Martes, 26 de Septiembre de 2017     |     Puebla.
Suscríbete




Notas recientes

Diputado del PRI podría convertir bosque protegido de Edomex en viviendas para ricos

Sin Embargo   /   
 Miércoles, Septiembre 13, 2017

.

   

Ivette Lira/SinEmbargo

Los promotores del proyecto “Bosques de Pamejé” aseguran que su esquema es sustentable y respetuoso con el medio ambiente, sin embargo, organizaciones no gubernamentales y vecinos de Valle de Bravo reviran que el proyecto provocará afectaciones al ecosistema y al suministro de agua no sólo en el municipio, sino en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM).

El proyecto tendría lugar dentro del Parque Estatal Santuario del Agua de Valle de Bravo y se encuentra dentro de Áreas Naturales Protegidas (ANP) de carácter federal y estatal. Se pretenden construir alrededor de 199 casas, además de un hotel, villas y otras opciones de recreación en una superficie de 84.3 hectáreas, de las que se desarrollarían 73.7, de acuerdo con los impulsores privados.

Los inconformes advierten además que la autoridad, en este caso la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), no los ha buscado para escuchar sus opiniones respecto al proyecto promovido por el Diputado plurinominal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Tristán Manuel Canales Najjar y por su hermano José Antonio, quienes en agosto pasado, presentaron a la dependencia federal el “Documento Técnico Unificado del trámite de Cambio de Uso de Suelo en Terrenos Forestales, Modalidad B-Regional. Bosques de Pamejé”.

Tristán Manuel Canales Najjar fue director y vicepresidente de Noticias de TV Azteca, Director general de Comunicación Corporativa y yicepresidente de Información y Asuntos Públicos de Grupo Salinas y Presidente del Consejo Directivo de la Cámara de la Industria de Radio y Televisión (CIRT).

SinEmbargo estuvo presente en la reunión pública de información sobre el proyecto, realizada el 8 de septiembre pasado y previa a que la Semarnat decida si otorga o no la Autorización de Impacto Ambiental (AIA).

El encuentro se celebró al interior de Casa Club del Campo de Golf del Hotel Avándaro Golf Spa Resort, con acceso restringido tan sólo a un centenar de personas, por lo que decenas de vecinos y activistas quedaron fuera y quienes lograron obtener un lugar criticaron que la reunión no se hiciera en alguna sede pública del municipio mexiquense.

“¡Ustedes dicen que es una reunión pública, pero esto no es un lugar público!”, “¡Mucha gente se quedó afuera!”, “¿Cómo hacen una junta pública en un lugar privado y limitado a 100 lugares?”, “¡No dejaron entrar a todos y no es justo!” y “¿Por qué no invitaron a todos los vallesanos?”, fueron algunos de los reclamos que se escucharon por todo el salón.

Ahí, José Luis Bravo Soto, director general de Participación y Atención Ciudadana de la Unidad Coordinadora de Participación Social y Transparencia (Ucpast) de Semarnat, amagó: “si no seguimos con la presente reunión pública de información, pues ya la cancelamos”.

Finalmente, 48 minutos después de que inició la reunión hubo un portazo y decenas de personas arribaron al Salón Restaurante Aquarima donde se exponía el proyecto. Minutos después ocurrió un apagón, por lo que fue suspendida momentaneamente y luego reanudada al aire libre en el mismo club de golf, sin embargo, poco menos de la mitad de los asistentes permaneció en el lugar, pues la mayoría se retiró ante las condiciones en que se celebraba el encuentro.

Desde hace varios meses, las organizaciones de la sociedad civil han hecho llamados a la Semarnat para que niegue la autorización de impacto ambiental y el cambio de uso de suelo en esa zona; otras fueron remitidas al Alcalde Mauricio Osorio Domínguez, a él le piden que su Gobierno rechace las licencias de construcción, ante el “grave” daño ambiental a la zona.

“ES SUSTENTABLE”: PROMOVENTES

Jorge Mario Santiago Landa, presidente y director general de Servicios Inmobiliarios con Valor Agregado SA de CV (SIVA), empresa que encabeza el equipo de trabajo del proyecto “de lotificación, infraestructura y servicios para posterior desarrollo inmobiliario residencial de primer nivel sustentable y ecológico”, ha insistido una y otra vez en que Bosques de Pamejé es amigable con el medio ambiente y los recursos naturales.

“Nosotros como equipo de trabajo responsable de este proyecto sentimos un enorme compromiso de presentar a ustedes un proyecto viable desde todos los puntos de vista: estratégico, sustentable y económico […] La mayor preocupación de nosotros como desarrolladores es justamente respetar al máximo posible lo que es esta reserva forestal”, dijo en aquella ocasión ante los pocos habitantes.

SIVA, la empresa que dirige Santiago Landa tiene 10 años de experiencia, según se lee en su página web oficial, y entre 2013 y 2014, ya con Enrique Peña Nieto como Presidente de México, obtuvo 4 contratos por adjudicación directa, es decir, no tuvo que competir con otras firmas.

Juntos, esos convenios suman 2 millones 326 mil 960 pesos: De julio a diciembre de 2013, SIVA obtuvo un contrato por 946 mil 560 pesos por concepto de “Servicio de estacionamiento y pensión para vehículos de servidores públicos del PENSIONISSSTE”; de marzo a julio de 2014 otro idéntico, pero esta vez cobró 986 mil pesos; después, durante septiembre del mismo año fue acreedor de otro más, aquella ocasión para 100 automóviles, con un monto de 197 mil 200 pesos y otro idéntico al mes siguiente.

Según el documento presentado a Semarnat, “el Proyecto ‘Bosques de Pamejé’ ha sido cuidadosamente planificado para lograr una relación de equilibrio armónico entre el proyecto y los recursos naturales presentes en el predio que se pretende intervenir; su objetivo principal es lograr la congruencia del proyecto con los ordenamientos ecológicos y Áreas Naturales Protegidas que se encuentran en la zona de influencia”.

Para el proyecto, sostienen los promotores, se necesita una inversión de 387.2 millones de pesos y “la recuperación de la inversión inicial considerando los gastos administrativos como son gerencias, proyectos, licencias, gestores, etc., y la parte proporcional de la obra, se proyecta durante el segundo año del desarrollo del proyecto”.

Además argumentan que se generarán aproximadamente 113 empleos directos temporales durante sus etapas de preparación y construcción, y un mínimo de 370 empleos directos permanentes durante su etapa de operación.

En la descripción, se advierte que “de no desarrollar el Proyecto, el predio podría sufrir cambio de uso de suelo por invasiones no reguladas y peligrosas para el ambiente y la seguridad de la zona”.

OSC: CONTAMINARÁ Y TERMINARÁ CON EL AGUA

Organizaciones de la sociedad civil (OSC) y habitantes de Valle de Bravo no opinan lo mismo que SIVA. Reclaman que el proyecto afectará el abasto de agua no sólo en el poblado, sino también en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), además de que detendrá la captura de carbono, como consecuencia de la pérdida de masa arbórea.

En entrevista con SinEmbargo, Gustavo Alanís Ortega, director del Centro de Derecho Ambiental (Cemda), subrayó que Bosques de Pamejé debe ajustarse a un marco legal aplicable, ya que se encuentra dentro de Áreas Naturales Protegidas (ANP) de carácter federal y estatal. El proyecto tendría lugar dentro del Parque Estatal Santuario del Agua de Valle de Bravo.

Para proyectos de esta naturaleza, afirmó, tendría que existir el cambio de uso de suelo forestal y lo que dice la Ley Forestal al respecto es que estos se pueden dar por excepción, sin embargo, dijo, “en ocasiones en realidad opera todo menos la excepción, es decir, se dan estos cambios de uso de suelo a diestra y siniestra”.

Y agregó: “en el país se pueden llevar a cabo todo tipo de obras, todo tipo de actividades, siempre y cuando el marco legal que les es aplicable se cumpla apropiadamente y lo que vemos en muchos casos en el país es que o una norma o una ley o un reglamento o un programa determinado resulta que no se cumple”.

En el mismo sentido, la organización ambientalista alertó que la autorización “sentaría un precedente negativo en materia de gestión sostenible del territorio municipal, ya que mostraría que pueden defortestarse los bosques de un Área Natural Protegida federal para generar beneficios económicos en el sector inmobiliario”.

En ese sentido Sandro Cusi de Iturbide, de Pronatura, aseguró que “hay ilegalidad en el proyecto. Está mal presentado y es totalmente agresivo contra los ecosistemas que dan agua y sustento a millones de personas” y agregó que provocará un impacto ambiental “muy grande” y que nada sustituirá la cantidad de árboles que se derribarán.

El impacto, indicó, no sólo será para los habitantes de Valle de Bravo, sino también para la Ciudad de México y Toluca, ya que la Cuenca Valle de Bravo- Amanalco produce 1 de cada 10 litros de agua que recibe el sistema Cutzamala.

Además, Abelardo Jurado, habitante de Valle de Bravo, indicó que la vegetación predominante en el área donde se busca llevar a cabo el proyecto, es bosque de pino y denunció que los desarrolladores pretenden derribar alrededor de 14 mil 870 árboles, además de remover el estrato arbustivo y herbáceo:

“¿Cómo pretenden reparar el daño que causarán a la captación de agua de los 46 mil 459 metros cúbicos que hoy en día se producen en este lugar y en las mil 317 toneladas de captura de carbono y a las 73 hectáreas de pérdida de hábitat de especies de fauna y a cuántos vallesanos nos van a dejar sin agua? […]. No respondan que con una reforestación porque eso no es suficiente”

Iziar González, ciudadana vallesana, agregó que los camiones de materiales que entrarán por la carretera Nevado de Toluca- Valle de Bravo o de Temazcaltepec contaminarán el aire del municipio.

“Yo estoy en esa zona en donde cada día cada noche, cada minuto están pasando los camiones de materiales retumbando sin cesar porque no hay ni un reglamento para restringir a los camiones de materiales. Afectan las calles por su gran peso”, comentó.

Asimismo, criticó: “todos sabemos que este proyecto es del señor Tristán Canales junto con su hermano. Él es Diputado plurinominal, lo cual quiere decir que nadie lo eligió. Tiene total apoyo del Gobernador saliente Eruviel Ávila [Villegas] y total apoyo de la Semarnat”.

Al respecto, Abel Jiménez, quien se pronunció en nombre de los ciclistas de Valle de Bravo, lamentó: “ya no tenemos en dónde rodar, nos han estado cerrando todas las rutas y con esto que ha ido creciendo. No sé de dónde salen tantos permisos porque el pueblo ya no da para más […] Quieren hacerlo [Bosques de Pamejé] antes de que se vaya el Gobernador [Eruviel Ávila]”.

http://www.sinembargo.mx/13-09-2017/3302443

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo