Narvarte, salieron antes de que una parte de éste se derrumbara. Ya en la calle, todos se preguntaron en dónde estaba Laura Ramos Patiño. Nadie la vio salir.

Laura, de 52 años de edad, vivía sola en el cuarto piso de este edificio, en la Ciudad de México, a dos calles de Viaducto. Su casa desapareció tras el sismo.

Su consuegra, Olga Sánchez, ha recorrido albergues y hospitales y no ha logrado localizarla. Durante la mañana de este miércoles, los cuerpos de rescate dijeron que no había nadie en ese edificio, uno de los que fue declarado inhabitable por autoridades de la delegación tras el sismo del 19 de septiembre.

Stéfano Coppola conocía a Laura Ramos, pues estudió con su hija, Renata, la preparatoria al sur de la Ciudad de México. Este miércoles vino a buscarla tras enterarse que en dos intentos de rescate nadie logró encontrarla.

“Me aseguró Seguridad Pública que no hay nadie en el edificio… espero que sea verdad.. aunque nada es seguro…. siguen buscando y haciendo labores de rescate…. Si alguien sabe algo ¡por favor! ¡MIL gracias a todos!”, publicó la hija de Laura en Facebook tras no hallar vuelos a la Ciudad de México.

“Aunque era riesgoso, algunos vecinos entraron a buscar si había alguien en el edificio. Rescataron hasta perros y pericos que estaban atrapados, pero nadie vio a Laura”, relata su vecina Marta Ruíz, quien también tuvo que desalojar tras los daños en su departamento.

Durante la tarde de este 20 de septiembre, autoridades delegacionales aún analizaban la posibilidad de meter maquinaria para derrumbar lo que queda del edificio, pero de acuerdo con Olga Sánchez, intentarán entrar una vez más para dar con Laura.

La Policía Federal confirmó la tarde del miércoles que buscaron a Laura en la construcción que está a punto de caer en la colonia Narvarte.

Según la policía federal, Laura pudo haber intentado bajar por una escalinata trasera que se vino abajo y con ella todo el edificio se derrumbó sobre el área de estacionamiento, por lo que quedó cargado a su derecha.

En esta zona de la ciudad, en Benito Juárez, algunos vecinos entraron a sus casas a sacar documentos y pertenencias; pero hacerlo ahora implicaría un riesgo ante el grave daño que sufrieron las columnas de estos departamentos.

En Lindavista, donde un edificio de 9 pisos colapsó, también buscan a Rafael Camargo Troyo de 36 años.

Él estaba en el sexto piso cuando ocurrió el sismo que derrumbó este edificio en Coquimbo 911.

“Mi hermano siempre ha sido una persona muy dedicada a otras personas y como psicólogo estaba muy contento  de que pudiera apoyar a mi tía. Mi tía tiene 94 años, ella estaba arriba y mi hermano se había quedado en la parte de abajo del edificio, estaba sacando cosas y ahí es cuando empezó el temblor y ya no supimos de él. A mi tía ya la sacaron, pero no sabemos nada de él”.

La familia describe a Rafael como un hombre tierno, cariñoso y un gran tío. Ellos están en la zona de Lindavista desde las 8 de la noche del martes 19 de septiembre. “Solo nos dijeron que mantengamos la calma, pero creo que eso no es noticia”

“Rafael es una persona que ama los deportes, ama su carrera, le gusta dar cursos, es muy humano y espiritual, le gusta meditar y la yoga y es una persona muy de Dios”.

El edificio en el que buscan a Rafael es el mismo en el que este miércoles se rescató con vida a José Luis Ponce de 77 años. 

 “Ellos venían detrás de mi”

Los compañeros de Aracely Romero también están desaparecidos. Ella es una de las trabajadoras que sobrevivió al desplome de la fábrica donde trabajó durante diez años en la Colonia Obrera.

“Ellos venían atrás de mi, los cinco, no se que les pasó… todo fue muy rápido” dice Aracely entre sollozos. Hoy regresó al edificio del que escapó entre una nube de polvo, con la esperanza de buscar a cinco de sus compañeros que laboraban con ella en el 4to piso, pero hasta ahora no hay buenas noticias. Otro compañero suyo que trabaja directamente en el rescate le comentó que la situación  es muy difícil.

La trabajadora precisa que el edificio colapsado no solo era una fábrica de textiles. El inmueble tenía cuatro pisos y en el primero y tercero sí se hacían trabajos de costura pero el segundo piso era de elaboración de juguetes y el cuarto, donde ella colaboraba, era de refacciones de autobuses.

La labor de rescate continúa sin interrupciones en este edificio de la colonia Obrera. Por momentos se escuchan silbatos y se pide guardar silencio, sigue la esperanza de ubicar vida debajo de los escombros, aunque van varias horas que no se encuentra a nadie vivo.

Con información de Gonzalo Ortuño, Monsterrat Sánchez y Arturo Angel

http://www.animalpolitico.com/2017/09/desaparecidos-escombros-sismo-cdmx/

 

 

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo